Recetas de alimentos para hacer en casa y no comprar más

1 octubre, 2014
Al preparar nuestros propios alimentos en casa, además de ahorrar dinero, nos aseguramos de que todos sus ingredientes son naturales y de que no contienen conservantes nocivos

Cuando vas a comprar tu comida para la hora del almuerzo en la oficina, o al llegar a casa cuando llamas al delivery, ¿te has puesto a pensar cuánto gastas en comida, que en la mayoría de los casos no es para nada saludable? En la siguiente nota podrás conocer varias recetas de alimentos para hacer en casa y no comprar más, que te sacarán de cualquier apuro y permitirán seguir una alimentación más natural y variada.


Comidas caseras para el desayuno

Barras de granola

Son un alimento repleto de vitaminas y proteínas, que te llenan de energía desde la mañana. Puedes hacerlo tu mismo colocando en un recipiente un puñado de avena, otro de nueces, otro de almendras y varias cucharadas de miel. Si te gustan otros ingredientes, como pasas de uva, no dudes en añadirlo. Mezcla bien y lleva al horno hasta que quede como una barra. Corta las porciones como más te guste.

Cereales

Es frecuente comer yogur o leche con cereales en el desayuno. Los copos que compras en el mercado los puedes sustituir con nueces tostadas, frutos secos y avena. Para más energía, fresas cortadas en cubitos.

los-cereales

Panqueques

En vez de consumir harina refinada podrás aprovechar y hacerlos con integral. Las pasas de uva son perfectas para esta receta y te darán fibras adicionales, sin sumar demasiado azúcar. Te servirá para mejorar la digestión y a la vez, sentirte saciado por más tiempo.

Mermeladas

¿Sabías que puedes hacer mermelada y jalea de casi cualquier cosa? Y no tener que comprar en el mercado, sobre todo, para evitar los conservantes y los aditivos. La de fresa es la más tradicional, pero puedes hacer de manzana, de naranja, de durazno, de plátano, de pera, etc. Pon en un cazo a hervir con la misma cantidad de fruta, agua y azúcar y deja que se espese.

Comidas caseras para entrehoras

Hummus

Es una deliciosa receta de origen árabe hecha con garbanzos triturados junto con ajo, aceite de oliva, zumo de limón, comino y pimentón. Deja los garbanzos en remojo toda la noche y cocínalos por dos horas. Luego mézclalos con los demás ingredientes y un poco de agua de la cocción, hasta que te quede como una pasta. Perfecto para untar con tostadas o galletas al atardecer.

Quesos suaves

Puedes hacer tus propios quesos, no es para nada difícil. La ricotta por ejemplo, se usa mucho y siempre van a estar frescos en tu nevera para consumirlos cuando deseas.

queso

Guacamole

Esta salsa mexicana es realmente fácil de hacer y no requiere ninguna cocción. Corta por la mitad un aguacate o palta, quita la pulpa y mezcla con cebolla, cebollín, pimiento rojo y verde y zumo de limón. Puedes añadir un poco de aceite de oliva y ajo, según tus gustos. Haz tortillas de harina integral para acompañar.

Tortillas

Algo tan sencillo de hacer que no vale la pena comprarlo hecho. Debes mezclar harina, aceite y sal y separar bollos pequeños, que luego los estiras hasta que queden bien finos. Cocina “vuelta y vuelta” con un poquito de aceite hasta que se doren. Las puedes poner en el congelador y sacar cuando tengas hambre.

tortitas-calientes (hot-cakes)

Bocadillos de fruta

Deja secando las cáscaras de las frutas como ser naranjas o toronjas. Añade limón, azúcar y especias (opcionales) y come. Es ideal para cuando tienes ansiedad por algo dulce y falta mucho para la hora de la cena.

Mantequilla

Puedes usar cualquier tipo de semilla para hacer una mantequilla deliciosa y saludable. Una de las mejores es la de nuez, pero las variedades son infinitas.

Pan

La buena noticia de hacer el pan uno mismo es que se puede usar harina integral, por ejemplo, y además añadir semillas. También se puede hacer dulce añadiendo pasas de uva o un poco de miel.

Sopa

La típica sopa instantánea que todos conocemos (así como también algunas pastillas de caldo) no son buenos para nuestra salud, porque contienen conservantes. Para evitar esto, corta todo tipo de vegetales (puerro, patata, zapallo, apio) y una vez que estén blandos, deja enfriar y dispón en recipientes individuales o para varias porciones. Coloca en el congelador y saca cuando vayas a tomar.

sopa_de_verduras

Recetas caseras para el almuerzo o la cena

Burritos

Son parecidos a las tortillas, pero su consistencia es diferente. Los puedes rellenar con lo que quieras, desde vegetales a carnes, pollo o quesos. Envuelve en papel aluminio, congela por porciones y lleva al refrigerador.

Aliño para ensaladas

El aceite de oliva y el vinagre balsámico no deben faltar en tu cocina. Los puedes mezclar con diferentes ingredientes y dejar macerar. En el caso del aceite, con hojitas secas de laurel, albahaca, romero, etc. Para el vinagre, nada mejor que unas zanahorias, berenjenas y cebollas al escabeche.

aceite-de-ajo

Pastas

Es tan fácil como mezclar harina, huevos, aceite y sal. Amasas y luego cortas del tamaño que deseas. Nada más delicioso para agasajar a tu familia. Y la buena noticia es que se pueden guardar en la nevera para usar cuando quieras.

Salsa de tomate

Los tomates enlatados o en envases de cartón no son buenos para nuestro organismo. Para evitar usarlos, aprovecha la receta casera, que consta de, básicamente, tomates y especias. Quita la piel con agua caliente y corta en rodajas. Luego añade orégano, albahaca, tomillo, romero y sal y echa en un cazo con un poco de agua.

tomate

Te puede gustar