Recetas que te ayudan a mejorar la circulación

¿Sabías que los frutos secos contienen ácidos grasos que nos ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos? Además favorecen en gran medida la salud cardiovascular.

En vista de que se ha destacado la importancia de mantener un estilo de vida saludable y, sobre todo, una alimentación equilibrada y rica en nutrientes que favorezcan la buena circulación, muchas personas buscan recetas para su dieta.

A continuación, te facilitamos algunas recetas originales y deliciosas para que disfrutes de ricas comidas, con ingredientes que favorecerán tu salud cardiovascular. Pero recuerda, es necesario que cuides también tu hidratación y lleves a cabo todas las indicaciones de tu médico. 

Recetas para mejorar la circulación

Las siguientes recetas tienen ingredientes que no solo nutren al organismo sino que también, lo ayudan a eliminar todos aquellos posibles líquidos retenidos. Y dado que, cuando hay mala circulación, los síntomas más molestos vienen a ser la inflamación, pesadez y dolor por la retención de líquidos, estas recetas ayudan a aliviar dichas molestias y, con ello, mejorar la circulación.

No obstante, es importante destacar que ningún alimento ni remedio natural constituye una ‘cura’ en sí para ningún tipo de dolencia o trastorno. Por ello, no se debe recurrir a ellos como medida principal ni desestimar el tratamiento pautado por el médico.

1. Crema de calabaza y cúrcuma

Una rica crema de calabaza y cúrcuma es una excelente forma de aportarle al organismo fibra, vitamina C, potasio, antioxidantes y otras sustancias que, en suma, ayudan a mejorar la circulación.

La calabaza es un vegetal rico en fibra, tanto soluble como insoluble, por lo que ayuda a mejorar considerablemente el tránsito intestinal. A su vez, es rica en vitamina A, que potencia el sistema inmune y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, la calabaza también ayuda a reducir la absorción de la grasa en las arterias.

Ahora bien, dado que las dietas para mejorar la circulación se destacan por ser bajas en sal, es necesario emplear otros condimentos para darle sabor a las comidas. Además de las hierbas aromáticas, se puede recurrir a especias como la cúrcuma.

La cúrcuma es una especia cuyo principal componente beneficioso para la salud es la curcumina. Dicha sustancia tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Por ello, resultará ideal al incorporarla a una crema de calabaza.

Al cocer la calabaza, añadiremos una pizca de cúrcuma en polvo. En conjunto, obtendremos un plato delicioso y con grandes propiedades antiinflamatorias que, sin duda, son muy convenientes en caso de presentar: sensación de pesadez, cansancio, inflamación de las extremidades u otras molestias derivadas de la mala circulación.

Cuando la crema esté lista se le pueden añadir una cuantas semillas de calabaza, ya que son ricas en vitamina E. Esta vitamina protege los tejidos del cuerpo y fluidifica también la sangre, lo cual nos ayuda a prevenir los coágulos.

2. Batido de naranja, papaya y jengibre

Un batido junto con el desayuno o como merienda, no solo ayuda a saciar el apetito y a mantenernos activos. También nos ayuda a refrescarnos y a mejorar nuestra salud, incluyendo, la circulación.

Al igual que en la receta anterior, este batido cuenta con ingredientes ricos en fibra y nutrientes que son clave para la salud cardiovascular; en especial: vitamina C y antioxidantes.

Mientras que la naranja y la papaya nos aportan vitamina C, que fortalece las paredes de los capilares sanguíneos y arterias, el otro ingrediente, el jengibre, viene a ser un excelente estimulante que, además, favorece especialmente la deglución. ¿Y cómo lo consigue? Estimulando la producción de saliva. En consecuencia, promueve el tránsito intestinal.

Para preparar esta bebida, solo será necesario mezclar todos los ingredientes en la licuadora, junto con un poco de agua. Y aunque se puede endulzar con miel, sirope de agave o azúcar de caña, lo más recomendable es disfrutarlo sin ninguno de estos.

3. Pesto de rúcula al romero

El romero es una planta que resulta muy beneficiosa para la salud cardiovascular, dado que contiene taninos, ácido rosmarínico, rosmaricina y hierro. Y si bien se utiliza regularmente en la cocina mediterránea a modo de especia, existen otras formas de incorporarlo a las comidas, una de ellas viene a ser el pesto de rúcula al romero.

La rúcula viene a constituir el aporte de fibra mientras que el romero, viene a ser el ingrediente que estimulará el sistema circulatorio. Para preparar el pesto, será necesario mezclar los siguientes ingredientes:

  • Romero fresco.
  • 2 dientes de ajo crudo.
  • 1 taza de rúcula fresca (100 g).
  • 1 cucharadita rasa de sal marina (5 g).
  • 2 puñados de piñones o nueces (30 g).
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (50 ml).

4. Jugo picante de tomate

El tomate es una fruta rica en carotenoides, vitamina C. Destaca, sobre todo, el licopeno, un nutriente antioxidante que estimula la circulación sanguínea y nos ayudará tanto a prevenir problemas cardiovasculares como a aliviar dolencias. Para aprovecharlo de una manera distinta, podemos preparar un jugo de tomate con una pizca de pimienta cayena.

La pimienta de cayena es una especia que contiene capsaicina, una sustancia que estimula la secreción de saliva y que, por tanto, facilita la digestión. Por otra parte, es una fuente importante de vitamina C, que también ayuda a estimular la irrigación sanguínea. En esta receta, utilizaremos apenas una pizca, ya que tiene un gusto muy fuerte.

Descubre: Razones para comer pimienta de Cayena

Recuerda

Las recetas mencionadas anteriormente son una forma de alimentación complementaria. No es saludable llevar una dieta basada solamente en batidos ni en un determinado grupo de alimentos. Para poder gozar de todos los beneficios que nos brindan los diversos ingredientes, es importante mantener un equilibrio y cuidar la variedad.

Por otra parte, no hay que olvidar que, la hidratación y una rutina de ejercicios diaria también nos ayudarán a sumar puntos, en términos de bienestar.