Receta de tamales caseros

Es tiempo de conocer un platillo que destaca por su combinación entre lo nutritivo y lo curioso. Descubre en cuál es la receta para hacer tamales caseros.

Lo primero que debes saber para preparar tamales caseros es que este plato siempre quedará bien, sin importar los ingredientes principales.

Para aclarar un poco la confusión, explicaremos que los tamales no pertenecen a un solo país o región. Por ejemplo, en Venezuela los conocen como “hallacas” y se usan con tres tipos diferentes de guisos de carne. Por su parte, en Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y México mantienen el nombre de tamales, pero los ingredientes, la cocción y los acompañantes son diferentes. De ahí que los ingredientes puedan variar, pero resulten siempre exquisitos.

Hoy unificamos todos los criterios y te presentamos la mejor receta para tamales caseros.

Pero, ¿qué son los tamales?

Se trata de una preparación con harina de maíz rellena de un guiso, verduras y salsa para aderezar. Para su cocción, se envuelve todo en una hoja que puede ser de plátano o de otra planta que resista y cubra el tamal.

El atractivo de esta preparación reside en su presentación, y en la delicia de los ingredientes del relleno, que pueden ser muy variados.

No obstante, hay que ser cuidadosos al cocinarlos, y mezclarlo todo bien. Este es el secreto de la receta: que los diferentes ingredientes se mezclen a la perfección con la harina de maíz para ofrecer el mejor sabor. 

Sigue esta receta de tamales caseros y verás que el resultado valdrá la pena.

Receta de tamales caseros

tamales caseros

Podemos considerar que el aporte excesivo de carbohidratos de los tamales caseros es un aspecto negativo. Sin embargo, no olvides que la clave se encuentra en el tamaño de las porciones. Además, tampoco debemos olvidar que cada organismo asimila de manera diferente.

Por una parte, es cierto que la harina de maíz contiene carbohidratos, pero no por eso es mala para la salud. También contiene proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes.

Ver también: 4 recetas de puré de patatas y verduras al vapor

Ingredientes

  • 2 cebollas (150 g).
  • 1 cucharada de sal (25 g).
  • 4 tazas de agua (440 mL).
  • 3 chiles serranos (15 g).
  • 1 diente de ajo sin piel (6 g).
  • 1 kilo de harina de maíz.
  • 10 hojas de plátano (500 g).
  • 2 y 1/2 tazas de margarina (250 g).
  • 5 tomates verdes grandes (500 g).
  • 2 taza de caldo para pollo (220 mL).
  • 3 pechugas de pollo sin hueso (550 g).
  • 4 cucharadas de aceite de girasol (90 mL).
  • 1 cucharada de polvo para hornear (25 g).
Tamales

Preparación

  • En primer lugar, hay preparar la masa.
  • Para ello, toma un bol con 3 tazas grandes de agua y añádele la cucharada de sal. Luego, poco a poco, añade la harina de maíz y amasa con tus manos hasta eliminar grumos.
  • Es importante que la masa quede lo suficientemente suave para que puedas amoldarla con el relleno.
  • Si la cantidad de agua no es suficiente, puedes agregar más hasta conseguir la textura ideal.
  • Después de haber obtenido la textura necesaria, es momento de sazonar. Para ello, usa caldo de pollo junto con polvo para hornear y amasa hasta que todo quede bien integrado.
  • Para la salsa, deberás agregar agua en una olla y calentar a medio fuego. Luego, añade los tomates verdes, el ajo y la cebolla, y deja cocer 10 minutos.
  • Una vez cocida la mezcla, retira los ingredientes de la olla y llévalos a la licuadora para triturarlos hasta que resulte la salsa.
  • Posteriormente, calienta en otra olla el aceite a medio fuego. Luego, incorpora la salsa cocinando 5 minutos mientras remueves toda la mezcla constantemente.
  • Después, toma una hoja de plátano y agrégale dos cucharadas grandes de masa. Extiende muy bien y vierte una cucharada con salsa y otra con pollo.
  • Deberás realizar el paso anterior hasta acabar con la totalidad de la masa.
  • Además, deberás cerciorarte de que cada tamal quede bien atado, para que no se desarme.
  • Finalmente, pon una olla grande con agua a punto de ebullición e incorpora poco a poco los tamales. Deben cocerse bien, unos 50 minutos.