Recetas caseras no-tóxicas para limpiar la casa

A la hora de limpiar el hogar, no siempre es necesario recurrir a productos industrializados, que pueden generar alergias o irritaciones. Te contamos qué ingredientes naturales pueden ayudarte a devolverle el brillo a tu casa.

¿Te gusta dejar tu casa reluciente sabiendo que no perjudicas al medio ambiente al limpiar? ¿Estás cansado de gastar tanto dinero en productos de limpieza que no logran el efecto buscado? No dudes en echar un vistazo al siguiente artículo, en el que conocerás las mejores recetas caseras no tóxicas para limpiar la casa.

La limpieza correcta del hogar sin la utilización de químicos es posible. Con esto evitarás, por ejemplo, verter en el desagüe elementos contaminantes, pero también estarás cuidando a tu familia. Los ingredientes y las fórmulas concentradas causan, por ejemplo, intoxicación, reacciones alérgicas, eccemas, dermatitis, hipersensibilidad, entre otros problemas.

Ingredientes básicos limpiar la casa de manera natural

Aceites esenciales

No hay dudas de que la aromaterapia tiene muchas aplicaciones diferentes; la higiene del hogar es una de ellas. Cada uno de los aceites esenciales que puedes conseguir en las casas naturistas tienen una aplicación, propiedad y virtud diferente.

Sin embargo, los dos que se recomiendan para limpiar la casa son el del árbol de té y el de lavanda. El primero porque actúa como un potente desinfectante, perfecto para usar en el baño o en la cocina. El segundo, además de limpiar, deja un aroma más que agradable. Úsalo para la ropa, las cortinas, las alfombras o los muebles.

Aceites-esenciales

Jabón neutro

El jabón blanco es el más adecuado para, por ejemplo, lavar la ropa. También se puede usar jabón líquido hecho en casa con escamas viejas de jabón. Para la lavadora, simplemente rallamos un jabón neutro y listo.

Limón

Se trata de un elemento que no puede faltar en tu cocina, pero tampoco en tu arsenal de productos de limpieza ecológicos. Deja un gran aroma por toda la casa y, a su vez, es un perfecto desinfectante y quitamanchas.

El limón permite abrillantar los metales (por ejemplo, los grifos del lavabo) o se lo puede usar pulverizado en un paño para los muebles. No dudes en usar zumo de limón cuando limpies tu casa.

Lee también: El limón, un gran aliado de nuestro organismo

Bicarbonato de sodio

Es otro de los imprescindibles en el hogar, porque tiene mil y una aplicaciones. Es un excelente limpiador, sirve para blanquear la ropa, para desinfectar el baño y es ligeramente abrasivo. Asimismo, ejerce como un reemplazo natural al detergente usado en el lavavajillas.
Limpiar casa con bicarbonato

Vinagre blanco

Es el tercero de los elementos que no pueden faltar si queremos limpiar la casa naturalmente (junto al limón y al bicarbonato). El vinagre elimina la grasa, desinfecta, quita la suciedad difícil, descalcifica, sirve para trapear los pisos y para suavizar las telas.

Por otro lado, están quienes indican que el vinagre es bueno para quitar las “malas energías” de la casa. Si bien su olor es bastante fuerte, puedes disimularlo usando algún aceite esencial, por ejemplo, o puedes abrir bien las ventanas.

Recetas de limpiadores caseros

Para limpiar los pisos

Primero, mezcla tres cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con dos litros de agua caliente. Luego, añade media taza de vinagre y dos cucharaditas de aceite esencial de pino. Esta perfecta combinación desinfecta a fondo.

Si además quieres limpiar, por ejemplo, los azulejos del baño, se puede cambiar el aceite de pino por el de citronela y el de lavanda (una cucharadita de cada uno). Para usar como limpiador multiuso, puedes preparar menos cantidad y guardar en un recipiente en lugar fresco y oscuro por hasta tres meses.

Te puede interesar: 7 consejos para limpiar pisos de baldosas

Para limpiar las ventanas

En lugar de comprar un limpiador específico para los cristales y vidrios (con productos químicos), usa dos elementos que seguro tendrás en casa: agua y hojas de periódico. Simplemente tienes que mojar la hoja y fregar. Después, resta secar con otra hoja.

Si el vidrio está demasiado manchado, utiliza una mezcla de agua y bicarbonato de sodio. En último lugar, limpia con la técnica del periódico mojado.

Existen diferentes maneras de limpiar los vidrios de las ventanas.

Para lavar los platos

Si lavas la vajilla a mano, puedes hacer una mezcla con tres cucharadas de jabón blanco rallado en tres litros de agua, media taza de vinagre blanco y el zumo de un limón. En cambio, si usas lavavajillas, coloca directamente tres cucharadas de jabón neutro rallado y llena el recipiente con vinagre.

El jabón se puede suplantar por bicarbonato de sodio. Para quitar la comida adherida en las ollas, deja en remojo con agua toda la noche, quita el agua y friega con un poco de arena y un paño limpio. Ten cuidado porque esta receta no es apta para elementos con teflón.

Para limpiar la cocina

Si quieres que tu cocina quede realmente reluciente, puedes hacer una mezcla con un litro de agua caliente, dos cucharadas de jabón neutro rallado, una cucharada de bicarbonato de sodio, un chorro de vinagre blanco y la cáscara de un limón (o el zumo de medio limón). Limpia la mesada o la cocina con esta preparación, que también te puede servir para quitar la grasa de los azulejos y pisos.

Para dar brillo a los muebles de madera

Suelen ser los más delicados al momento de limpiarlos y mantenerlos en buen estado. Para lograr este fin, mezcla unas gotas de aceite de limón en medio litro de aceite (puede ser de maíz, de girasol o de oliva por ejemplo).

Acto seguido, humedece un trapo suave con un poco de la preparación y frota con él la madera. El aceite de limón le dará un aroma realmente agradable y desinfectará el material.

Para aromatizar la casa

En último lugar, te contamos que en lugar de usar aerosoles que dañan el medio ambiente puedes quitar los malos olores en todo el hogar prendiendo un incienso o una vela. Otras opciones son colocar una planta aromática en cualquier ambiente, como puede ser menta, romero, lavanda, melisa o tomillo o preparar tu propio aromatizante.

Si optas por esto último, deberás añadir 15 gotas de aceite esencial (el que prefieras) en una botella con agua y pulverizador. Otra opción interesante es dejar flores de jazmín en un recipiente con agua, verás que aromatiza el ambiente en muy poco tiempo.