Receta de baguette viennoise

Mariela Ibarra Piedrahita · 5 febrero, 2019
Entre los beneficios de preparar nuestro propio pan encontramos que le podemos incluir las variaciones que queramos, como chips de chocolate o fruta, y que nos aseguramos de que es totalmente artesanal.

La baguette viennoise (pan de Viena en español) es un pan de origen austríaco muy similar al brioche (de origen francés). Este pan destaca por su textura fina y suave, y por lo general, tiene un sabor ligeramente dulce.

Para prepararlo no hacen falta elementos especiales ni un gran horno. De hecho, es mucho más fácil de prepararlo que otras recetas porque todos los ingredientes que requiere son empleados comúnmente en la cocina. 

La característica que más resalta de esta receta es que la costra del pan debe quedar lustrosa y fina y con varias hendiduras. Así pues, no se confunde fácilmente con otras barras de pan salado. En lo que respecta a tamaño, este es muy variable. Hay barras de hasta 30 y 50 centímetros.

No se suele preparar relleno, ya que la mejor forma de disfrutarlo es solo o como parte de un sándwich. Sin embargo, hay quienes añaden algunos trocitos de queso a la masa o un toque de azúcar sobre la cubierta, para resaltar su sabor dulce y convertirlo en un postre.

Si lo que deseas es impresionar a tus invitados o darle a tu familia una muestra de amor vienés, te dejamos con esta fantástica receta.

Receta de baguette viennoise

Para preparar este pan, debes cuidar muy bien las cantidades, pues el secreto de su textura esponjosa radica en la relación entre la cantidad justa de ingredientes y su correcta incorporación.

Receta de baguette viennoise. Ingredientes para hacer pan.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de sal (40 g).
  • 3 cucharadas de leche (30 g).
  • 4 cucharadas de azúcar (40 g).
  • 3 cucharaditas de levadura (15 g).
  • 1 vaso y medio de agua (300 g).
  • 2 tazas colmadas de harina (500 g).
  • 1 barra de mantequilla reblandecida (100 g).

 

Preparación

Coloca la leche a temperatura ambiente en un recipiente hondo y agrégale poco a poco la levadura. Remueve bien hasta que se hayan incorporado por completo los ingredientes y reserva la mezcla para usarla después.

En un recipiente aparte, empieza a adicionar el resto de los ingredientes en polvo. También puedes usar bandeja o una tabla de picar previamente enharinada, hazlo de la siguiente manera: tamiza la harina sobre la superficie en la que vas a trabajar, coloca la sal y el azúcar, uniendo todos los ingredientes hasta que estén muy bien mezclados.

Forma una especie de volcán, hazle un agujero en el medio y vierte en él un poco de la mezcla que has hecho con la leche y la levadura. Trata que no se derrame, en la medida de lo posible. Empieza a amasar y agrega, poco a poco, lo que te queda de la mezcla de la leche, hasta que la hayas incluido toda. Continúa amasando hasta que tengas una masa homogénea.

Cuando la masa adquiera la textura que deseas, añádele la mantequilla reblandecida, intégrala bien y deja reposando la masa de tu baguette viennoise en un recipiente que cubrirás con un paño. El tiempo varía un poco, pues la masa debe subirse y a veces lo hace más rápido y otras más lento. Generalmente se espera durante una hora.

Empieza a darle forma al pan. Puedes dejarte llevar y jugar con las formas de masa, hacerle líneas, trenzarlo o simplemente hacer las barras tradicionales.

Para que la masa pueda cocerse bien y tener un buen aspecto. Con un cuchillo, haz unas hendiduras finas en ella. Por una parte, haz varias líneas horizontales pequeñas y, por la otra, haz solo dos líneas verticales. Esto ayudará a la masa a ”respirar” mientras se cuece. De esta manera, el pan no quedará abombado por una parte y plano en otra.

Cuando la masa tenga la forma que deseas, ponla sobre una bandeja para hornear y deja que repose una hora más, faltando 15 minutos para la hora, puedes poner a precalentar el horno a 230°C.

Una vez la masa ha reposado lo suficiente, lleva la bandeja al horno y deja que se cueza durante 20 minutos. Cuando este proceso ha concluido, debes dejar que el pan se enfríe durante unos minutos antes de llevarlo a la mesa.

mantequilla casera

Descubre: ¿Cómo hacer pan integral de espelta?

Consejos adicionales

  • Antes de empezar a elaborar tu baguette viennoise, debes limpiar muy bien todas las superficies sobre las que vas a trabajar. La masa suele contaminarse con mucha facilidad, así que ten cuidado. La higiene en la cocina es muy importante y no querrás que por un descuido se arruine tu receta.
  • Para facilitar la incorporación de la leche y la levadura, te sugerimos tamizarla primero, así evitarás que se formen grumos.
  • La mantequilla reblandecida es aquella que ha estado fuera de la nevera por un par de horas, por lo tanto, se puede trabajar con ella fácilmente a pesar de que no está derretida.
  • Para que tu baguette viennoise quede brillante, dale pinceladas con una clara de huevo, antes de introducirlo al horno, una vez ahí, deja el pan hasta que la clara le de brillo.‎ Eso sí, no dejes de observarlo cada cierto tiempo.