Deliciosa receta de pechuga de pollo en salsa de queso

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la dietista Renata Sylwia Kosierb Fernández el 27 noviembre, 2018
David Sanchez · 27 noviembre, 2018
El pollo es una carne baja en grasa y en calorías, con altos niveles de proteínas. Además, presenta un alto contenido en nutrientes y vitaminas. 

La pechuga de pollo es un ingrediente muy empleado en la cocina, es una carne magra con buenas propiedades nutricionales. Por ello, es habitual incluirla en dietas para deportistas o para perder peso.

El pollo es una carne baja en grasa y en calorías, con altos niveles de proteínas. Además, presenta un alto contenido en nutrientes y vitaminas. Es un alimento que puede resultar muy versátil en su preparación.

Cabe mencionar que no está contraindicado en el manejo terapéutico. De hecho, se puede suministrar a los niños desde edades tempranas y suele estar recomendado para las madres gestantes y lactantes.

A continuación, desarrollamos una receta de pechuga de pollo distinta. El objetivo es aprender distintos modos de cocinar con un mismo ingrediente base, en este caso, la pechuga de pollo.

pollo

Tal vez te interese: 9 tips que te facilitarán la tarea de cocinar

Receta de pechuga de pollo en salsa de queso

Ingredientes necesarios

Para la elaboración de esta receta de pechugas con salsa de queso, necesitaremos los siguientes ingredientes. La receta está pensada para obtener una ración para dos personas:

  • 1 bote de nata para cocinar, 250 ml, y 1 taza de queso curado, 200 gramos.
  • 2 pechugas de pollo, 500 gramos.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.
  • 4 dientes de ajo, 5 gramos, y 1 cebolla, 60 gramos.

Ver también: Cómo preparar pollo estofado

Preparación de las pechugas

En primer lugar, corta las pechugas en dados y añade la sal y pimienta al gusto. A continuación, pon a calentar un poco de aceite de oliva en una sartén bastante amplia, a alta temperatura. Una vez que esté bastante caliente, echa los tacos de pechuga de pollo y voltea para sellarlos bien.

De esta forma conseguirás que se cocinen bien por dentro, sin que se evapore todo el agua y queden demasiado secos. Tras unos 3 minutos, cuando los dados de pollo estén dorados por fuera pero algo crudos por dentro, retíralos de la sartén.

Dos pechugas de pollo.

Preparación de la salsa de queso

Probablemente, los trozos de pechuga de pollo hayan absorbido el aceite de la sartén. Por lo que hay que agregar otro chorro y esperar a que se caliente bien. Mientras tanto, picamos la cebolla en pequeños trozos y los dientes de ajo en láminas finas.

Primero, añade la cebolla y deja que se dore y se ablande durante unos 10 o 15 minutos. Tras esto, añade las láminas de ajo, que se cocinarán en cuestión de segundos.

Es importante no añadirlos junto a la cebolla, porque el ajo se quemará rápidamente mientras que la cebolla quedará cruda. Una vez que las láminas de ajo estén doradas, echa la nata y el queso, junto con algo más de sal.

Manteniendo la intensidad del fuego a un nivel bajo, remueve toda la mezcla para que se derrita el queso y se forme una salsa homogénea y bien integrada con la cebolla y el ajo.

Finalmente, añade a la sartén los dados de pechugas de pollo para que se terminen de cocinar por dentro junto a la salsa de queso. Bastarán unos 5 minutos para que la mezcla esté lista y pueda servirse.

Lee también: Pechugas de pollo a la miel y mostaza

Fingers de pechuga de pollo

Como posible sustituto del plato anterior, se pueden preparar unos fingers de pollo. Estos presentan una alternativa interesante a cualquier receta habitual de pechuga de pollo. Por supuesto, en este plato también se puede emplear la salsa de queso de la receta anterior. Para preparar los fingers, necesitaremos:

  • 1 cucharadita de perejil picado, 5 gramos, y 1 cucharada de pimentón, 5 gramos.
  • Pan rallado, 300 gramos, y 2 pechugas de pollo, 500 gramos.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.
  • 2 dientes de ajo, 3 gramos, y 3 huevos, 180 gramos.
brócoli con pollo

Primero, corta las pechugas de pollo en tiras, con el grosor aproximado de un dedo. Por otro lado, coloca en un mortero los ajos, el perejil, el pimentón y un poco de sal y aceite de oliva. Mezcla bien hasta obtener una mezcla homogénea.

En un bol, coloca esta mezcla junto con los huevos y bátelo. Añade las tiras de pollo al bol y mézclalo bien para que se impregnen. Una vez hecho, llevamos el bol al frigorífico durante 1 o 2 horas para que macere.

Después, saca la mezcla del frigorífico y pasa cada tira de pollo por un plato con pan rallado para empanarlas bien. Después, echa las tiras en una sartén con una cantidad abundante de aceite. Una vez que estén doradas, estarán listas.

  • Oakley, B. B., Lillehoj, H. S., Kogut, M. H., Kim, W. K., Maurer, J. J., Pedroso, A., … Cox, N. A. (2014). The chicken gastrointestinal microbiome. FEMS Microbiology Letters. https://doi.org/10.1111/1574-6968.12608
  • Caillaud, B., & Jullien, B. (2003). Chicken & Egg: Competition among Intermediation Service Providers. The RAND Journal of Economics. https://doi.org/10.2307/1593720
  • Cogburn, L. A., Porter, T. E., Duclos, M. J., Simon, J., Burgess, S. C., Zhu, J. J., … Burnside, J. (2007). Functional genomics of the chicken – A model organism. Poultry Science. https://doi.org/10.1093/ps/86.10.2059