Receta para preparar tamarindo en casa

A continuación te cometamos cómo puedes preparar el tamarindo de distintas formas, para lograr disfrutar de su sabor en varias presentaciones. ¡Apunta!

El tamarindo es una fruta tropical originaria de África. Actualmente, el cultivo del tamarindo se ha extendido mucho por Asia y América. Con su más reciente llegada y difusión por Europa, os mostramos una receta para preparar tamarindo en casa, de forma fácil y rápida.

El fruto del tamarindo es marrón y pertenece a la familia de las lentejas y los garbanzos. Dentro de su cáscara tiene una pulpa ácida que puede resultar ligeramente dulce según su estado de madurez. Esta fruta es utilizada en muchas recetas de todo el mundo, especialmente para aliños y bebidas.

Propiedades nutricionales del tamarindo

Entre las principales propiedades nutricionales del tamarindo está su alto contenido en hidratos de carbono. Además, contiene proteínas vegetales compuestas por varios aminoácidos, como el triptófano, la metionina y la lisina.

Preparar bebida de tamarindo en casa.

También aporta fibras solubles, como la pectina, y vitaminas A, B3 y C. En cuanto a los minerales beneficiosos presentes en el tamarindo, podemkos encontrar magnesio, calcio, potasio, hierro y fósforo. Por último, el tamarindo tiene un bajo contenido de grasa y sirve como laxante y antioxidante.

Ver también: El tamarindo chino, la fruta estrella.

Receta para preparar agua de tamarindo

Esta bebida es muy habitual en la cocina mexicana, y tiene beneficiosos efectos purificadores sobre el organismo. Es un refresco delicioso que posee un toque muy especial gracias al sabor ácido del tamarindo.

Además, el uso de azúcar o estevia aporta un gusto dulce que hace que esta interesante bebida pueda agradar a cualquiera. Para preparar una ración de dos litros de agua de tamarindo necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 3/4 de taza de azúcar moreno (60 g).
  • 1 taza de tamarindos secos (200 g)
  • 2 litros de agua.

Para esta receta para preparar tamarindo, en primer lugar, pelaremos los frutos para retirar la corteza de las vainas. Una vez peladas, colocamos las vainas de tamarindo en un litro de agua hirviendo para que se hablanden y comiencen a soltar la pulpa.

Después de mantener los tamarindos en el agua hirviendo durante unos 15 o 20 minutos, retiramos los restos de las vainas y dejamos enfriar el jugo que hemos extraído.

Mientras se enfría, colocamos en un mortero las vainas reblandecidas y las machacamos para terminar de extraer toda la pulpa. En este momento será fácil extraer los huesos del tamarindo, ya que las pulpa se podrá retirar fácilmente del hueso. Una vez retirados todos, echamos la pulpa en el agua y lo removemos bien.

Por último, echamos el agua con la pulpa en una batidora y añadimos el azúcar y el litro restante de agua. Batimos bien la mezcla para que quede un resultado homogéneo y bien integrado. Así tendremos listo el agua de tamarindo, que podremos servir en vasos con mucho hielo para terminar de aguarlo o endulzarlo al gusto.

Lee también: Cómo preparar un licuado de papaya, piña y tamarindo para perder peso

Receta de salsa de tamarindo

Otra interesante receta para preparar tamarindo en casa consiste en hacer una salsa que puede resultar excelente para un plato de calamares o de pollo. Su elaboración es muy sencilla, y necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 diente de ajo (2 g)
  • 1 chile chipotle (4 g).
  • 1/4 de cebolla morada (50 g).
  • 1 cucharada de azúcar (10 g).
  • 1 pizca de sal y pimienta.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 g).
  • 2 tazas de pulpa de tamarindo (200 g).

La pulpa de tamarindo puede comprarse envasada para facilitar su uso. Sin embargo, conseguirla de forma casera siempre da un toque más especial a las recetas, por lo que, para obtener esta pulpa a partir de tamarindos secos, basta con seguir los mismos pasos que con en la receta de agua de tamarindo.

Comenzaremos pelando los tamarindos y echando las vainas en agua hirviendo. Retiramos las vainas reblandecidas tras unos 15 minutos y retiramos los huesos de su interior.

A continuación, ponemos a calentar el aceite de oliva. Añadimos después el ajo y la cebolla picados, junto a la pulpa de tamarindo. Tras dejar que la pulpa se siga ablandando durante unos minutos, bajamos el fuego al mínimo y añadimos el chile chipotle ligeramente troceado, más un toque de sal y pimienta.

Tamarindo natural.

Una vez que todos los ingredientes se han ablandado lo suficiente, lo colocamos todo en la batidora. Para terminar la receta, batimos bien la mezcla hasta conseguir una salsa homogénea, que dejaremos enfríar para que se espese antes de poderla tomar.

Con ella podremos aportar un sabor muy interesante típico de la cocina mexicana a cualquier plato habitual de pescado o pollo, con el toque ácido del tamarindo y el picor del chile.

También podemos inventar nuestra propia receta para preparar tamarindo en casa, según nuestras preferencias y comodidad. Recordemos que, la cocina nos permite experimentar y ser muy creativos, la gran mayoría del tiempo.