7 recomendaciones para bajar el colesterol malo (LDL) y subir el bueno (HDL)

28 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la médico Maricela Jiménez López
Para su transporte en el flujo sanguíneo las moléculas grasas se combinan con proteínas formando lipoproteínas.

Solo escuchar hablar de colesterol asusta a la mayoría de las personas. No obstante, dependiendo de la densidad de esta molécula de grasa puede tener efectos positivos o negativos sobre el organismo. En este artículo te brindamos 6 recomendaciones para bajar los niveles de colesterol malo (LDL) y subir los de colesterol bueno (HDL).

Importancia del colesterol

El colesterol es una molécula de grasa necesaria para cualquier especie animal y, en particular, para la especie humana. Se encuentra en los tejidos y en el plasma sanguíneo y es esencial para crear las membranas citoplasmáticas que regulan la entrada y salida de sustancias en las células. A pesar de que solemos verlo como negativo, el colesterol tiene muchísimas funciones en el organismo siendo precursor en la síntesis de hormonas sexuales como la progesterona, hormonas corticosteroides como el cortisol la producción de vitamina D y sales biliares.

El colesterol se mueve de los tejidos al hígado para su excreción. Como el colesterol viaja a través de la sangre, los excesos se depositan en las paredes de las arterias y, con el tiempo, se producen capas de grasa que las obstruyen.  Ya sea por el consumo excesivo de lípidos o el malfuncionamiento del hígado pueden aparecer grandes problemas de salud como  las enfermedades coronarias y la diabetes.

Revisa también: Dieta semanal para bajar los triglicéridos

¿Colesterol bueno o malo?

Colesterol bueno y malo

Para su transporte en el flujo sanguíneo, las moléculas grasas se combinan con proteínas formando lipoproteínas. Existen dos tipos principales de lipoproteínas que se encargan del movimiento de las grasas o lípidos en la sangre:

Colesterol malo (LDL)

Son lipoproteínas de baja densidad conocidas como LDL (Low Density Lipoproteins) y transportan la mayor proporción de colesterol desde el hígado hasta los tejidos. Los niveles normales de LDL son de menos de 100 mg/dL. Cuando se sobrepasa esta cantidad, puede producirse un transporte reverso de colesterol con la formación de placas en las arterias y células inestables. Esta situación aumenta el riesgo de sufrir un infarto y enfermedades crónicas como la arteriosclerosis. Por eso se le denomina ‘colesterol malo’.

Colesterol bueno (HDL)

Colesterol bueno (HDL)

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL o High Density Lipoproteins) retiran el colesterol de los tejidos y lo trasladan hacia el hígado para eliminarlo. Es por eso que no se considera una amenaza para la salud cardiovascular del cuerpo. Poseer niveles elevados de colesterol HDL es beneficioso porque protege contra las enfermedades cardiovasculares. Por esta razón, es considerado como ‘colesterol bueno’.

Como ya hemos visto, sin el colesterol el cuerpo no podría funcionar correctamente.  Ahora te compartimos:

6 recomendaciones para bajar los niveles de colesterol malo (LDL) y subir los de colesterol bueno (HDL)

El cocinado atractivo de las verduras en la dieta

Un estilo de vida saludable puede influir en los niveles de HDL, por ejemplo: una dieta saludable baja en grasas saturadas, realizar actividad física regular y evitar el consumo de tabaco y alcohol.

  1. Incluir grasas insaturadas en la dieta

Los ácidos grasos insaturados son esenciales para funcionamiento del organismo y su carencia se relaciona con la elevación de los niveles de colesterol malo. Estas grasas saludables se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, los frutos secos y el pescado (pescado azul, sardina, salmón).

  1. Consumir vegetales

Los alimentos de origen vegetal como las frutas, verduras o legumbres son sumamente bajos en grasas además de contribuir con abundantes vitaminas y minerales a tu nutrición. Se ha observado que una alimentación rica en vegetales se ha asociado con disfrutar de una mejor salud en general.

  1. Conservar un peso saludable

Es importante mantener un peso adecuado. La obesidad es un factor que incrementa el riesgo de sufrir desarreglos hormonales que descontrolen el metabolismo de los lípidos.

El sobrepeso suele llevar consigo un aumento del colesterol LDL, una disminución del coelsterol HDL y un aumento del colesterol total.

  1. Realizar ejercicio

Bajar de peso

Se cree que realizar una buena actividad física regularmente puede ayudar a reducir el colesterol malo y elevar el bueno. Esto es debido a que el ejercicio físico habitual nos mantiene en el peso adecuado y evita las consecuencias del sobrepeso que hemos comentado antes.

  1. Reduce el consumo de alcohol y tabaco

Como es bien conocido, el alcohol en exceso puede dañar al corazón y afectar el hígado. Éste, como ya sabemos, participa de manera activa en la eliminación del colesterol. Por lo tanto, mantén el consumo de alcohol a raya y bebe con moderación.

Así mismo, el tabaco contribuye a reducir el colesterol HDL y, en consecuencia, se acumula más colesterol LDL, pudiendo provocar daño en las arterias.

  1. Limita las grasas saturadas

Grasas_saturadas

Alimentos como los huevos, lácteos, mantequilla y carnes son necesarios en una dieta equilibrada. No obstante, hay que vigilar su consumo ya que pueden aumentar los niveles de colesterol en sangre. Evita ingerir productos con alto valor calórico y ricos en sal o azúcares.

También te interesará: 5 preparaciones caseras para controlar el colesterol alto

Como ves, el colesterol es de suma importancia en el proceso de desarrollo humano y fundamental para conservar el equilibrio. A parte de lo que hemos mencionado, también influyen otros datos que no podemos controlar, como los antecedentes familiares, la edad, el sexo, otras enfermedades, etc. Intentemos cambiar entonces lo que está de nuestra mano. ¿Estás listo para llevar una vida sana?