Recomendaciones para cuidar la zona íntima en verano

Carolina Betancourth 23 agosto, 2015
Es muy importante que utilicemos prendas íntimas de algodón, ya que nos ayudan a conservar el pH natural de la vagina y evitan la proliferación de bacterias

El verano es una época perfecta para disfrutar las piscinas, la playa, el mar y muchos otros lugares donde la humedad y el calor se mezclan.

Justo en esta época del año los casos de mujeres afectadas por infecciones vaginales aumentan, ya que precisamente la exposición a todos estos sitios y el clima crean un ambiente perfecto para la proliferación de bacterias.

Es por esto por lo que toda mujer debe darle más importancia al tema y tomar medidas extremas de higiene íntima con el fin de prevenir este tipo de enfermedades.

Al hablar de higiene íntima nos estamos refiriendo a la correcta limpieza del área genital externa: vulva y vagina. La parte interna no debe ser alterada con ningún producto, ya que esta zona se “autolimpia” y solo en casos especiales se debe hacer algo distinto con supervisión ginecológica.

Te recomendamos leer: Cómo detectar a tiempo y tratar una infección vaginal

¿Qué factores alteran el pH vaginal?

pH-vaginal

La vagina produce un flujo incoloro o de color blanco, libre de olores fuertes, que favorece el equilibrio del pH y la flora vaginal, responsables de crear una barrera protectora contra los microorganismos o agentes dañinos del ambiente.

Cuando esa flora o pH sufren algún tipo de alteración hay un alto riesgo de contraer una infección porque la vagina queda desprotegida.

Los factores que pueden provocar este problema incluyen:

  • Uso de antibióticos convencionales.
  • Algunos anticonceptivos orales.
  • Utilizar prendas húmedas como vestidos de baño o ropa interior inadecuada.
  • Uso de tampones y compresas.
  • Las relaciones sexuales y el uso de preservativo de látex.
  • Utilizar ropa ceñida que provoque sudoración.

Si tienes dudas sobre la higiene de tu zona “V” y deseas mejorarla, no te pierdas las siguientes recomendaciones para hacerlo de la mejor manera.

Ropa interior adecuada

Ropa-interior-adecuada

La ropa interior desempeña un papel importante en la prevención de las infecciones vulvovaginales, ya que existen algunas telas que crean un ambiente adecuado para el desarrollo de las bacterias.

Los expertos en ginecología recomiendan el uso de prendas íntimas de algodón por su capacidad para conservar el pH natural de la vagina.

Las prendas sintéticas provocan alteración de la flora y dan lugar a la aparición frecuente de infecciones.

En el caso de los vestidos de baño se recomienda evitar su uso prolongado fuera de la piscina, pues su humedad incrementa las bacterias dañinas y puede provocar vaginitis.

Lavar la zona genital

El lavado de la zona genital debe ser delicado y solo se puede realizar como máximo dos veces al día para no alterar la flora vaginal que genera ácido láctico.

Lo ideal es hacerlo con agua templada, para prevenir irritaciones, y utilizando siempre un jabón personal con una formulación suave para esta zona.

Finalizado el lavado se debe secar muy bien la zona con una toalla exclusiva para ello, pues la mayoría de bacterias prefieren los ambientes húmedos.

Jabón íntimo

Jabón-íntimo

En los últimos años se ha incrementado la producción de diversos jabones íntimos con el fin de atender la necesidad de conservar el pH natural de la vagina y prevenir la proliferación de microorganismos dañinos.

Los jabones comunes son agresivos con esta zona delicada y pueden convertirse en una causa potencial de las enfermedades.

Por esto es bueno elegir un producto de higiene adecuado para la zona que contribuya a regular el ácido láctico.

Olvídate de los sprays y desodorantes íntimos

Los sprays y desodorantes íntimos son productos que están ganando un lugar muy importante en el mercado de higiene femenina por representar una buena opción para mantener la zona libre de humedad y malos olores.

No obstante, este tipo de productos muchas veces están hechos a base de químicos agresivos que pueden causar alteración del pH vaginal e irritaciones.

Cuidado al usar compresas y tampones

compresas-y-tampones

Estos productos de higiene íntima, que están diseñados para los días del periodo menstrual, deben ser utilizados con mucho cuidado ya que pueden provocar infecciones. Las compresas se deben cambiar por lo menos cada tres horas y los tampones cada dos.

En el verano es más común utilizar tampones porque dan más comodidad para disfrutar las piscinas, jacuzzis o la playa. Sin embargo, se les debe dar una atención muy especial ya que, por obvias razones, absorberán más humedad y se requiere cambiarlos de inmediato.

Ver también: Compresas, tampones: Inconvenientes y peligros

Después de mantener relaciones sexuales

Muchas mujeres tienen dudas sobre si deben o no lavar su zona íntima después de haber tenido relaciones sexuales sin preservativo.

Lo cierto es que es una opción libre ya que el semen es neutro y no supone un riesgo para la salud vaginal.

Sin embargo lo que sí se debe considerar es que más tarde se puede juntar con las bacterias y provocar malos olores; por esto, lo más conveniente es lavarse antes de volver a ponerse la ropa.

Te puede gustar