Recomendaciones para ayudar a alguien que sufre

Yamila Papa Pintor · 19 diciembre, 2017
Lo primero que debemos hacer para ayudar al que sufre es ponernos en su lugar y no abrumarle con consejos que pueden no serle de ayuda en su estado. Escuchar es quizás la mejor alternativa en estos casos.

Cuando un ser querido está pasando por un mal momento, queremos hacer hasta lo imposible para que se sienta mejor. Ya sea que tenga una enfermedad, problemas económicos o de pareja, intentamos por todos los medios que su situación cambie para bien. Muchas veces, no sabemos muy bien cómo actuar; estos son algunos consejos para ayudar a alguien que sufre.

¿Cómo ayudar a alguien que sufre?

1. Presta atención a las señales

En ocasiones, las personas podemos ser reservados en relación a nuestros problemas. No se los contamos a nadie, ni siquiera a los más allegados. Consideramos que cada uno tiene sus propias situaciones adversas como para preocuparlos.

Una buena manera de identificar que el otro no lo está pasando del todo bien es analizar sus reacciones, sus gestos o incluso sus palabras. Hay mucho más allá de una sonrisa o un “estoy bien”.

Quizás esa persona no tenga el mismo interés por las cosas como antes, padezca insomnio o falta de energía, cambios en el humor, etc. Presta mucha atención para advertir este tipo de señales.

2. Escucha

Sabías que escuchar a la gente que se queja todo el día te quita energía

Busca el momento y el lugar adecuados para entablar una conversación en la cual te cuente aquello que le sucede. Quizás se torne esquivo a tus preguntas o trate de minimizar la situación, pero tú debes hacerle saber que cuenta con tu apoyo, que no lo juzgarás y que harás lo posible por ayudarle.

Sin embargo, no lo presiones; deja que hable cuando lo considere adecuado o haya tomado fuerzas para comenzar la charla. Tampoco le hagas decenas de preguntas; lo mejor es dejarle que se exprese.

Sé “todo oídos”, no le interrumpas y permite que hable el tiempo que sea necesario. Muchas veces, desahogarse es el mejor remedio.

Te puede interesar: Cómo identificar amigos verdaderos

3. Busca ayuda

No se trata de entrometerte en su vida, sino de hacerle ver el lado positivo de buscar ayuda, ya sea psicológica, médica o financiera. Puedes buscarle información sobre especialistas dedicados a su problema en particular para que elija el que crea conveniente.

Ten en cuenta que, muchas veces, una persona que sufre no está en condiciones de conseguir ayuda profesional. Por eso, tú puedes ser de gran utilidad allanándole el camino.

El primer paso es convencerlo de que debe acudir a un experto. Si tiene vergüenza, miedo o inseguridad, lo puedes acompañar a la primera consulta.

4. Mantente a su lado

hombre-recibiendo-apoyo-de-sus-amigos

Otra de las maneras de ayudar a alguien que sufre es no dejarlo solo. Esto no significa instalarte en su casa o llamarlo por teléfono a cada rato, pero sí que sepa que estás allí para apoyarle cuando te necesite.

En ocasiones, una persona que no se siente bien cree que se encuentra solo en el mundo y eso lo hunde más todavía. En cambio si tú y otras personas se quedan con él durante sus peores momentos, tendrá cierta esperanza de que puede mejorar y de que merece la pena el esfuerzo.

Además, de esta manera lograrás que consiga constancia y no abandone un tratamiento o cualquier cambio de hábito que necesite. No subestimes el valor de tener a alguien al lado.

5. No confrontes

Este consejo para ayudar a alguien que sufre puede ser algo difícil de llevar a cabo porque, por un lado, es fundamental ser firme con el otro y no dejar que “se derrumbe”.

Aunque no quiera ir al médico o al especialista, tienes que arrastrarlo a la consulta, de ser necesario. Incluso si esto genera una discusión o un conflicto; piensa que le estás haciendo un bien.

Por otro lado, debes ser lo suficientemente flexible como para evitar las confrontaciones. Ten en cuenta que una persona que está pasando por un mal momento a veces estará alegre, otras triste, en ocasiones se sentirá enérgico y en otras de mal humor…y tú debes amoldarte a esos cambios.

No impongas tus opiniones y habla con él de manera tal que crea que ha tomado las decisiones por sus propios medios.

6. No lo abrumes con consejos

consolando-amistad

Seguro que ya ha oído palabras similares en labios de otras personas; por lo tanto, probablemente no quiere que tú también le des un sermón sobre lo que debe y lo que no debe hacer.

Háblale, sí, pero no lo agobies con lecciones de vida ni nada por el estilo. Sé paciente e identifica en qué momento es mejor abrir la boca y cuándo es recomendable callar.

Lee también: Consejos para ayudar a quien tiene pensamientos suicidas

7. Sé paciente

Algunos problemas o enfermedades tardan más tiempo en solucionarse que otras. Incluso hay ciertas dolencias que no tienen fin, pero se pueden mejorar poco a poco.

Los procesos son extensos y no puedes claudicar. Debes tomar el compromiso de estar a su lado todo el tiempo que sea necesario y dedicarle parte de tus horas libres.

¿Qué hacer si la otra persona no quiere hacer nada al respecto? Está en ti convencerlo; dale los motivos suficientes como para seguir adelante o que, al menos, haga el intento de mejorar.

Háblale de los beneficios de ciertas terapias, muéstrale casos similares en los que hubo cambios positivos o, finalmente, simplemente dile que es muy importante para ti y que eso debería ser suficiente como para que entre en acción.

  • Guzmán, J. M., Huenchuan, S., & Montes de Oca, V. (2003). Redes de apoyo social de las personas mayores: marco conceptual. Notas de Población. (pp. 35–70). https://doi.org/10.1016/j.cbpb.2009.11.012
  • Leiva, L., Pineda, M., & Encina, Y. (2014). Autoestima y apoyo social como predictores de la resiliencia en un grupo de adolescentes en vulnerabilidad social. Revista de Psicología22(2). https://doi.org/10.5354/0719-0581.2013.30859
  • Benito Oliver, E., De Albornoz, P. A. C., & López, H. C. (2011). Herramientas para el autocuidado del profesional que atiende a personas que sufren. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria18(2), 59–65. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(11)70023-8
  • Guadarrama, L., Escobar, A., & Zhang, L. (2006). Bases neuroquímicas y neuroanatómicas de la depresión. Revista de La Facultad de Medicina49, 66–72.