¿Es recomendable despertar al bebé para alimentarlo?

En algunas ocasiones es necesario despertar al bebé para alimentarlo. Hacerlo o no dependerá de factores como la edad, el peso y la salud del pequeño

Muchos padres se preguntan si deberían o no despertar al bebé para alimentarlo. Si eres padre o madre primeriza, seguramente ya te habrás hecho esta pregunta. No debes preocuparte: los temas de sueño y alimentación siempre ocasionan ese tipo de dudas entre los padres.

Hoy en día existen opiniones encontradas. Por un lado, algunos afirman que es necesario que los bebés se alimenten cada 2 a 4 horas sin falta. Incluso, bajo el deber de despertar a los pequeños. No obstante, en este artículo analizaremos si es recomendable despertar al bebé para alimentarlo o no.

¿Cuánto debe dormir un bebé?

En primer lugar, debemos conocer sobre los hábitos de sueño saludables en los bebés. Esto será de ayuda para determinar si se debe o no despertarlos mientras duermen o si esto incide en su desarrollo.

Bebé durmiendo.

Los bebés duermen la mayor parte del día, 16 horas como promedio. Generalmente despiertan cada 2 o 3 horas para comer, aunque esto no es una regla.

De hecho, existen numerosos casos de bebés que duermen más de 3 horas. Esto es normal, pues cada niño puede ser totalmente diferente.

Descubre: ¿Cómo enseñar a tu hijo a dormir toda la noche?

El sueño durante los primeros meses

 

Durante los primeros dos meses de vida, el sueño depende del hambre y saciedad del bebé. Por esa razón, cada niño marca su propio ritmo para dormir. Hasta los dos meses, después de comer, el niño inicia el sueño activo y no se le debe despertar.

El sueño activo suele durar de 30 a 40 minutos; en realidad, puede identificarse porque el bebé pareciera inquieto, pero es muy normal. Después de esta fase, el bebé entra en un periodo de sueño profundo, conocido como “sueño tranquilo”.

Es importante reconocer que el aumento en los tiempos de sueño  y que la acumulación del sueño hacia las horas nocturnas inicia generalmente desde los 4 a 6 meses. Hasta ese entonces, el ciclo de sueño y vigilia del pequeño dependen ya del ritmo circadiano y de la luz u oscuridad.

En síntesis, los niños estabilizan sus ritmos de sueño poco a poco; de hecho, se irán asemejando a los ciclos de un adulto y los padres podrán dormir mejor.

El ritmo de alimentación

Como ya hemos comentado, el ciclo de alimentación suele durar cerca de 3 horas. Durante este tiempo, los bebés despiertan, lloran, se les alimenta y vuelven a dormir. También hay que tener en cuenta que el llanto no siempre se debe al hambre.

Si bien el periodo de 3 horas se ha quedado como referencia, no deja de ser solo una estadística. Hay bebés que necesitan alimentarse con mayor frecuencia o hay bebés que necesitan ser despertados por dormir mucho.

¿Lo sabes? 8 cosas que jamás debes hacer a un bebé recién nacido

¿Bajo qué condiciones es recomendable despertar al bebé para alimentarlo?

Madre amamantando a su bebé.

Si un bebé adquirió buenos hábitos de sueño y mantiene un peso apropiado para su edad, entonces no es necesario despertarlo para que coma. No obstante, hay situaciones en las que es necesario hacerlo; de hecho, esto depende de la edad, el peso y la salud del bebé.

En el caso de los bebés recién nacidos, pierden parte de su peso en los primeros días mientras duermen. Esto se debe a que aún no se inicia el proceso de la instauración de la lactancia. Además, su estómago admite muy poca cantidad de alimento por toma.

Como ves, es muy importante que el recién nacido coma frecuentemente. Por ende, es muy seguro que tengas que despertarlo un par de veces en el día (especialmente si tiene poco peso o fue prematuro).

Por otra parte, los padres no deben guiarse estrictamente por el reloj o por el llanto del pequeño. El llanto es solo una señal tardía de que el bebé tiene hambre. Si observas que el pequeño está inquieto, mueve los labios o hace movimientos de succión, es muy probable que debas alimentarlo.

Otros factores que debes considerar

Una vez que el bebé haya alcanzado su peso y que muestre señales de aumento, entonces es apropiado esperar para que despierte por sí solo y pida alimento.

No debes preocuparte por cuánto comen o con cuánta regularidad, sino por factores de desarrollo más importantes como:

  • Aumento de peso de manera constante y estable
  • Si se ve satisfecho entre cada comida
  • Moja seis o más pañales por día
  • Defeca tres o más veces al día

Si tu bebé no cumple con alguno de estos puntos, es aconsejable visitar al médico. Esto servirá para que el especialista revise al pequeño con más atención. Además, podrás recibir las indicaciones necesarias y evitar riesgos en tu pequeño.

Te puede interesar: Niños que mojan la cama: ¿A qué se debe y cómo solucionarlo?

Dar el biberón a tu bebé.

Conclusiones

En resumen, a no ser que sea prematuro, tenga poco peso o no tenga buena salud, no es recomendable despertar al bebé para alimentarlo. Si tu pequeño es sano y dormilón, no te preocupes: déjalo dormir el tiempo que necesite.

Es bueno permitirle al bebé dormir, pues esto le ayudará a crecer físicamente y a desarrollar buenos hábitos de sueño. Por otra parte, es tiempo que podrás utilizar para descansar un poco o realizar algún pendiente. ¿Verdad que dormir es un placer?