Recetas para hacer salsa con cebolla y ajo

Francisco María García · 3 junio, 2018
La salsa con cebolla y ajo es una base de alto nivel nutritivo y culinario, a partir de la cual se pueden sumar muchos ingredientes y elaboraciones

Cebolla y ajo son dos ingredientes frecuentes en el momento de sazonar y condimentar las comidas. De igual manera, se trata de alimentos con sabores y aromas fuertes, lo que tal vez provoque ciertas dudas en algunos comensales al momento de combinarlos.

Sin embargo, en su justa proporción, las distintas variedades de salsa con cebolla y ajo son opciones ideales para romper la rutina y la monotonía en nuestros platos.

Formas de preparar salsa con cebolla y ajo

Siempre atendiendo las preferencias y los gustos de los comensales, la cebolla y el ajo sirven para acompañar distintos tipos de platos: carnes rojas o blancas, pescados, guisos o ensaladas. También sándwiches, pizzas o tacos. Esta versatilidad permite su presencia en comidas a cualquier hora del día: desayunos, almuerzos, cenas o aperitivos.

Además de su aporte de sabor a los platos, cebolla y ajo son ingredientes altamente nutritivos. También cuentan con propiedades regenerativas y depurativas, explotadas por las sociedades humanas desde la antigüedad.

Cebolla para los esguinces.

Receta tradicional de cebolla y ajo

Ingredientes

  • 10 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)
  • 3 cebollas grandes
  • 1 cucharada de mantequilla (20 g)
  • 2 cucharadas de harina de maíz (maicena) (30 g)
  • 1 cucharada de miel (opcional) (25 g)
  • ½ vaso de vino (al gusto) (100 ml)

Preparación

  1. Pelar el ajo y picar en trozos pequeños (no triturar ni machacar).
  2. Picar la cebolla de forma pequeña.
  3. Llevar a una sartén la mantequilla y el aceite. Colocar a fuego lento sobre la estufa hasta que la mantequilla esté derretida.
  4. Añadir la cebolla y el ajo. Mantener a fuego medio por cinco minutos.
  5. Incorporar la miel a la preparación, en caso de optar por la utilización de este ingrediente. Mantener a fuego lento durante veinte minutos, revolviendo frecuentemente
  6. Añadir el vino. Agregar de igual forma la harina de maíz, para espesar la salsa. Mantener a fuego lento 10 minutos o hasta que espese, sin dejar de revolver.

Otra receta de salsa de cebolla y ajo 

Ingredientes

  • 4 cebollas grandes
  • 6 dientes de ajo
  • 1 vaso de caldo de carne (200 ml)
  • ¼ de vaso de harina (50 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (15 ml)
  • Sal (al gusto)

Preparación

  1. Pelar las cebollas y cortar en láminas o juliana.
  2. Picar en trozos pequeños los dientes de ajo.
  3. Llevar al fuego el aceite dentro de una sartén. Cuando esté bien caliente, añadir las cebollas y los ajos. Mantener a fuego muy lento por 10 minutos.
  4. Añadir el caldo de carne, la harina y la sal. Revolver constantemente para evitar la formación de grumos.
  5. Mantener a fuego lento 10 minutos adicionales.
  6. Verificar el punto de sal.

Mayonesa de cebolla y ajo

La tradicional salsa con cebolla y ajo también se puede convertir en una deliciosa mayonesa. Una preparación igual de versátil, que puede emplearse como complemento de sándwiches o para aderezar pastas, entre otras posibilidades.

Ingredientes

  • 2 cebollas grandes
  • 1 ramita de cilantro
  • El jugo de un limón
  • 1 huevo
  • 3 dientes de ajo
  • ¼ vaso de aceite de girasol (50 mL)
  • Sal y pimienta (al gusto)

Preparación

  1. Picar las cebollas en cuartos y llevarlas a la licuadora o trituradora, junto con el cilantro, los dientes de ajo y el huevo.
  2. Licuar o triturar, añadiendo de forma lenta y progresiva el aceite.
  3. Sin detener la licuadora, sumar el jugo de limón, la sal y la pimienta.
  4. Al conseguir la consistencia deseada, estará listo para servir.

Pollo en salsa de cebolla y ajo

Más que un aderezo o como acompañante de gran variedad de platos, snacks o aperitivos, la salsa con cebolla y ajo puede incluirse de manera directa dentro de los saludables ingredientes de diversas recetas.

Ingredientes

  • 1 vaso de aceite (200 ml)
  • ½ kilo de pollo (muslos y alitas)
  • 6 dientes de ajo
  • ¾ vaso de vino blanco (150 ml)
  • 1 vaso de caldo de pollo (200 ml)
  • 1 cebolla grande
  • Harina para espolvorear

Preparación

  1. Colocar el aceite en una sartén y llevar al fuego. Cuando esté bien caliente, poner a freír las piezas de pollo, previamente enharinadas. Una vez listas, retirar de la sartén y reservar.
  2. En el mismo aceite, colocar los dientes de ajo y las cebollas, previamente troceados, y dorar.
  3. Añadir la mitad del vino blanco. Cocinar hasta que se evapore.
  4. Sumar el caldo y el resto del vino. Incorporar de nuevo a la sartén las piezas de pollo y mantener a fuego lento entre 15 y 20 minutos.