Recetas para preparar yogur tipo alpina

Para las personas que piensan primero en su figura ya no será una pesadilla disfrutar de los pequeños gustos. Conoce cómo preparar yogur tipo alpina.

Muchas personas temen complacer sus pequeños gustos por miedo a subir de peso. Con estas recetas que te traemos en esta oportunidad ya no hay necesidad de sentirlo al complacerte. Conoce cómo preparar yogur tipo alpina en casa de forma sencilla y rápida.

La historia de este alimento se le atribuye a los turcos, pues en aquel entonces los pueblos nómadas transportaban la leche en sacos de piel y debido al calor se producía la multiplicación de bacterias ácidas, y la leche se convertía en una masa semisólida y coagulada.

El yogur tipo alpina es un yogur descremado, con 0% grasa fuente de calcio, magnesio, potasio, vitamina D, y enriquecido con proteína (probióticos). Entre sus múltiples beneficios, reduce la intolerancia a la lactosa, el colesterol y modula el sistema inmunitario.

Yogur natural casero.

En sí, es un alimento fermentado de los productos lácteos, y de cultivo semisólido que es producido por homogeneización y pasteurización. Popular debido a su cremosidad, versatilidad y por mejorar el sistema digestivo.

Si lo que buscas es mantener tu peso o eliminar esos kilitos de más, una opción segura es este yogur. No solo estarías cuidando tu figura, sino que te estarías alimentando correctamente, al adquirir los nutrientes que muchas veces no obtenemos de ciertos alimentos.

¿Cómo preparar yogur tipo alpina?

Receta Nº 1

Debes saber que el yogur posee cultivo vivos, es decir, bacterias vivas que ayudan y protegen al organismo de otras bacterias perjudiciales. Y aunque suene un poco extraño, es uno de los alimentos más completos. ¿Qué mejor opción de postre que esta?

Ingredientes

  • 1 jarra de leche descremada (950 mL).
  • 2 cucharadas de leche entera (30 g).
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (5 mL).
  • 1/2 taza de manzana en trozos (100 g opcional).

Preparación

  • Primero que todo debes colocar la leche en un molde de hornear.
  • Luego, mete el molde al horno o microondas para que caliente a unos 45 ºC por unos 5 minutos.
  • Pasado ese tiempo, saca el molde el horno y vierte la leche en un recipiente de cerámica.
  • Agrega los trozos de manzana a la leche y revuelve bien (paso opcional).
  • Después, añade la cucharadita de esencia de vainilla y vuelve a mezclar.
  • Cierra el recipiente de cerámica y envuélvelo con una toalla, y procede a guardar en el horno por 24 horas.
  • Por último, cuando haya transcurrido el tiempo, saca el recipiente y guárdalo en el refrigerador por 5 horas para que se ponga firme. Sirve y listo.
  • Puedes agregarle frutos secos o cualquier semilla que te apetezca al yogur.
Cucharada de yogurt griego.

Receta Nº 2

El yogur posee bacterias llamadas probióticas, ideales para el tracto gastrointestinal. Estas bacterias atacan, bloquean y neutralizan a las toxinas, depurando al organismo. En pocas palabras, es un alimento altamente nutritivo que no debes dejar de consumir.

Debes tener cuidado al adquirir yogur tipo alpina en los mercados, pues la mayoría de ellos son procesados y tienen grandes cantidades de edulcorantes que dañan la calidad de los mismos. Busca siempre yogur natural, es decir, sin azúcar.

Ver también: El yogur, una opción estupenda si no digieres bien la leche

Ingredientes

  • 1 taza de yogur natural (225 mL).
  • Leche descremada (1 L).
  • 1 cucharada de leche entera (15 g).

Preparación

  • Lo primero que debes hacer es colocar la leche en una olla a fuego lento y añadir la cucharada de leche en polvo para que espese.
  • Luego, retirarla del fuego y vertir la taza de yogur a la olla. Mezcla bien para que adquiera una textura cremosa.
  • Guarda la mezcla en un recipiente (preferiblemente de vidrio o cerámica) y mételo al horno (sin encender) por 24 horas.
  • Cuando haya pasado el día, mete el recipiente en tu nevera y refrigera por 3 o 4 horas.

Receta Nº 3

La mayoría de los fabricantes de lácteos probióticos venden sus productos a un precio casi cinco veces mayor. Por ello, es ideal que sepas cómo preparar tu propio yogur tipo alpina en casa. Te resultará más económico y divertido.

Ingredientes

  • Leche descremada (1 L).
  • 1/2 taza de yogur griego natural (100 g).
  • 1 termómetro para alimentos.

Preparación

  • Coloca la leche en una olla y calienta hasta 80 ºC.
  • Utiliza en termómetro para ello. Si no posees un termómetro usa tu dedo, si soportas la temperatura de la leche por 5 segundo, es la temperatura ideal.
  • Aparta del fuego y deja que se enfríe.
  • Luego, en un recipiente de vidrio vierte agua hirviendo para que la superficie se caliente.
  • Saca el agua del recipiente y vierte la leche con el yogur. Mezcla bien para que los agentes probióticos se activen.
  • Seguidamente, tapa el recipiente y envuélvelo en papel aluminio.
  • Luego, procede a guardar la mezcla en una bolsa negra, ciérrala y mete al horno sin encender. Déjalo allí por 12 horas.
  • Por último, pasado se tiempo, saca del horno y mete el envase de vidrio en la nevera por 2 horas. Sirve y listo.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar