Receta casera para preparar postre de tres leches

Si te animas a preparar este delicioso postre, a continuación te ofrecemos la mejor receta. Es súper fácil y el resultado es sencillamente ¡Genial!

El postre de tres leches es un plato bastante popular en varios países de América Latina. Ofrece la posibilidad de degustar tres tipos de leche integradas en un mismo bizcocho. Por ello, os mostramos una sencilla manera de prepararlo.

Postre de tres leches con merengue

La primera receta mezcla los interesantes sabores del postre de tres leches con la textura y la cremosidad del merengue. Para preparar una ración para 8 personas, necesitaremos los siguientes ingredientes:

Para el bizcocho

  • 3 huevos (180 g).
  • 2 tazas de harina (280 g).
  • 3/4 de litro de leche (750 mL).
  • 1 taza de leche en polvo (140 g).
  • 2/3 de taza de mantequilla (100 g).
  • 1 y 1/4 de tazas de azúcar (250 g).
  • 1 taza de leche condensada (250 mL).
  • 1/4 de taza de crema de leche (125 mL).
  • 6 cucharaditas de polvo para hornear (30 g).
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (5 mL).
Bizcocho de leche.

Para el merengue

  • 6 huevos (360 g).
  • 1 limón (100 g).
  • 3/4 de taza de agua (180 mL).
  • 1 y 1/2 tazas de azúcar (300 g).
  • 1/4 de cucharada de cremor tártaro (2,5 g).

Ver también: Quesada pasiega un delicioso postre tradicional

Preparación del bizcocho

Para comenzar a preparar el bizcocho, echamos la mantequilla junto con el azúcar en un bol y lo batimos con un batidor de alambres hasta conseguir una masa con textura de crema suave. Para ello, lo más recomendable es sacar la mantequilla del frigorífico una media hora antes de comenzar a cocinar, para que se caliente ligeramente y se ponga a temperatura ambiente.

Por otro lado, iremos precalentando el horno a 250 ºC mientras seguimos el paso anterior. Para seguir con la mezcla, iremos añadiendo los huevos uno a uno en el bol con la mezcla de azúcar y mantequilla y seguiremos removiendo para que se integren bien. A continuación, echarmos la harina y el polvo para hornear.

Cuando toda la mezcla anterior se haya integrado bien, agregamos la leche y la esencia de vainilla, removemos un poco más y lo vertemos todo en un molde de horno. Introduciremos la mezcla en el horno durante media hora, controlando el punto de cocción pinchando el bizcocho con un palillo para ver si sale limpio.

Cuando el bizcocho haya subido y se haya dorado en la parte superior, lo sacamos del horno y lo pinchamos por toda la superficie con un tenedor. Al hacer estos agujeros, podremos permitir que la crema de leche que vamos a preparar a continuación penetre bien en el bizcocho.

Para preparar esta crema de leche, batimos la leche condensada, la crema de leche y la laeche evaporada hasta conseguir una mezcla homogénea. Finalmente, y sin sacar el bizcocho del molde, vertemos la crema sobre él, lo repartimos bien y dejamos que repose y la crema penetre por los agujeros.

Lee también: 4 postres caseros bajos en calorías

Preparación del merengue

Una vez listo el bizcocho y mientras dejamos que se vaya enfriando ligeramente y que la crema de leche penetre en él, iremos preparando el merengue. Para ello, comenzamos batiendo las claras de huevo hasta alcanzar el punto de nieve. Lo más recomendable y cómoda para conseguir esto es utilizar alguna batidora eléctrica con un cabezal de alambres, en lugar de batirlos a mano.

Batir merengue.

Cuando casi esté listo, añadiremos el cremor tártaro. Esta sustancia permitirá que el merengue aumente su volumen y consigamos una textura más esponjosa. En caos de no disponer de él, podemos sustituirlo por un sobre de gaseosa.

A continuación, reservamos esta mezcla y ponemos a calentar una olla a fuego suave con el agua y el azúcar. Vamos removiendo esta mezcla para que el azúcar se disuelva completamente, y añadimos unas ralladuras de la piel del limón. Continuaremos removiendo para que el azúcar se vaya convirtiendo en caramelo. Conseguiremos esto cuando, al levantar la cuchara, las gotas caigan lentamente.

Una vez listo el caramelo, lo vertemos en el bol con las claras y lo batimos con intensidad durante unos 6 minutos. Con esto, conseguiremos una buena consistencia y dejaremos listo el merengue.

Por último, bastará con verter el merengue sobre el bizcocho ya preparado, y repartirlo de manera homogénea por toda sus superficie con la ayuda de un cuchillo o de una espátula.

De esta manera, dejaremos listo este delicioso postre de tres leches tan propio de la cocina de muchas regiones de América Latina. Como último detalle, podemos decorar el postre añadiendo unos frutos rojos en su parte superior. Como habrás podido ver, los pasos a seguir son relativamente sencillos y los ingredientes no sin difíciles de conseguir.