Receta del bizcocho de manzana

Para evitar que las manzanas se oxiden podemos pelarlas y cortarlas en el último momento o bien rociarlas con zumo de limón.

El bizcocho de manzana es un sabroso bocado difícil de resistir. Se trata de uno de los postres más populares en todo el mundo. Por supuesto, debe saberse preparar para obtener una verdadera delicia.

Al tener una gran jugosidad y una textura suave, sin perder la consistencia, este postre consigue ganarse el agrado de toda la familia en un abrir y cerrar de ojos.

A diferencia de lo que muchos cocineros inexpertos puedan pensar, el bizcocho de manzana es muy fácil de preparar. La clave está en cuidar los tiempos y en elegir manzanas de calidad.

Cabe destacar que, aunque se suele preparar con manzanas rojas, también se puede preparar con manzanas verdes o amarillas.

¿Qué debes saber?

El bizcocho de manzana está pensado como postre, sin embargo, muchas personas lo disfrutan como parte de su desayuno. En este sentido, lo importante siempre será saber moderar la cantidad a consumir.

También debes saber que esta receta admite que se le añadan ingredientes como las nueces y otros frutos secos. Todo es cuestión de gustos.

Preparar el bizcocho en casa es una de las mejores formas de asegurarnos de evitar los excesos de azúcar y otros añadidos químicos que no convienen a nuestra dieta.

A continuación, te contamos cómo preparar un buen bizcocho de manzana para que puedas disfrutarlo junto a los tuyos cuando lo desees, en casa.

Receta del bizcocho de manzana

Las golden son la mejor opción para tu bizcocho de manzana.

Ingredientes (para 6 comensales)

  • Una pizca de sal.
  • 1 yogur natural.
  • 4 huevos medianos (240 g).
  • 2 barras de mantequilla (125 g).
  • 3 tazas y media de harina (350 g).
  • 1 cucharada de canela molida (10 g).
  • 2 tazas y media de azúcar (250 g).
  • 3 manzanas grandes tipo ‘Golden’.
  • 1 cucharada de azúcar avainillado (10 g).
  • 1 sobre de levadura Royal (12 gramos).

Preparación

  • Precalentamos el horno a 180º.
  • Empecemos. Lo primero que haremos es batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen.
  • Aparte, a las yemas les añadimos el azúcar y mezclamos bien.
  • Luego, poco a poco, agregamos el yogur. Se deben realizar siempre movimientos envolventes. De esta manera no bajará lo que hemos montado. ¡Es muy fácil!
  • Mezclamos la levadura con la harina y la agregamos al mismo cuenco donde tenemos los huevos mezclados con el yogur. No dejes de batir.
  • Cuando esté todo bien mezclado, se deja reposar unos 10 minutos.
  • Ahora derretimos un poco la mantequilla y dejamos caer una pizquita de sal. De ese modo conseguimos que el sabor dulce destaque mucho más.
  • Batimos todo junto a la mezcla anterior, hasta que no queden grumos.
  • Aparte, pelamos y retiramos el corazón a las manzanas. Luego, las cortamos en láminas finas.
  • Ahora vamos a preparar ese recipiente que usaremos como molde para hornear. Es ahí donde vamos a verter nuestra mezcla de huevos, yogur y la mitad de las manzanas.
  • La otra mitad, las colocaremos arriba de la mezcla para decorar.
  • Espolvoreamos un poquito de canela junto con una cucharada de azúcar avainillado.
  • Llevamos el bizcocho de manzana al horno a 180º durante unos 45 minutos.
  • Una vez transcurrido este tiempo, pincha el bizcocho con un tenedor para comprobar si está hecho.
  • Cuando esté hecho, retíralo del horno, ya que de lo contrario puede quedarse muy seco.
  • Finalmente, lo desmoldamos con cuidado y lo colocamos sobre un plato mientras dejamos enfriar a temperatura ambiente.

La suavidad del bizcocho de manzana.

Recomendaciones

Es muy importante pelar y laminar las manzanas en el último momento ya que en contacto con el aire, se oxidan.

Para evitarlo, puedes aplicar un truco muy sencillo: una vez cortadas, añadimos la mitad al cuenco donde tenemos la mezcla para el bizcocho.

Para que el postre quede realmente esponjoso, lo ideal es separar las claras de las yemas, batiendo las primeras hasta que alcancen el punto de nieve perfecto.

Luego, para poder cortar el bizcocho de manzana sin que se ‘rompa’ debes dejar que repose unos 20 minutos, tras haberlo sacado del horno.

Si deseas disfrutarlo por la tarde, puedes acompañarlo con una buena taza de café o simplemente, tu infusión o bebida favorita. Ojo, cuidado con repetir más veces de la cuenta.