Receta de risotto cremoso con espárragos

Recuerda que la consistencia del risotto debe ser cremosa, por lo que no debemos dejar que se consuma todo el caldo, pero tampoco que quede demasiado líquido

La receta de risotto cremoso con espárragos es un plato de origen italiano básicamente preparado con arroz e ingredientes secundarios que podrán variar en función del gusto.

Es una receta fácil de preparar y que nos permite variar o añadir los ingredientes que deseemos. El arroz es muy agradecido y absorberá los sabores de todos los ingredientes que le aportemos.

Ingredientes para 4 personas

350 g de arroz (o dos vasos) 12 de puntas de espárragos trigueros 1 cebolla 1 ajo Queso parmesano ½ vaso de vino blanco Caldo de verduras / espárragos Aceite de oliva virgen extra Sal Pimienta

ELABORACIÓN

La receta de risotto cremoso con espárragos es tan sencilla de elaborar que hasta los menos experimentados podrán ponerse el mandil. Comenzaremos primero por limpiar y preparar los ingredientes y pasaremos a su elaboración.

  1. Limpieza de espárragos. Si hemos adquirido las puntas de esparrago no será necesario este paso. Si en su lugar hemos comprado espárragos enteros tendremos que cortar la parte final y más dura del espárrago y pelar un poquito el tronco.
  2. Preparamos el caldo de verduras con los espárragos. Dejamos cocer aproximadamente 10 minutos para que no se reblandezcan los tallos. Si éste sigue sin mucho sabor, podremos añadir un poco de sal o media pastilla de caldo en polvo de pollo.
  3. Añadimos en una cazuela un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Picamos la cebolla y el ajo y lo añadimos. Cuando estén pochados y tiernos, retiramos.
  4. Incorporamos el arroz y mezclamos, dejando durante 2 minutos que absorba el aroma.
  5. Vertemos el vino y subimos el fuego hasta que el arroz haya absorbido todo el líquido.
  6. Incorporamos el caldo de verduras poco a poco para que el arroz se impregne de su sabor. Añadimos sal al gusto.
  7. Añadiremos los espárragos y seguiremos con la cocción.
  8. Apagamos el fuego y añadimos el queso en taquitos. Este se derretirá y esparcirá su sabor por todo el plato. El queso le hará tener ese aspecto cremoso que hace tan especial a este plato.