Receta de jabón casero para pieles con eccema

Gracias a las propiedades de los aceites esenciales conseguiremos un jabón hidratante con propiedades antibacterianas, que nos ayudará a desinflamar las zonas afectadas y favorecerá la regeneración de la piel

En este artículo te damos una receta para que elabores en casa un jabón natural que podrás usar en todo el cuerpo y que te beneficiará, en especial, si sufres eccemas en alguna zona en particular.

¿Cómo sé si tengo eccema?

Por eccema se hace referencia a aquellas afecciones de la piel que causan enrojecimiento, inflamación y, en ocasiones, picor. Su aspecto es similar al de un sarpullido y, aunque se puede sufrir a cualquier edad, los bebés suelen padecerlos más a menudo.

Este jabón que vamos a elaborar puede ser útil para todo tipo de eccemas y dermatitis atópicas, psoriasis, etc.

Cada vez hay más personas que sufren problemas de piel. En algunos casos están causados por factores medioamientales o exposición a ciertos productos, aunque también pueden estar ocasionados por alimentos que no se digieren bien.

Cómo sé si tengo eccema

También influyen las cuestiones genéticas.

El problema de los eccemas es que suelen ser crónicos y muy difíciles de controlar y eliminar. Por este motivo es fundamental tratarlos de manera holística, es decir, desde diferentes perspectivas:

  • Usar productos y tejidos naturales.
  • Estar atentos a posibles intolerancias alimentarias.
  • Valorar las reacciones alérgicas a determinados gérmenes.
  • Tener en cuenta las cuestiones nerviosas y emocionales.

No olvides leer: Las 10 mejores infusiones para mejorar el estado de la piel

¿Qué productos elegiremos?

  • El neem: Este aceite se caracteriza por sus beneficios regeneradores, reestructurantes e hidrantantes, que son importantes para tratar cualquier problema de la piel.
  • El aceite de caléndula: El aceite de flor de caléndula es ideal para pieles con psoriasis y eccema porque ayuda a desinflamar y, además, evita la sequedad.
  • El árbol de té: El aceite esencial de árbol de té es potentísimo para tratar los problemas de piel que están relacionados con algún tipo de hongo o bacteria, a la vez que mejora la regeneración de la piel.
Jabon casero para tratar eccema

Ingredientes

  • 210 ml de aceite de oliva
  • 30 g de sosa cáustica
  • 65 ml de agua destilada
  • 30 gotas de aceite de neem
  • 30 gotas de aceite de caléndula
  • 15 gotas de aceite esencial de árbol de té

Utensilios necesarios

  • Un molde con la forma que deseemos. Una opción es recortar la base de una botella o de un cartón de leche. No debemos usar moldes de aluminio.
  • Gafas de protección para manipular la sosa cáustica.
  • Batidora de mano.
  • Cazuela.
  • Recipiente de cristal.
  • Cuchara de madera para remover.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo hacer un galón de jabón líquido económico

Elaboración del jabón

Elaboración del jabón de aceite de oliva

  • Con mucha precaución, y usando gafas de protección, pondremos un recipiente de cristal en el fregadero y echaremos dentro la sosa cáustica y, a continuación, el agua destilada, por este orden para evitar salpicaduras.

Como produce una reacción que genera vapores, lo dejaremos reposar hasta que se enfríe. Si es posible lo haremos junto a una ventana abierta para ventilar bien en poco tiempo.

  • Pondremos el aceite en un cazo, a fuego lento. Cuando esté un poco caliente, a unos 40 ºC, lo apartaremos del fuego, lo mezclaremos con mucho cuidado con la sosa cáustica y lo batiremos, evitando en todo momento que salpique fuera, y hasta que la mezcla gane espesura y quede como un gel.
  • En este momento, y sin esperar a que se enfríe, añadiremos los aceites y mezclaremos bien.
  • Introduciremos esta mezcla en el molde y lo cubriremos con una toalla para que mantenga el calor y se lleve a cabo la saponización.
  • Lo dejaremos reposar hasta que se enfríe, entre 12 y 24 horas.
  • Una vez frío ya lo podremos desmoldar.
  • Lo mantendremos en un lugar fresco y seco para que se endurezca y madure, entre un mes y medio y dos meses.

Si estamos satisfechos con el resultado, la siguiente vez podemos hacerlo en mayor cantidad, multiplicando proporcionalmente sus ingredientes y usando varios moldes.

Si usamos este molde, cuando el jabón ya se haya enfriado lo cortaremos en trozos usando un cuchillo y para su maduración los guardaremos ligeramente separados, para que se sequen bien.

Precauciones

  • Recomendamos manipular la sosa cáustica con mucha precaución, evitando siempre que haya niños o mascotas cerca.
  • Siempre usaremos gafas de protección, e incluso mascarilla y guantes, debido a que es un material muy corrosivo.
  • Si en algún momento nos cayera sobre la piel aplicaremos de inmediato un poco de vinagre.
Te puede gustar