Recetas con calabacín para todos los gustos

Victoria Blázquez · 25 febrero, 2019
Incluir recetas con calabacín en tu alimentación diaria hará que consigas platos saciantes y con bajo contenido calórico sin renunciar al sabor. Además, es un alimento ideal como base o acompañamiento de recetas ligeras, gracias a su despreciable contenido graso. 

Las recetas con calabacín son apropiadas para las dietas hipocalóricas debido a su alto contenido en agua y bajo índice glucémico. Esta verdura es muy interesante desde el punto de vista nutricional, pues contiene altas cantidades de nutrientes esenciales, tales como potasio, manganeso y antioxidantes como la vitamina C y A.

Beneficios de incluir recetas con calabacín en nuestra alimentación

Favorece la digestión

La ingesta de este alimento puede ayudar a mejorar problemas digestivos tales como el estreñimiento, la gastritis o la acidez y reflujo. Además, mejora el tránsito intestinal, ya que contiene una cantidad significativa de mucílagos, un tipo de fibra beneficiosa para la salud intestinal.

Su consumo está también relacionado con la prevención de úlceras gástricas, síndrome del colón irritable y cáncer de colón.

Efecto diurético

El consumo de recetas con calabacín está asociado a la eliminación del exceso de líquidos del organismo gracias a su alto contenido en potasio y pobre en sodio. Son, por tanto, especialmente beneficiosos en caso de hipertensión, cálculos renales u oliguria (producción escasa de orina).

Ayuda a controlar el colesterol

Entre sus propiedades nutricionales, el calabacín es un alimento libre de colesterol, pues tiene cero valor graso, de manera que al incluirlo en nuestra dieta estamos ingiriendo gran cantidad de nutrientes sin que se vean incrementados los niveles de LDL (comúnmente llamado colesterol malo).

Leer más: Calabacines para combatir la retención de líquidos

Recetas para incluir calabacín en nuestra dieta

A continuación vamos a ver dos recetas con calabacín para incluir en nuestra dieta diaria, de una manera rápida, sencilla y apetecible.

1. Calabacín al microondas con tomate y orégano

Calabacines gratinados con tomates
Su sencillez y sabor ligero hace que sea una receta ideal para introducir verduras en la dieta de los más pequeños.

Esta receta con calabacín destaca por su rapidez y sencilla elaboración. No necesita sartén ni horno. Es ideal para incluir en dietas para niños no familiarizados con el consumo de verduras, pues tiene un sabor muy suave y el tomate con el orégano le confiere un sabor que recuerda a la pizza tradicional.

Ingredientes

  • 2 o 3 calabacines medianos.
  • 100 ml de salsa de tomate (unas 6 cucharadas soperas).
  • Queso emmental rallado (puede servir cualquier variedad de queso de sabor suave).
  • 2 latas de atún al natural o 4 lonchas de jamón de york.

Preparación

  • Para empezar, lava el calabacín y córtalo en trozos de aproximadamente 1 cm de grosor. Es recomendable consumirlo con piel para aprovechar todos sus nutrientes.
  • Pon el calabacín en un recipiente apto para microondas y añade la salsa de tomate.
  • A continuación añade queso rallado al gusto y atún, jamón de york laminado o cualquier otro topping de tu de preferencia.
  • Después, cubre el recipiente con su tapa correspondiente o papel film de uso alimentario.
  • Introdúcelo en el microondas y caliéntalo durante aproximadamente 10 minutos a máxima potencia.
  • Saca el recipiente del microondas con cuidado de no quemarte y espolvorea una cantidad generosa de orégano. Puedes añadir cualquier otra especia que tengas en tu despensa. Este plato combina especialmente bien con ajo y cebolla en polvo.
  • Por último, déjalo reposar unos minutos y ya estará listo para consumir.

Leer más: Receta baja en calorías: croquetas de tofu y calabacín

2. Espaguetis de calabacín con salsa de aguacate y tomates cherry

Espaguetis de calabacín con tomates cherry
Una forma creativa de crear pasta es emplear los calabacines como espaguetis.

Es un plato frío y los ingredientes van en crudo, de manera que el calabacín no va a perder propiedades durante el cocinado. No lleva alimentos de procedencia animal, por tanto es una receta con calabacín apta para consumo vegano.

Ingredientes

  • 1 calabacín mediano
  • 1 aguacate maduro
  • 7 u 8 hojas de albahaca fresca
  • Zumo de ½ limón
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra molida
  • Tomates cherry
  • Un puñado de nueces o almendras picadas

Preparación

  • En primer lugar, preparamos los espaguetis de calabacín. Es mucho más sencillo si tenemos una mandolina, pero en caso contrario, podemos hacerlos con la ayuda de un pela verduras de corte fino.
  • No es necesario cocinarlos, pero se pueden hervir durante un par de minutos si se prefiere una consistencia más blanda.
  • Para hacer la salsa, pon en una batidora el aguacate maduro pelado, el zumo de limón, la albahaca, los frutos secos que hayas elegido, un poco de agua (dependiendo de la cremosidad que queramos obtener), sal y pimienta al gusto.
  • A continuación, mezclamos la salsa con el calabacín y añadimos tomates cherry cortados por la mitad.

Los espaguetis de calabacín son muy versátiles y puedes combinarlos con cualquier receta de salsa para pasta tradicional, consiguiendo así un plato mucho más ligero e igual de sabroso.