Receta para preparar arequipe en casa

El arequipe o dulce de leche es una receta sencilla que podemos incluir en numerosas recetas, siempre teniendo en cuenta que se trata de un plato muy dulce

Claro que hay muchos tipos de este dulce en cualquier vitrina, de cualquier supermercado o tienda pero,¿realmente te has puesto a pensar en si tú puedes llegar a prepararlo? Relájate y sigue leyendo. Conocerás todo lo que necesitas para hacer esta receta de arequipe en casa.

Si de dulces y postres se trata lo tuyo, esta preparación ha de caerte como anillo al dedo. Un manjar increíble, cremoso y sumamente delicioso que de ninguna manera dejarás pasar. Si está en régimen de dietas, puedes controlar la cantidad de azúcares administrando las porciones. 

Pero, ¿realmente sabes qué es el arequipe? Sí, todos sabemos que se trata de un dulce parecido a una crema para untar, sin embargo lo más importante es que es una variación de la leche. De hecho, podrías decir que es un estado caramelizado de este lácteo.

Sin embargo, el truco del arequipe no queda solo allí. Es más, cada vez que te comes un poco de este postre, estás saboreando una preparación típica de muchos países de América Latina. Por ejemplo, en Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador, se le conoce por el nombre mencionado.

No obstante, en Argentina se le reconoce como “dulce de leche”. Sea que lo conozcas por uno o por otro nombre, lo interesante es que sepas que no es para nada complicado.

También es relevante que tenga en cuenta que el arequipe no es el único de la clase proveniente de la leche. Curiosamente, existen muchas variaciones que parten del principio de caramelizar la mayoría de la preparación.

Definitivamente, puedes hacerlo en la comodidad de tu casa y preparar las cantidades que quieras. Una alternativa interesante, debido a que casi siempre las buenas cosas duran tan poco.

Eso sí, recuerda que comer demasiado puede ser perjudicial en gran parte por el azúcar en exceso.

Cómo debes hacer arequipe en casa

Dependiendo del lugar del mundo donde estés leyendo, encontrarás varias o pocas formas con qué degustar este delicioso dulce. Comúnmente, el arequipe se acompaña de algún otro dulce que haga contraste.En Perú elaboran el llamado alfajor.

Recuerda, la composición de este manjar es marcadamente uniforme. Por lo general, tendrás que ingerir varios vasos de agua para quitarte un poco la sensación dulce de la boca.

Ahora que ya conoce todo lo concerniente al origen, composición y hasta combinaciones para que tenga opciones una vez que hayas hecho este postre, ya solo queda que te dirijas a la cocina y sigas las instrucciones que estás por leer.

Ingredientes

  • 1 paquete de leche en polvo completa (950 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 ½ tazas de azúcar refinada (según tu gusto) (300 g)
  • 1 cucharada de sal (15 g)
  • 2 cucharadas de canela en polvo (30 g)
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (9 g)

Preparación

  1. Lo primero que debes tener a disposición y que es absolutamente imprescindible en toda la receta es una olla de acero inoxidable.
  2. Esta será la herramienta que permitirá que el arequipe quede perfecto. Debido a que el material al reaccionar con el calor no hace que se pegue el caramelizado y te sea difícil después poder aprovecharlo.
  3. Ahora bien, debes comenzar con preparar la leche en polvo. Utiliza todo el contenido en polvo, mezclándolo el agua y bate fervientemente.
  4. Lista la leche, es tiempo de que introduzcas el azúcar refinado y luego el bicarbonato, la canela y una pizca de sal. Revuelve todo bien.
  5. Recuerda, en esta preparación casi nunca debes parar de revolver los ingredientes. Tienen que quedar muy bien integrados y sin grumos. Esa es la clave.
  6. Con respecto al fuego en la preparación, primero debes fijarlo a un nivel mediano, pero a medida de avance la receta y se espese, será momento de colocarlo al mínimo.
  7. No es cuestión de ser excesivamente minuciosos con las instrucciones, pero no dejes de remover.
  8. Si por alguna razón a lo largo de todos lo pasos aún notas algunos grumos, un excelente truco para solucionar esto es verter un poco de agua fría (del refrigerador) y continuar removiendo hasta que la mezcla sea homogénea.
  9. Llegará un punto donde la coloración de tu mezcla se tornará color amarillo-caramelo, ahí debes fijar la flama en lo mínimo posible. Ya estás por terminar, tranquilo.
  10. Finalmente, cuando observes al fondo de la olla y notes la consistencia espesa y hayas logrado el color deseado y la textura, será el momento perfecto para apagar el fuego e inmediatamente después cambiarlo a otro recipiente.
  11. Listo. Espera a que enfríe un poco y ¡buen aprovecho!