Receta deliciosa de arroz chino

¿Quieres aprovechar algunos restos de verduras? ¿Te apetece algo salado, fuera de lo rutinario? Entonces necesitas revisar la siguiente receta de arroz chino.

El arroz chino es uno de los platos más conocidos y más apetecidos de la cocina oriental. Tiene su origen en las preparaciones de los migrantes chinos que llegaron a trabajar a San Francisco a finales del siglo XIX. Ellos inventaron esta receta para reutilizar las sobras de carnes y vegetales y sacarles el mayor provecho posible mezclándolas con arroz.

Este plato de origen chino se ha instalado en la cocina de muchos países que lo han adoptado como propio, por lo que se han incorporando a su preparación algunos ingredientes locales.

Un clásico de la cocina diaria

El arroz chino, también conocido como arroz frito, se ha convertido en un plato casero integrante de la cocina diaria de muchos hogares. Esto ocurre principalmente porque es una receta fácil de preparar y muy económica, ya que se pueden aprovechar las sobras de días anteriores.

Los ingredientes que se utilizan en esta preparación son variados. La base es el arroz y se pueden añadir solo verduras o también carnes, pollo o camarones; se suele agregar también huevo.

El arroz chino se puede servir como acompañamiento o como plato principal. Ambas opciones son excelentes para satisfacer a más de dos comensales, por lo que se trata de una comida ideal para ser compartida.

Arroz a la cazuela.

Ver también: 3 deliciosas recetas con arroz

La base: el arroz, las verduras, el huevo y las carnes

Para preparar una deliciosa receta de arroz chino, lo primero que se necesita es arroz blanco cocido. Lo ideal es que sea arroz que se ha preparado previamente, si es del día anterior mucho mejor, y que se haya refrigerado.

Además del arroz, se deben elegir las verduras y las carnes que se le quieran poner a esta preparación. Lo más común es utilizar cebolla, zanahoria, guisantes y brotes de soja; si en el refrigerador hay sobras del día anterior, como calabacines o judías verdes, también son bienvenidas.

En cuanto a las carnes, se suele poner pollo, carne de vacuno o de cerdo. También se pueden añadir embutidos como el chorizo o la longaniza. Para una versión más surtida, es muy común utilizar camarones para lograr una preparación más gourmet.

Casi siempre se le pone también huevo al arroz chino, con muchas ténicas diferentes. Lo mejor es preparar huevos revueltos en una sartén aparte y tenerlos reservados para mezclarlos con el plato al final.

Jengibre y salsa de soja

Un ingrediente que no puede faltar en la preparación de una deliciosa receta de arroz chino es el jengibre. Junto con la salsa de soja, son indispensables para darle ese sabor oriental tan característico.

Bol con salsa de soja.

Si es posible, es mucho mejor utilizar jengibre fresco y saltearlo antes de los demás ingredientes para que estos se impregnen con su sabor. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado porque el jengibre se quema muy rápido.

Los secretos de la cocción del arroz chino

Para elaborar este plato, es muy importante tener todos los ingredientes listos, previamente cocidos y picados; la cocción debe ser rápida y a fuego máximo. Lo ideal es preparar el arroz chino en un wok, pero también se lo puede hacer en una sartén profunda.

Es indispensable utilizar algún tipo de grasa para saltear cada uno de los ingredientes. En los restaurantes muchas veces se utiliza manteca de cerdo para darle más sabor; pero si se quiere realizar una preparación más saludable, es mejor utilizar aceite de oliva o aceite vegetal.

Se debe calentar el wok o sartén al máximo, poner la grasa o el aceite y saltear cada ingrediente por separado, máximo de 3 a 4 minutos. Las verduras no deben cocinarse demasiado, por lo que ese tiempo será suficiente para dejarlas en el punto perfecto.

Lee también: 8 increíbles beneficios del arroz rojo

Receta deliciosa de arroz chino con camarones

Plato de arroz chino con camarones.

Ingredientes

  • 2 huevos revueltos (50 g).
  • 1 puñado de brotes de soja (30 g).
  • Jengibre fresco finamente picado.
  • 2 o 3 cebollas finamente picadas (60 g).
  • 1 tallo de apio finamente picado (20 g).
  • 1 pimiento verde en dados pequeños (30 g).
  • 1 taza de camarones frescos sin piel (150 g).
  • 2 tazas de arroz blanco previamente cocido (400 g).
  • 1/2 taza de verduras congeladas: zanahorias, maíz y guisantes.
  • Aceite vegetal, sal, pimienta, salsa de soja (al gusto).

Elaboración

  1. En un wok muy caliente, poner un chorrito de aceite. Saltear brevemente el jenjibre y reservar.
  2. Sofreír los camarones durante dos minutos (o hasta que cambien de color) y reservar.
  3. Saltear todas las verduras durante 4 minutos.
  4. Añadir la salsa de soja, el jengibre y el arroz. Revolver.
  5. Incorporar los camarones y los huevos revueltos.
  6. Remover constantemente hasta que esté todo bien integrado y servir.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar