Receta de pechuga de pollo al roquefort

La mezcla de quesos le da al pollo un toque cremoso, y el sabor intenso del roquefort convierte a este plato en una combinación exquisita

El pollo es una carne tan deliciosa como versátil, y se cocina en poco tiempo. Estos exquisitos filetes o pechugas de pollo al roquefort son rápidos, fáciles de preparar y el queso azul les da un toque elegante y original. 

Para preparar pechuga de pollo al roquefort necesitarás un buen trozo de queso roquefort, pero también ciertas hierbas y especias para resaltar el sabor tan peculiar del queso azul.

Como guarnición te proponemos unas deliciosas bolitas de patata rallada, el acompañamiento perfecto para una receta densa y cremosa.

Queso roquefort

El queso roquefort

El queso roquefort es un queso azul de origen francés que se elabora con leche de oveja. Tiene un olor y sabor intenso que para muchos es delicioso. El hongo que le da ese sabor tan distintivo es el penicillium roqueforti, un moho propio de la zona de Roquefort-sur-Soulzon de donde procede el queso. Sólo hay 6 productores de roquefort en el mundo, y todos se concentran en este área de Francia.

Para preparar una ración para dos comensales de pollo al roquefort, necesitarás aproximadamente 200 gramos.

Ver también: Receta para preparar pechuga de pollo al tomate

Ingredientes

Esta receta tiene dos ingredientes principales: pechugas de pollo y queso roquefort. Pero también necesitarás:

  • 4 patatas (300 g).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • 4 pechugas de pollo (600 g).
  • 1 1/4 taza de nata líquida (300 ml).
  • Hierbas aromáticas: orégano, tomillo, romero, mejorana, etcétera (al gusto). Si quieres un toque más fresco, puedes optar por un poco de cebollino picado finamente.
  • 1 taza de quesos variados, incluido el roquefort (300 g).
Pollo al roquefort

Preparación

Esta receta es más que suficiente para al menos 2 raciones. Aunque también puede ajustarse bien para 4.

  1. Condimenta las pechugas de pollo con sal y pimienta y hazlas a la plancha.
  2. Mientres se cuecen, calienta la nata con los quesos en una olla. Para aromatizar, agrega la nuez moscada (y si, lo deseas, las hierbas aromáticas de tu elección).
  3. Deja que el queso se deshaga y que se reduzca la nata.
  4. Vierte esta salsa de queso sobre las pechugas y reserva.
  5. Ralla las patatas y agrega sal y pimienta al gusto.
  6. Haz bolas con esta mezcla, ponlas en aceite y permite que se doren bien.
  7. Una vez estén doraditas, sírvelas como guarnición junto con el pollo.

El tiempo de preparación no te llevará más de 20 minutos.

Lee también: Prepara delicioso pollo con verduras

Algunos consejos para un pollo al roquefort perfecto

Si no consigues encontrar queso roquefort, puedes comprar la salsa roquefort ya preparada. Aunque siempre es mejor prepararla en casa usando ingredientes naturales, la salsa envasada no es una mala alternativa.

Si te gustan los sabores fuertes y los platos pesados, puedes agregar un poco de panceta a la preparación. Pero recuerda que el bacon le aportará más sal al plato.