Varias recetas para la pizza de longaniza

Francisco María García · 27 enero, 2019
A la pizza de longaniza se le pueden añadir varias especias como el orégano, el tomillo o la albahaca. Así se le da un toque diferente. Aprende a prepararla aquí.

La pizza es una comida muy popular en todo el mundo. Sus ingredientes varían según las preferencias de cada quien, por lo que se pueden encontrar múltiples combinaciones.A continuación, veremos algunas ideas y recetas para preparar una deliciosa pizza de longaniza.

La masa de la pizza de longaniza

La base de la masa siempre será la misma: harina, levadura, agua, sal y aceite de oliva. A esta base se le puede añadir una gran variedad de aliños o hierbas secas. Por ejemplo: orégano, tomillo o albahaca, con la finalidad de darle un toque diferente. Existen incluso masas de pizza hechas, por ejemplo, con tinta de calamar.

El tiempo de reposo y la forma de amasar también varían de una receta a otra, así como el grosor del disco al extender la masa. Es importante seguir los pasos y los tiempos de fermentado.

Si prefieres que tu pizza sea más bien crujiente, la masa deberá ser fina. Mientras que, si quieres que tu pizza sea más esponjosa y densa, lo mejor será que la masa la hagas gruesa.

La salsa para la pizza de longaniza

La salsa es un componente esencial de cualquier pizza.

En cuanto a la salsa de la pizza, tradicionalmente consiste en una buena salsa de tomate y queso mozzarella. Sin embargo, en algunas regiones de Italia también se preparan pizzas sin queso o sin tomate.

El resto de ingredientes son tan variados como la imaginación lo permita. Los más tradicionales son: trozos de jamón, champiñones, aceitunas y anchoas, pero se pueden combinar todo tipo de carnes, mariscos y vegetales. Todo es posible, por algo existe la pizza de longaniza.

 

Pizza de longaniza y rúcula

Ingredientes para la masa

  • 1 taza de harina (200 g).
  • 1 cucharadita de sal (5 g).
  • 1/2 taza de agua caliente (100 mL).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (20 mL).
  • 1 cucharadita y media de levadura instantánea para panadería (7,5 g).

Para el relleno

  • 1 cebolla pequeña (30 g).
  • 1 taza de mozzarella (100 g).
  • Hojas de rúcula (al gusto).
  • Longanizas (cantidad al gusto).
  • 1 taza de salsa de tomate (100 g).

Preparación

  1. Para preparar la masa, combina los ingredientes secos, añade el agua poco a poco y el aceite. Mezcla con las manos y amasa hasta obtener una bola uniforme y lisa.
  2. Deja reposar la masa cubierta (con film o con un paño de cocina) hasta que haya doblado su tamaño (aproximadamente una hora y media).
  3. Mientras tanto, pon las longanizas troceadas en una sartén y cocínalas durante aproximadamente cinco minutos, dándoles vueltas.
  4. Corta la cebolla en juliana.
  5. Saca los tallos y lava las hojas de rúcula.
  6. Cuando la masa esté lista, pon un poco de harina en la mesa de trabajo y estírala con las manos hasta obtener la forma deseada. También se le puede dar forma en el aire, con los puños.
  7. Pon la salsa de tomate. Si no tiene sal, añade un poco.
  8. Agrega el queso mozzarella en pedazos o rallado.
  9. Pon la cebolla y las longanizas en rodajas.
  10. Coloca la pizza en una bandeja circular para horno.
  11. Hornea a 200º C durante 15 a 20 minutos en horno previamente calentado.
  12. Retira del horno, pon las hojas de rúcula por encima y sirve.
El horno debe estar precalentado antes de meter la pizza de longaniza.

Ver también: Las increíbles propiedades de la rúcula.

Pizza de longaniza y pimientos asados

Ingredientes para la masa

  • 2 tazas de harina (200 g).
  • Orégano seco y sal (al gusto).
  • 1/2 taza de agua tibia (100 mL).
  • 1 cucharada y media de levadura (15 g).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (30 g).

Para el relleno

  • 2 cebollas (60 g).
  • 1 pimiento rojo (30 g).
  • 1 pimiento verde (30 g).
  • 5 o 6 longanizas (30 g).
  • Salsa de tomate (la cantidad que se prefiera)
  • 1 taza y media de queso mozzarella (150 g).
  • Sal, pimienta y aceite de oliva (al gusto).

Ver también: El pimiento, gran fuente de vitaminas.

Preparación

  1. Para hacer la masa, mezclar la harina, la levadura, el orégano y la sal. Añadir poco a poco el agua tibia y el aceite. Amasar hasta que esté lisa.
  2. Dejar reposar durante aproximadamente una hora, hasta que doble su volumen.
  3. Mientras tanto, poner los pimientos en el horno o directamente en el fuego de la cocina (con mucho cuidado de no quemarse). Cuando la piel esté tostada, casi negra, retirar y dejar enfriar un poco.
  4. Pelar los pimientos y cortarlos en tiras.
  5. En una sartén, poner un chorrito de aceite de oliva y dorar la cebolla, añadir los pimientos y salpimentar. Agregar las longanizas en rodajas. Reservar.
  6. Cuando la masa esté lista, extender con un rodillo hasta formar un disco. Se puede hacer más gorda o más fina, según gustos.
  7. Poner encima la salsa de tomate y repartirla de forma homogénea (se puede utilizar una brocha de cocina).
  8. Añadir la mezcla de longanizas, cebollas y pimientos.
  9. Colocar por encima el queso mozzarella en rodajas.
  10. Poner la pizza en un molde redondo y hornear durante aproximadamente 20 minutos en horno precalentado, a 200º C.