3 deliciosas recetas que harán que tu hijo ame las verduras

A continuación te presentamos algunas deliciosas recetas que harán que tu hijo ame las verduras. El secreto no solo está en el sabor sino en la presentación.

Para hacer que tu hijo ame las verduras no necesitas romperte la cabeza ni desesperarte buscando recetas elaboradas. Al contrario, todo se trata de simplificar un poco las comidas y jugar con las presentaciones. Y es que, a la hora de enseñarle a los niños a comer, la clave está en cómo la comida entra por los ojos.

Siempre que una comida se vea agradable a la vista, los niños estarán mucho más dispuesto a probarlas. En el caso de las verduras, al jugar con sus colores y formas, podemos conseguir que los niños se las coman sin poner demasiada resistencia y, a la larga, con mucho gusto.

Misión: hacer que tu hijo ame las verduras

Hay niños que disfrutan al comer palitos de zanahoria cruda con un poco de mayonesa o alguna salsa casera. Hay otros que se aficionan a los tomates en diversas comidas. Por supuesto, este logro requirió cierto esfuerzo por parte de sus padres.

Aunque hay muchos padres que optan por incluir las verduras, hortalizas y demás en preparaciones ”ocultas” (batidos, licuados, etcétera) no todos comparten esta estrategia, ya que se considera que favorece la familiarización con los diversos alimentos ni ayuda a desarrollar la curiosidad por los mismos.

El niño debe saber qué come para obtener datos y, en función de la experiencia, pueda establecer qué es de su agrado y qué no, entre otras cuestiones.

Nosotros queremos apelar a ese sentido de curiosidad que trae todo niño. Por eso, nuestra propuesta de recetas para niños incluye platillos que son divertidos de preparar así como de comer. Sabemos que el área lúdica del niño le motivará para que pueda comer sus verduras. Lo consideramos un estímulo apropiado y que nos ayudará a que se genere el hábito de comer saludablemente.

Lee también: Receta saludable hecha con verduras

1. Uno o más ratoncitos de patatas

Patatas.

Bien, comenzaremos con una verdura que es de las más “populares” entre los niños: la patataEsto nos puede ayudar a introducir el resto de las verduras ya que no es la patata la única verdura que incluiremos. 

Ingredientes

  • Uvas pasas (al gusto).
  • 4 patatas (250 g).
  • 4 cebollinos (200 g).
  • 4 rabanitos (280 g).
  • 3 cebolletas (360 g).
  • 4 tomates cherry (45 g).
  • 1/2 vaso de leche (120 mL).
  • Aceite de oliva (al gusto).
  • Sal y pimienta (al gusto).
  • 1/2 taza de queso enmental rallado (60 g).
  • 1 barra grande de mantequilla o margarina (30 g).

Modo de preparación

  1. Lava bien las patatas y báñalas con el aceite de oliva.
  2. Mete al horno a una temperatura de 200°C y déjalas ahí durante 20-25 minutos.
  3. Retira la parte superios de la patata y remueve el contenido de papa hasta vaciar su interior. Permite una capa delgada de patata como pared.
  4. Mezclamos la papa que sacamos con leche, queso emmental rallado, mantequilla, sal y pimienta.
  5. Rellena el interior de la patata con la mezcla anterior.
  6. Aplica queso rayado sobre las patatas y mételas al horno nuevamente hasta que las papas se doren.
  7. Pincha un tomate cherry con un palillo e introdúcelo en un extremo de la patata para que simule una nariz.
  8. Las orejas se las puedes hacer con rebanadas de rábano. Para los ojos utilizaremos las uvas pasas, para la cola, un tallo de cebolleta y hacemos los bigotes con cebollinos.
  9. Habrás conseguido hacer una deliciosa patata en forma de ratoncito. Estamos seguros de que, con este divertido personaje, estarás mucho más cerca de hacer que tu hijo ame las verduras.

2. Gusanito de tomates y hamburguesas

Tomates crudos vs cocidosd

Los tomates son unas frutas muy fáciles de incluir en la alimentación durante la infancia. Su color, de por sí, resulta atractivo para la vista y solo hace falta incluirlo en un platillo divertido para que tu hijo ame las verduras en poco tiempo. ¿Listo? Manos a la obra.

Ingredientes

  • 1 tomate (30 g).
  • 1 aceituna (1 g).
  • 2 tomates cherry (30 g).
  • 1 lata de maíz dulce (425 g).
  • 6 filetes de hamburguesa (500 g).
  • Mostaza o mayonesa (opcional).

Modo de preparación

  1. Fríe los filetes de hamburguesa en la sartén.
  2. Retira la sartén del fuego y deja reposar los filetes unos momentos a temperatura ambiente.
  3. Mientras tanto, corta el tomate en rodajas y déjalo aparte en un plato.
  4. Para formar el gusanito, deberás tomar un filete y amasarlo con las manos junto con algunos trozos de tomate.
  5. Una vez tengas bien formado un gusanito, puedes utilizar un pincho para fijar todos los ingredientes y conservar bien la forma.
  6. Para los ojos del gusanito, coloca dos tomates cherry.
  7. Coloca debajo de los ojos coloca una aceituna para hacer la nariz  y algunos maíces dulces para hacerle la sonrisa.
  8. Puedes prescindir de los maíces en la boca y hacerle la sonrisa con un toque de mostaza o mayonesa. Recuerda que puedes incluir algunas variaciones a las recetas para lograr que tu hijo ame las verduras de una forma amigable y espontánea.
  9. Por otra parte, nunca está de más que incluyas una hoja de lechuga debajo del cuerpo del gusanito. De esta manera, el plato tendrá más color y, por ende, mayor atractivo.

Visita este artículo: 5 razones para comer más tomates

3. Un as bajo la manga: el barco nevado

Ramo de espárragos.

Ingredientes

  • 1 remolacha (80 g).
  • 6 espárragos (30 g).
  • Puré de patatas (400 g).
  • 3 rodajas pequeñas de rábano (70 g).
  • 1 cucharadita de zanahoria picada (10 g).

Modo de preparar

  1. Para construir el barco, deberás tomar como base los espárragos. Una buena idea consiste en tomar un espárrago grande será la base o el fondo de nuestro barco. Dos pequeños para los lados y uno más largo para la parte superior.
  2. Utiliza el espárrago más grande para levantar la vela. Utiliza dos pedazos pequeños para una bandera.
  3. Rellena el cuerpo de tu barco con puré de patatas para que parezca que ha nevado. Incluso puedes poner parte del puré afuera en el “mar” que rodea al barco.
  4. Corta tres rodajas de remolacha (pequeñas) para que simulen las ventanillas.
  5. Utiliza la zanahoria para cubrir la base de la bandera.
  6. Agrega una pizcla de sal y listo, con este barco seguramente lograrás que tu hijo ame las verduras o, por lo menos, esta receta.