Recomendaciones importantes para prevenir el estrés

Carolina Betancourth · 26 octubre, 2014
Aprender a gestionar bien el tiempo y organizarte el día es una buena forma de prevenir situaciones de estrés

Actualmente, el estrés es uno de los problemas que más afecta a las personas alrededor del mundo. Esta situación se puede deber, entre otras causas, al ritmo de vida tan agitado que la mayoría de las personas tienen que manejar diariamente.

Las excesivas cargas y responsabilidades, así como el deseo de que todas y cada una se cumplan de una manera totalmente eficiente, tienden a provocar sentimientos de angustia. En última instancia, esto se traduce en depresión y, por consiguiente, estrés.

Para tratar de reducir este compendio de síntomas es necesario aprender a controlar la ansiedad. Para ello, el primer paso es asumir que no se puede controlar todo. El tiempo es el que es y, para poder tener una mejor calidad de vida, hay que tratar de emplearlo de manera eficiente. Por ello, hemos preparado este artículo, con mención de algunas recomendaciones que nos ayudarán a prevenir el estrés. ¡Disfrútalas!

La correcta hidratación

Una de las principales recomendaciones que se deben tener en cuenta para prevenir el estrés, es mantener una correcta hidratación. Asíconsumir abundantes líquidos, especialmente agua y jugos sin excesivo azúcar es esencial.

La deshidratación incrementa la producción de cortisol por el cuerpo. Esta hormona, conocida como la “del estrés” pone en marcha en nuestro organismo procesos parecidos a cuando nos encontramos ante una situación de inminente peligro o estrés.

Cuando el organismo recibe la hidratación adecuada, las células pueden hacer sus funciones más adecuadamente. Y ello, contribuye a que nos sintamos mejor, menos pesados. Además la piel adquiere un aspecto terso y suave.

Dormir lo suficiente

Dormir

Dormir las horas que siempre se recomiendan es otra de las medidas a tener en cuenta para prevenir el estés. Un buen y adecuado descanso permite que el cuerpo se recupere del trajín diario. Además, hacer una pequeña siesta por la tarde tras el almuerzo es algo que el cuerpo suele agradecer. Desconectar unos 15 minutos permite que el cerebro recupere energía y pueda afrontar el resto del día con más energía.

Realizar actividad física

Con el fin de reducir la ansiedad provocada por el intenso trabajo, o por estar tanto tiempo sentados frente a un escritorio, se recomienda realizar una caminata diaria. O, si es posible, practicar tu deporte favorito, por lo menos durante unos treinta minutos tres o cuatro veces a la semana.

No importa si se hace en la mañana o en la tarde, lo verdaderamente importante es hacerlo. No sólo por prevenir el estrés y mejorar el estado de ánimo, también porque este tipo de actividades ayudan a tener un mejor funcionamiento de todo el organismo, especialmente el sistema cardiovascular.

Aprender a manejar las relaciones sociales

pareja

Aprender a manejar todo tipo de relaciones es fundamental para prevenir y controlar el estrés. Siempre habrá alguna que otra crítica que pronuncie algo más o menos molesta que puede perjudicar nuestra paz diaria. Por lo tanto, hay que ser tolerantes con este tipo situaciones y aprender a “hacer oídos sordos”.

Especialmente, tratar de mantener la asertividad sin perder el control. Así, cuando se presente un intercambio de opiniones, ya sea con algún familiar, amigo o compañero de trabajo en la que se discrepe, sabrás mantener tu calma y no estresarte.

Adecuar el área de trabajo

Si hay que permanecer mucho tiempo en el mismo sitio de trabajo, lo más conveniente es decorarlo de tal manera que se perciba un ambiente más confortable y agradable. Además, no debemos sobre esforzarnos y tratar de realizar más tareas de las que en realidad podemos, sino programarnos bien el día.

También debemos hacer todo lo posible por tomar pequeños descansos. Salir al balcón o a la ventana a respirar un poco de aire diferente al de la oficina, que es un espacio cerrado, nos hará seguir con las tareas más positivamente.

Tomar un baño antes de ir a dormir

Baño relajante

Al llegar cansado después de la larga jornada laboral, siempre viene muy bien un baño caliente para ir a la cama a disfrutar de un merecido descanso. Estar en paz con nosotros mismos, notando cómo el agua ayuda a nuestros músculos a relajarse, respirar profundo…  Ésta es una costumbre que puede ser de gran ayuda para ir a la cama tranquilos y preparados para descansar. 

Como puedes ver, prevenir las situaciones estresantes es relativamente sencillo si uno se lo propone; sólo es cuestión de saber manejar las emociones y aprender a ser tolerante con las personas que se encuentran a nuestro alrededor, pues cada quien tiene su propio carácter y su manera diferente de pensar y de ver las cosas. Recuerda siempre que hay que aprender a comprender y aceptar esas diferencias para poder convivir en paz.

  • Meadows, J. (2017). Stress. In Spirit and Capital in an Age of Inequality. https://doi.org/10.4324/9781315413532
  • Chrousos, G. P. (2009). Stress and disorders of the stress system. Nature Reviews Endocrinology. https://doi.org/10.1038/nrendo.2009.106
  • Goldstein, D. S., & Kopin, I. J. (2007). Evolution of concepts of stress. Stress. https://doi.org/10.1080/10253890701288935
  • Taíz and Zeiger, & Physiology, S. (1982). Stress Physiology. Plant Physiology.