Deliciosa y fácil receta de crema de mariscos

Te mostramos una deliciosa receta de crema de mariscos. Con ella, podremos emplear los magníficos productos del mar, como los del norte de España.

Te mostramos una deliciosa receta de crema de mariscos. Con ella, podremos emplear los magníficos productos del mar, como los del norte de España. Es un plato fácil de preparar pero perfecto para cualquier comida  en la que queramos algo de distinción.

La crema de mariscos es un plato habitualmente caro en los restaurantes. Sin embargo, su preparación en casa puede adaptarse a cualquier bolsillo, ya que existen una gran variedad de posibilidades distintas y combinaciones de ingredientes.

Receta de crema de mariscos

Para preparar esta receta de crema de mariscos para cuatro comensales, necesitaremos los siguientes:

Ingredientes

  • 2 cebolletas (30 g).
  • 1 diente de ajo (5 g).
  • Sal y pimienta negra.
  • 4 tazas de agua (1 litro).
  • 2 tazas de gambas (200 g).
  • 2 tazas de langostinos (200 g).
  • 2 tazas de gambones (200 g).
  • 5 cucharadas de brandy (50 mL).
  • 1/3 de taza de mantequilla (40 g).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (30 mL).
  • 1/8 de taza de tomate concentrado (30 g).
  • 1 pastilla para preparar caldo de pescado (2 g).
  • 1/2 taza de nata líquida para cocinar (120 mL).

Preparación de los mariscos

El proceso de elaboración de esta receta de crema de mariscos nos llevará unos 15 o 20 minutos, aunque necesitaremos otros 50 minutos para su cocción. Por tanto, necesitaremos contar con tiempo de sobra para cocinar.

El primer paso será poner a calentar en una cazuela el aceite de oliva y la mantequilla a fuego medio-alto. Por otro lado, vamos troceando la cebolleta en dados bastante pequeños, junto con el ajo, cortado en finas láminas.

Rehogaremos estos ingredientes en la cazuela durante unos 10 minutos, removiendo la mezcla con frecuencia. Pasado este tiempo, añadimos los langostinos, las gambas y los gambones sin pelar y con cabeza, para que las pieles contribuyan a aumentar el sabor del plato.

Una vez que hayamos rehogado ligeramente esta mezcla de mariscos, añadimos el tomate concentrado y, posteriormente, el brandy. Dejaremos que este conjunto se caliente bien para que el líquido se reduzca un poco y se concentre más el sabor.

Preparación de la crema

Tras esto, añadimos el agua, la pastilla para hacer caldo de pescado y un poco de sal. Dejaremos que se siga calentando hasta que empiece a hervir, momento en el que podemos tapar la cazuela y dejarlo hirviendo durante 30 minutos.

Pasado este tiempo, retiramos la cazuela del fuego y vertemos todo el contenido en un vaso de batidora y lo trituramos todo. No tenemos que retirar aún las pieles de los mariscos, sino que trituramos todo el conjunto, por lo que hará falta una batidora potente, o un robot de cocina.

Para conseguir que la crema quede muy fina, lo más conveniente será hacerla pasar por un colador, como los de tipo “chino”. De esta forma, retendremos los restos de las pieles de los langostinos y las gambas, que ya podremos retirar.

Una vez pasada por el colador, volvemos a vertir la crema en la cazuela y le añadimos la nata. Mezclamos bien el conjunto hasta que este último ingrediente se haya integrado bien y añadimos unos toques de sal y pimienta negra al gusto. Finalmente, para disfrutar del plato en su mejor estado, debemos servir la crema bien caliente.

Acompañamientos para la crema de mariscos

Con esta receta hemos conseguido un plato interesante, con cierta sofisticación y perfecto para cualquier comida o cena. Con él, podremos disfrutar del intenso y delicioso sabor de los productos del mar, que podremos acompañar con picatostes de pan frito espolvoreados sobre el plato.

Otras opciones pueden ser acompañar el plato con una galleta de hojaldre horneado, o incluso con unas huevas de pescado en conserva. Podemos añadir las huevas al final de la receta, calentándolas junto con la crema en la cazuela para extraer algo de sabor, o bien espolvoreadas sobre el plato ya servido para decorar.

Como podrás ver, la prepararación del plato es bastante sencilla. Los ingredientes no son excesivamente costosos, ya que los más caros serán los langostinos o las gambas. Si queremos estirar un poco más el presupuesto para el plato, podemos recurrir a otros mariscos de precios más elevados, cociéndolos de igual manera que en la receta, y pelándolos antes de triturar la mezcla.

Las distintas variantes añadirán al plato nuevas texturas y sabores, lo que nos permitirá distrutar de recetas distintas, cada una con su toque especial según la mezcla de mariscos empleada.

Te puede gustar