Receta de pollo en salsa de queso

Hay recetas que suponen un éxito seguro en la mesa, en cualquier ocasión. Este es el caso de una rica receta de pollo en salsa de queso.

El pollo y el queso, en general, son muy buenos compañeros, ya que sus sabores se llevan muy bien. Por este motivo, una receta de pollo en salsa de queso es una apuesta segura. Sobre todo si se acompaña con una guarnición de verduras mixtas.

El papel de ambos alimentos ha sido y es muy importante en la historia de la alimentación humana; esta combinación se utiliza desde hace mucho tiempo.

El pollo en la alimentación

Pollo a la mostaza antigua con miel

El pollo proviene, en su condición de animal domesticado, de la región del valle del Indo. Esta región está situada por lo que hoy es Afganistán, Pakistán y el norte de India; esta domesticación ocurrió hace unos 4500 años.

El desarrollo del comercio hizo que, posteriormente, fuese llevado a Persia. Tiempo después llegó a Europa gracias a la acción de los germanos y por obra del Imperio Romano.

Durante el medievo

En la Edad Media los almuerzos ofrecidos por los señores feudales eran una muestra de poder y de ostentación. El pollo era servido entero y los cocineros lo guisaban de diferentes maneras, era muy apreciado en los diferentes tipos de banquetes.

En aquellos tiempos aún no se comía con los cubiertos que se usan en la actualidad. Cuando llegaba la época de fin de cosecha, los pueblos celebraban comiendo pollo; esta era una manera de mostrar agradecimiento a Dios por el éxito de la cosecha.

Una receta de pollo en salsa de queso contiene pues, mucha historia gastronómica.

El queso

Por su parte el queso se remonta a la época de la domesticación de los animales. Esto nos sitúa muy probablemente en el neolítico.

La versión más extendida en la historia es que el queso no fue inventado, sino que apareció espontáneamente. Al cuajarse la leche de forma natural fue asimilado el proceso y luego provocado, con diferentes técnicas.

Visita este artículo: El pollo y salmón, ¿Por qué son los favoritos para las dietas?

Receta de pollo en salsa de queso

Pollo al horno con especias y mostaza

Ingredientes

  • 100 g de queso crema.
  • 2 dientes de ajo picados.
  • 1 taza de leche evaporada (200 mL).
  • Sal y pimienta en cantidades necesarias.
  • 1 cucharada grande de mantequilla (20 g).
  • 2 pechugas de pollo cortadas en cubos (400 g).
  • 1 cebolla, picada en cuadritos pequeños (150 g).
  • 1/2 vaso de jugo sazonador o caldo de pollo (100 mL).

Preparación

  1. En una sartén grande o en una olla poner a derretir la mantequilla.
  2. Los dados de pollo deben ser sazonados previamente con sal y pimienta. Freír en la mantequilla y mover para evitar que se doren. Se requieren cocinados, pero no dorados.
  3. La carne de pollo contiene líquido e irá saliendo mientras se cocina. Debe esperar a que ese líquido se consuma.
  4. A continuación, agregar la cebolla y el ajo y cocinar hasta que se vuelva transparente la cebolla. Añadir el sazonador o media taza de caldo de pollo.
  5. Finalmente se debe verter la leche evaporada en la sartén sobre el pollo, la cebolla y el ajo. También se debe incorporar el queso crema.
  6. Dejar cocinar a fuego medio o bajo hasta que la pechuga se cocine perfectamente y la crema se reduzca.
  7. Es un plato que va muy bien solo o puede ser combinado también con pasta; es sencillo y suculento y una buena idea para cualquier reunión. Será una grata sorpresa para unos invitados o para sorprender en casa. La receta de pollo en salsa de queso es deliciosa por la mezcla de sabor.

Lee también: Pollo cajún con salsa Alfredo

Pollo en salsa de queso, receta sencilla y rápida

Pollo

Ingredientes

  • 1 Filetes de pechuga de pollo (500g).
  • 3 quesitos del tipo de queso en porciones
  • 1 cucharada de queso de untar (15 g).
  • 1/2 taza de queso rallado (100 g).
  • 1 taza de nata (200 mL).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Perejil y cebollino.
  • Nuez moscada.
  • Pimienta.
  • Sal.

Preparación

  1. Limpiar los filetes y eliminar cualquier resto de grasa que tengan. Deben estar bien secos para su cocinado; podemos utilizar para ello papel secante de cocina.
  2. Espolvorear sal y pimienta sobre cada filete, al gusto, y dorarlos en una sartén con un poco de aceite.
  3. Al estar dorados, se retiran y reservan tapados.
  4. En el aceite sobrante de la sartén, poner a fundir los tres tipos de queso, sin dejar de revolver.
  5. Agregar la nata y seguir removiendo. La salsa debe reducir y espesarse.
  6. Rectificamos el punto de sal.
  7. Al servir, colocar los filetes de pechuga en fuentes y cubrir con la salsa, adornando con perejil y cebollino picados.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar