Recomendaciones para limpiar y desinfectar el hogar

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La limpieza y desinfección del hogar es determinante ante el riesgo de infecciones. Por eso, desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades nos dan algunas recomendaciones.

Nunca está de más aprender algunas recomendaciones para limpiar y desinfectar el hogar. Además, cuando un miembro de la familia cae enfermo, es conveniente hacer un esfuerzo extra en la limpieza del hogar para reducir el riesgo de infección y propagación.

En ocasiones, el contagio se da a través de gotitas que proceden de la nariz o la boca de una persona infectada. Dicho goteo puede caer sobre superficies y objetos cercanos, lo que también supone riesgo de infección.

En estos casos, si la persona tiene contacto con los mismos y luego se toca los ojos, la nariz o la boca, puede infectarse. Por eso, una adecuada limpieza general también es importante. ¿Qué deberíamos tener en cuenta?

¿Cómo limpiar y desinfectar el hogar?

Las estrategias para limpiar y desinfectar el hogar tienen como objetivo limitar la supervivencia de los virus y bacterias que pueden residir en su interior. Son pautas que pueden ayudar a prevenir muchos procesos infecciosos.

Y es que, en general, una adecuada limpieza de los espacios del hogar es sinónimo de bienestar. Esta permite acabar con los gérmenes, la suciedad y todo tipo de impurezas que pueden facilitar la transmisión de infecciones. Además, combinada con productos de desinfección, ayuda a matar gérmenes presentes en las superficies. Veamos en detalle.

Te puede interesar: 10 cosas que no te deben faltar en tu kit de limpieza para el hogar

Limpieza y desinfección de rutina en el hogar

Limpiar hogar
La limpieza y desinfección del hogar debe empezar por todas esas superficies con las que tenemos contacto continuamente.

Con frecuencia, a lo largo del día, tenemos un continuo contacto con determinadas superficies del hogar. Ya sean las mesas, los pomos de las puertas, interruptores de luz, inodoros, grifos, etcétera, es importante asegurar su adecuada desinfección. Y decimos desinfección porque su limpieza superficial no basta.

Respecto a esto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan emplear limpiadores domésticos y desinfectantes que estén respaldados por la EPA, y que sean apropiados para la superficie. Así, lo idóneo será tomar unos minutos para leer la información de la etiqueta. Esto, entre otras cosas, es determinante para darles un uso adecuado.

Hogares con personas con enfermedades infecciosas: ¿qué tener en cuenta?

Para los hogares en los que residan personas con enfermedades infecciosas, los CDC hacen recomendaciones más rigurosas en cuanto a la limpieza.

Además, a través de las instrucciones de cuidado en el hogar, recuerdan que la persona debería permanecer alejada, en la medida posible, de otros miembros de la familia. En general, en estos casos, cuidadores y enfermos deben atender a lo siguiente:

  • Limpiar y desinfectar a diario las superficies de contacto continuo, como las mencionadas en el apartado anterior.
  • Lavar con más regularidad el baño y los artículos de uso personal de todos los miembros de la familia, especialmente de la persona enferma. Aquí van incluidas toallas, ropa de cama, prendas de vestir, etcétera.
  • A menos que se trate de un niño, personas discapacitadas o que no pueden tener contacto con desinfectantes, el cuidador puede proporcionar los productos de limpieza personal para la persona infectada.
  • Si en el hogar solo hay un baño, debe limpiarse y desinfectarse después de cada uso por persona.

No te pierdas: ¿Qué tipo de desinfectante elegir para prevenir infecciones virales?

Recomendaciones finales para la limpieza y desinfección

Limpieza y desinfección del hogar
Todos los elementos que estén en contacto con una persona enferma, o sospechosa de enfermedad, deben ser desinfectados con productos adecuados.

Hay otras medidas preventivas que podemos poner en práctica durante el proceso de limpieza y desinfección del hogar. Las mismas deben aplicarse tanto en caso de sospecha de infección, como siempre que haya riesgo de infecciones de cualquier tipo.

  • Emplear guantes desechables al limpiar y desinfectar superficies. Estos deben tener un solo uso.
  • Al retirar los guantes, hay que lavar bien las manos, durante al menos 20 segundos, con agua y jabón.
  • Para limpiar algunos tipos se superficies se puede emplear una solución diluida de lejía doméstica, pero siguiendo las instrucciones de ventilación y uso. La solución se prepara mezclando 5 cucharadas de cloro por galón de agua.
  • Toda superficie blanda o porosa, como alfombras y tapetes, debe ser limpiada de manera regular con los limpiadores apropiados. Además, es conveniente lavar estos artículos usando agua caliente.
  • Los guantes también se deben al manipular ropa sucia de una persona enferma. Estas prendas no deben agitarse y, en la medida posible, hay que lavarlas con agua más cálida.

Finalmente, cabe recordar la importancia de asegurar una óptima higiene de las manos. Lavarlas con agua y jabón, varias veces al día, es clave para reducir todo tipo de riesgos de infección y propagación. El lavado debe reforzarse si hay enfermos en el hogar.

Además, debe repetirse al estar en contacto con mascotas, al preparar alimentos, antes de comer, después de entrar al baño, después de sonarse la nariz, toser o estornudar, entre otras situaciones de consideración.

  • Centers for Disease Control and Prevention. (2020). Environmental Cleaning and Disinfection Recommendations. Recovered from https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/home/cleaning-disinfection.html
  • Centers for Disease Control and Prevention. (2020). Preventing the Spread of Coronavirus Disease 2019 in Homes and Residential Communities. Recovered from https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/guidance-prevent-spread.html