Receta de champú natural a base de bicarbonato y vinagre

Elena Martínez Blasco·
31 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
07 Enero, 2019
Es probable que nuestro cabello necesite un período de adaptación, y que al principio notemos más grasa o caspa, pero a la larga agradecerá el cambio

Hoy en día, la mayoría de los productos que utilizamos para el aseo diario no solamente son totalmente sintéticos, sino que contienen sustancias que podrían ser dañinas para la salud. Ante esto, la consulta con un dermatólogo antes de elegir un producto se hace indispensable. Asimismo, recurrir a alternativas naturales también puede ser muy conveniente.

Los champús son un ejemplo de productos muy utilizados sin conocer en realidad sus componentes y propiedades. Los fabricantes buscan que huelan bien y que hagan mucha espuma, y no nos damos cuenta de que estamos utilizando productos potencialmente agresivos tanto para niños como para adultos, de acuerdo a lo que sostiene el doctor Larry B. Silver.

Estos contienen, por ejemplo, el famoso lauril sulfato de sodio, un compuesto relacionado a la aparición de aftas y llagas. Más allá de su función de crear espuma, este sulfato ha sido largamente cuestionado por su posible toxicología, y hasta por un potencial efecto cancerígeno.

No obstante, cabe aclarar que, al menos en lo que refiere a este elemento, no existe evidencia científica suficiente para avalar estas afirmaciones, y hasta se lo ha calificado como ‘seguro’.

Champú natural de bicarbonato y vinagre de manzana

Una alternativa natural y saludable son los champús ecológicos, elaborados con ingredientes vegetales y aromatizados con aceites esenciales. Usarlos implica recuperar fórmulas tradicionales, como por ejemplo la de lavarnos el cabello con bicarbonato y vinagre de manzana.

¿Qué necesitamos?

Antes de proceder con la preparación y el uso de este producto, es importante reiterar que la consulta con el dermatólogo es indispensable como paso previo. Una vez cumplido esto, deberíamos conseguir los siguientes ingredientes:

  • Bicarbonato sódico, un elemento que puede usarse para eliminar residuos acumulados en el cabello, de acuerdo con una investigación publicada por la Universidad Nacional del Altiplano en la que se estudia los efectos del bicarbonato sobre la salud bucal.
  • Vinagre de manzana, que posee beneficios probados como fungicida, lo que puede ser útil para el tratamiento de la caspa.
  • Dos botellines de plástico estilo biberón.

¿Cómo se prepara?

Vinagre y bicarbonato de sodio

Previamente a describir su elaboración y aplicación, es importante remarcar que no existe una fórmula avalada por la ciencia para este proceso. Por lo tanto, lo que se describe a continuación es solo una receta ‘popular’ que se ha usado por mucho tiempo y basada en los beneficios de sus ingredientes comentados antes. De ninguna manera puede, entonces, sustituir al consejo del especialista.

Para empezar, mezclamos una cucharada de bicarbonato con un vaso de agua tibia hasta que se disuelva, y con la mezcla llenamos el primer botellín. Esta primera mezcla hace la función de champú. Se dice que es posible aumentar o reducir la cantidad de bicarbonato según si tenemos el cabello más graso o más seco, respectivamente, pero esto no está comprobado.

Posteriormente, combinamos un cuarto de vaso de vinagre de manzana con un vaso de agua y llenamos el segundo botellín. Esta segunda mezcla hace la función de acondicionador.

Como dijimos con el bicarbonato, se puede buscar la cantidad de vinagre adecuada para nuestro cabello. Cuanto más seco sea, más vinagre añadiremos. Nuevamente, es necesario indicar que esta afirmación se basa en el uso popular de este producto y no en recomendaciones médicas o científicas.

¿Cómo lo aplicamos?

  1. Con el cabello húmedo, aplicamos la mezcla de bicarbonato por las distintas zonas de la cabeza y masajeamos con suavidad.
  2. Aclaramos bien con agua. Notaremos que el cabello está áspero, pero el vinagre equilibrará de nuevo su pH.
  3. Aplicamos ahora la mezcla de vinagre, repartimos bien y aclaramos de nuevo.

Aclaraciones

Podemos añadir aceites esenciales para aromatizar o potenciar ciertas propiedades. Por ejemplo, el aceite de árbol de té nos ayudará si tenemos caspa, según afirma el sitio especializado en medicina Mayo Clinic.

Asimismo, el aceite de romero fortalece el pelo y ayuda a evitar su caída, mientras que el de lavanda relaja el cuero cabelludo y deja muy buen olor. De todos modos, el olor a vinagre desaparece cuando el cabello ya está seco.

Aceite de lavanda y romero
El aceite esencial de romero es una buena opción para añadir a nuestro champú natural

Por otra parte, si tenemos el cabello muy seco podemos aplicar un poco de aceite de jojoba después del lavado, ya que esta proporciona hidratación a los tejidos y fortalece el pelo, según una publicación de la Universidad de Sevilla.

  • Avila, R., Navarro, A., Vera, O., Dávila, R., Melgoza, N., & Meza, R. (2011). Romero ( Rosmarinus officinalis ): Una revisión de sus usos no culinarios. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
  • Productos de cuidado del bebé. LB Silver - healthandenvironment.org
  • Satchell AC, Saurajen A, Bell C, Barnetson RS . Treatment of dandruff with 5 % tea tree oil shampoo. J Am Acad Dermatol 2002, 47(6): 852-5
  • Erazo, R., Reyna, L., & Robles. (2001). Producción de Vinagre de Manzana por Fermentación a Escala Piloto. Rev. Per. Quím. Lng. Quírn.
  • Moro, A. (2011). Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio.