Deliciosa receta de pechuga de pollo en salsa de queso

Las siguientes preparaciones con pechuga de son muy sencillas y prácticas. A pesar de que esta parte del pollo tiende a ser seca, te proponemos algunas ideas para aumentar su jugosidad.

Las pechugas de pollo son un ingrediente muy empleado en la cocina. Es una carne magra con buenas propiedades nutricionales, por lo que es habitual incluirla en cualquier dieta para deportistas o para perder peso. Para darle un toque más interesante, os mostramos una receta de pechuga de pollo en salsa de queso.

Receta de pechuga de pollo: ingredientes básicos

Para la elaboración de esta receta de pechugas con salsa de queso, necesitaremos los siguientes ingredientes para obtener una ración para dos personas:

  • 1 bote de nata para cocinar (250 mL).
  • 1 taza de queso curado (200 g).
  • 2 pechugas de pollo (500 g).
  • Aceite de oliva (al gusto).
  • Sal y pimienta (al gusto).
  • 4 dientes de ajo (5 g).
  • 1 cebolla (60 g).

Ver también: Cómo preparar pollo estofado

Pechugas en salsa de queso

Dos pechugas de pollo.

Preparación de las pechugas

La preparación de esta receta de pechuga de pollo es bastante sencilla. En primer lugar, cortaremos las pechugas en dados, con un tamaño justo, para un bocado y salpimentamos con sal y pimienta, al gusto. A continuación, ponemos a calentar un poco de aceite de oliva en una sartén bastante amplia, a alta temperatura.

Una vez que esté bastante caliente, echamos los tacos de pechuga de pollo y los volteamos para sellarlos bien. De esta forma conseguiremos que se cocinen bien por dentro, sin que se evapore todo el agua y queden demasiado secos. Tras unos 3 minutos, cuando los dados de pollo estén dorados por fuera pero algo crudos por dentro, los retiramos de la sartén.

Preparación de la salsa de queso

Probablemente, los trozos de pechuga de pollo hayan absorbido todo el aceite de la sartén, por lo que agregamos otro chorro y lo volvemos a esperar a que se caliente bien.

Mientras tanto, picamos la cebolla en pequeños trozos y los dientes de ajo en láminas finas. En primer lugar, añadiremos la cebolla y dejaremos que se dore y se ablande durante unos 10 o 15 minutos a fuego lento.

Tras esto, añadimos las láminas de ajo, que se cocinarán en cuestión de segundos. Es importante no añadirlos junto a la cebolla, porque el ajo se quemará rápidamente mientras que la cebolla quedará cruda. Una vez que las láminas de ajo estén doradas, echamos la nata y el queso, junto con algo más de sal.

Manteniendo la intensidad del fuego a un nivel bajo, removemos toda la mezcla para que se derrita el queso y se forme una salsa homogénea y bien integrada con la cebolla y el ajo.

El contraste de texturas entre la cebolla reblandecida por el calor y las láminas de ajo fritas y crujientes darán un toque bastante interesante a la receta de pechugas de pollo.

Finalmente, añadimos a la sartén los dados de pechugas de pollo para que se terminen de cocinar por dentro junto a la salsa de queso. Bastarán unos 5 minutos para que la mezcla esté lista y pueda servirse.

Lee también: Pechugas de pollo a la miel y mostaza

Fingers de pechuga de pollo

Como posible sustituto del plato anterior, os mostramos cómo preparar unos fingers de pollo que pueden ser una alternativa interesante a cualquier receta habitual de pechuga de pollo. Por supuesto, en este plato también podremos emplear la salsa de queso de la receta anterior. Para preparar los fingers, necesitaremos:

  • 1 cucharadita de perejil picado (5 g).
  • 1 cucharadita de pimentón (5 g).
  • 1 taza de pan rallado (300 g).
  • 2 pechugas de pollo (500 g).
  • Aceite de oliva (al gusto).
  • Sal, pimienta (al gusto).
  • 2 dientes de ajo (3 g).
  • 3 huevos (180 g).
brócoli con pollo

Para preparar estos fingers, cortaremos las pechugas de pollo en tiras, con el grosor aproximado de un dedo. Por otro lado, colocamos en un mortero los ajos, el perejil, el pimentón y un poco de sal y aceite de oliva. Después, machacamos y mezclamos bien estos ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.

En un bol aparte, colocamos esta mezcla junto con los huevos y lo batimos todo. Tras esto, añadimos las tiras de pollo al bol y lo mezclamos bien para que se impregnen bien de la mezcla. Una vez hecho, llevamos el bol al frigorífico durante 1 o 2 horas para que macere.

Cuando haya pasado este tiempo, sacamos la mezcla del frigorífico y vamos pasando cada tira de pollo por un plato con pan rallado para empanarlas bien por todos los lados.

Después, vamos echando las tiras en una sartén con una cantidad abundante de aceite para que se doren por fuera y se cocinen bien por dentro.

Finalmente, colocamos las tiras en un plato con papel absorbente para que se pueda retirar el exceso de aceite y, así, sea más fácil untar los fingers en la salsa de queso. Atrévete a probar esta receta de pechuga de pollo, al estilo americano y disfruta de su delicioso sabor.