Receta de risotto cremoso con espárragos

kalayaan · 7 mayo, 2019
Recuerda que la consistencia del risotto debe ser cremosa, por lo que no debemos dejar que se consuma todo el caldo, pero tampoco que quede demasiado líquido

El arroz es un ingrediente muy socorrido. Por eso, siempre es bueno tenerlo en la despensa, porque nunca sabes cuándo te pueden sorprender invitados. Y para que no te pillen desprevenido, te presentamos un plato exquisito con el que poder deleitar su paladar: una receta de rissotto cremoso con espárragos, con la que acertarás seguro.

La receta de risotto cremoso con espárragos es un plato de origen italiano básicamente preparado con arroz e ingredientes secundarios que pueden variar en función del gusto. Es una receta muy fácil de preparar y que nos permite variar o añadir los ingredientes que deseemos. El arroz es muy agradecido y absorberá los sabores de todos los ingredientes que le aportemos.

Ingredientes para 4 personas

Los ingredientes necesarios para elaborar esta receta se pueden encontrar fácilmente en cualquier supermercado. Veamos a continuación cuáles son:

  • 350 g de arroz (o dos vasos)
  • 12 de puntas de espárragos trigueros
  • 1 cebolla
  •  1 ajo
  • Queso de tipo parmesano
  • Medio vaso de vino blanco
  • Caldo de verduras/espárragos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

La receta de risotto cremoso con espárragos es tan sencilla de elaborar que hasta los menos experimentados podrán ponerse el mandil. Quizá sea una ocasión perfecta para que los más pequeños de la casa te ayuden a ejecutarla y así de paso se diviertan cocinando.

Vamos a ir paso por paso, para que no haya confusiones. ¡Manos a la obra! Comenzaremos primero por limpiar adecuadamente y preparar los ingredientes.

  1. Limpieza de espárragos. Obviamente, si hemos comprado únicamente las puntas de espárrago no será necesario que realices este paso. Pero si has preferido comprar los espárragos enteros, tendremos que cortar la parte final y más dura del espárrago y pelar un poquito el tronco. Es importante que no quede ninguna dureza.
  2. Preparamos el caldo de verduras con los espárragos. Dejamos cocer aproximadamente 10 minutos para que no se reblandezcan los tallos. Si éste sigue sin mucho sabor, podremos añadir un poco de sal o media pastilla de caldo en polvo de pollo.
  3. Añadimos en una cazuela un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Picamos la cebolla y el ajo y lo añadimos. Cuando estén pochados y tiernos, retiramos.
  4. Incorporamos el arroz y mezclamos, dejando durante 2 minutos que absorba el aroma.
  5. Vertemos el vino y subimos el fuego hasta que el arroz haya absorbido todo el líquido.
  6. Incorporamos el caldo de verduras poco a poco para que el arroz se impregne de su sabor. Añadimos sal al gusto.
  7. Añadiremos los espárragos y seguiremos con la cocción.
  8. Apagamos el fuego y añadimos el queso en taquitos. Este se derretirá y esparcirá su sabor por todo el plato. El queso le hará tener ese aspecto cremoso que hace tan especial a este plato.

Ya has visto lo sencillo que resulta hacer un buen plato. Además, no necesitarás demasiado tiempo, por lo que esta receta es perfecta para cuando necesitas un remedio inmediato ante invitados imprevistos. Ya no hay excusas. La facilidad para conseguir estos ingredientes hace que se convierta en una receta que debes contemplar siempre. 

Además, recuerda que puedes variar la receta tantas veces como quieras. Si los más pequeños lo prefieren, puedes cambiar los espárragos por cualquier otra verdura que les guste más y le de vistosidad al plato. Trata de que el queso, el arroz y el resto de ingredientes que añadas no interfieran en sabores. Es decir, que no se solapen demasiado y que, por el contrario, cada uno pueda preservar su esencia.

Algunos de estos ingredientes pueden ser el brócoli, el jamón serrano o los champiñones. ¿Cuál de ellos prefieren tus invitados? ¿Y tú? Experimenta y varía todo lo que quieras. Lo bueno es que el arroz y el queso le darán un toque tan irresistible que la inspiración te vendrá sola.

De hecho esta recete tiene los 3 ingredientes estrella para cualquier celebración que no quieras que te requiera demasiado tiempo: sencillo, socorrido y rápido. Y, además y a pesar de la gran cantidad de ingredientes que requiere, es barata. Y, entonces ¿a qué esperas para hacerla? Seguro que tus invitados quedan encantados con el plato y deciden visitarte más a menudo. ¡Que aproveche!