Recetas de leches vegetales para la merienda

Las bebidas vegetales son una opción saludable y distinta a la hora de la merienda. Puedes agregarlas al café, a tus batidos o incluso a tus sopas de verdura. Solo debes ocupar tu creatividad y estas recetas te sabrán a gloria.

Quizás el horario de las tardes sea el que más antojos provoca durante el día. Es difícil no seguir el impulso de satisfacer esos pequeños caprichos que tanto nos gustan y que son irresistibles. No obstante, también existen maneras saludables de saciar el hambre de media tarde. Nos referimos a 3 recetas con leches vegetales para la merienda.

Son opciones especiales para veganos y para intolerantes a la lactosa. De esta forma, verás que es posible darse un pequeño gusto a mitad del día de una forma sana y apta para casi todo el mundo.

Algunos ingredientes de las leches vegetales son la avena, la soja, la quinoa, las almendras o el coco. Cargan de sabor y textura a nuestras bebidas como si fueran leche de vaca.

Además, entregan un toque distinto según el ingrediente que uses. Por ejemplo, la leche de coco es especial para preparaciones más tropicales, mientras que la leche de avena queda perfecta con el café de media tarde. Lo que une a estas recetas es que son excelentes para tomar en la merienda.

Bebidas con leches vegetales para la merienda

1. Leche de almendras

Almendras y leche de almendras.
Una excelente opción para mezclar con café: la leche de almendra.

La leche de almendra es una de las mejores opciones entre las leches vegetales para la merienda. Es sabrosa, económica y fácil de encontrar. Puedes adquirirla en los supermercados o en tiendas ecológicas de tu barrio. Sin embargo, recuerda revisar que no tenga azúcar añadido si estás intentando mantener una alimentación saludable y equilibrada.

Ingredientes

  • 1 taza de almendras 
  • 4 dátiles
  • 2 tazas de agua (500 mL)

Preparación

  1. En primer lugar, toma en cuenta que debes iniciar esta receta la noche anterior. 
  2. Procura remojar las almendras en un recipiente grande con agua.
  3. Pasada la noche, deberás remover la piel de las almendras y lavarlas para eliminar impurezas.
  4. Luego, empleando un robot de cocina o batidora eléctrica, batirás las almendras, los dátiles y el agua durante unos dos minutos.
  5. Después, debes colar el líquido en una bolsa de tela o en una gasa grande para apartarlo de la fibra.
  6. Finalmente, guarda en un envase la bebida y guarda en la nevera para conservar.

También puedes leer: 3 infusiones caseras para disfrutar en tus meriendas

2. Leche de avena

Avena y leche de avena.
La leche de avena es una gran opción para veganos y vegetarianos.

Esta particular bebida se emplea con mucha frecuencia en la realización de tortas o preparaciones veganas. De hecho, tiene un sabor neutro que encaja siempre ya sea con tu café, en tus sopas o en un smoothie.

Ingredientes

  • 1 taza de avena en hojuelas
  • 6 dátiles sin hueso
  • 3 tazas de agua (750 mL)
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla (30 mL)

Quizás te interese leer: 6 ideas de desayunos con avena

Preparación

  1. También en esta receta deberás dejar los copos de avena en un recipiente con toda el agua durante la noche.
  2. A la mañana siguiente, batirás por 2 minutos hasta que los ingredientes estén bien integrados.
  3. Después deja reposar por 1 hora para que se asienten los ingredientes.
  4. Por último, deberás colar al menos 3 veces la leche de avena. La idea es dejar atrás todos los remanentes que no necesitas.

3. Leche de plátano

Leche de plátano.
La leche de plátano tiene un sabor dulce que acompañará a tus batidos y meriendas.

Aunque hemos probado los plátanos en batidos con leche de origen animal, nada te impide utilizar esta fruta para elaborar una nutritiva bebida vegetal. Una excelnte opción entre las leches vegetales para la merienda.

Ingredientes

  • 2 plátanos (650 g)
  • 2 tazas de agua (500 mL)
  • 4 dátiles sin hueso
  • 1 cucharada de extracto de vainilla (15 mL)
  • 1 taza de hielo (120 g) (opcional para un granizado)

Preparación

  1. Esta vez no tienes que dejar remojando nada. Te llevará muy poco tiempo preparar esta deliciosa receta. 
  2. Primero remueve la piel de los plátanos y córtalos en rodajas.
  3. Luego, añadirás todos los demás ingredientes dentro de una batidora eléctrica o licuadora.
  4. Después, asegúrate de incorporar el hielo (si lo deseas más granizado) y batirás por 2 minutos.
  5. Finalmente, refrigera para servir fresquito.