Recetas con vinagreta de vino tinto

Maite Córdova · 6 octubre, 2018
Una vinagreta de vino tinto nos ayuda a conseguir verdaderas exquisiteces. Por ello, nunca está de más incluirla en nuestras ocasiones especiales para conseguir un buen menú.

Una vinagreta de vino tinto es un acompañamiento para diferentes platos que, al penetrar en los alimentos, no solo hidrata la preparación sino que le da un sabor determinado o bien, aumenta su intensidad. Por lo general, cuenta con ingredientes ácidos como el vinagre o el zumo de limón aunque también pueden haber vinagretas con nata agria y mostaza. La más empleada en la cocina cotidiana es la que mezcla vinagre de vino tinto con aceite.

Como acompañamiento de carnes rojas, conviene prepararla con ingredientes de sabor fuerte, como lo son la mostaza de Dijon, la nata agria, el queso azul y el zumo de cítricos; por su parte, para una ensalada resulta mejor prepararla con un toque de yogur o simplemente un poco de vinagre y aceite de oliva. A continuación te brindaremos varias recetas para distintas preparaciones.

Vinagreta de vino tinto multiusos

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo fresco
  • ¼ taza de aceite de oliva (50 g)
  • 1 cucharadita de orégano seco (5 g)
  • 2 cucharaditas de sal kosher (10 g)
  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto (30 ml)

Preparación

  1. Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en trozos pequeños.
  2. En un recipiente, vertemos el vino y lo mezclamos con el orégano y la sal.
  3. A continuación añadimos el aceite de oliva y el ajo picado.
  4. Mezclamos con una cuchara hasta disolver la sal. Podemos reservarlo en el refrigerador o a temperatura ambiente.

Vinagreta de vino tinto para carnes rojas

Ingredientes

  • Una pizca de sal
  • ½ pastilla de caldo de res (unos 6 g)
  • Pimienta negra recién molida (al gusto)
  • ½ taza de repollo morado (unos 50 g)
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico (30 ml)
  • 3 cucharadas de vino tinto seco (30 ml)

Lee este artículo: Aprende a preparar cubitos de caldo casero

Preparación

  1. Limpiamos y cortamos el repollo morado en julianas. A continuación, lo ponemos a cocer en agua caliente (la cantidad justa) con la pastilla de caldo de res. Removemos constantemente hasta que se disuelva por completo.
  2. Cuando se haya cocido el repollo, lo salteamos en una sartén con un poquito de aceite de oliva y pimienta negra.
  3. Una vez salteado el repollo, lo volvemos a llevar a la olla con el caldo de res para procesarlo con ayuda de la batidora de mano. Mientras mezclamos, añadimos tanto el vinagre balsámico como el vino tinto.
  4. Dejamos enfriar a temperatura ambiente antes de llevar a refrigeración.

Vinagreta de vino tinto para carnes blancas

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta (a gusto)
  • 1 cebolla pequeña
  • Hierbas aromáticas (al gusto)
  • ½ taza aceite de colza (100 ml)
  • 3 cucharadas de vinagre de sidra (45 ml)
  • 2 cucharadas de azúcar (30 g)
  • 2 cucharadas de vino tinto (30 ml)
  • ¼ taza aceite de oliva virgen extra (50 g)
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon (10 g)

Preparación

  1. Pelamos el diente de ajo y lo machacamos con el mortero completamente.
  2. Pelamos y cortamos la cebolla en dados pequeños. Seguidamente, procedemos a procesarlos con ayuda de la batidora de mano o la licuadora.
  3. En un recipiente, mezclamos todos los ingredientes secos y la crema de cebolla.
  4. Añadimos el ajo, la mostaza, los aceites y el vino.
  5. Removemos con movimientos envolventes hasta conseguir que la mostaza adquiera una consistencia muy líquida (esto significará que se ha integrado por completo la mezcla).
  6. Agregamos las hierbas aromáticas, removemos y reservamos.

Descubre: 10 ideas para que tus ensaladas sean más originales, variadas y nutritivas

Vinagreta de vino tinto para ensaladas

Ingredientes

  • Una pizca de sal
  • 2 cucharadas de vino tinto (30 ml)
  • ½ taza de zumo de fresas (125 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)
  • 1 cucharadita de pimienta recién molida (5 g)
  • Opcional: 1 cucharadita de mostaza de Dijon (5 g)

Preparación

  1. Preparamos el zumo de fresas y mezclamos con la cucharada de zumo de limón. Mantenemos en refrigeración hasta que sea el momento de utilizarlo.
  2. Aparte, mezclamos la mostaza de Dijon con el vino tinto, el aceite, la sal y la pimienta negra.
  3. Agregamos a la mezcla el zumo de fresas y removemos hasta integrarlo todo. Reservamos.

Como hemos podido ver, la vinagreta es una preparación muy fácil de llevar a cabo que admite diversos ingredientes; por ende, no resulta aburrida. Sin embargo, es muy importante ser comedidos con el uso de sal, ya que al añadirse en exceso se puede opacar el resto de los ingredientes y tener un gusto desagradable.

Una vinagreta de vino tinto nos ayuda a conseguir verdaderas exquisiteces. Por ello, nunca está de más incluirla en nuestras ocasiones especiales para conseguir un buen menú. Independientemente del plato que se vaya a servir, siempre habrá una buena vinagreta con la que podamos acompañarlo. En este sentido, el truco está en saber combinar y potenciar los sabores.