Recomendaciones para personas con tratamiento anticoagulante

6 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El tratamiento anticoagulante debe ser cuidadosamente revisado por un médico cada poco tiempo. Así, se reduce el riesgo de sufrir hemorragias.

El tratamiento anticoagulante, como su propio nombre indica, es aquel que se utiliza para evitar que la sangre lleve a cabo el proceso de coagulación. Así, impide que se formen trombos que pueden poner en riesgo la salud de una persona.

Este tratamiento engloba diferentes medicamentos que, al hacer que la sangre tarde más en coagularse, permiten reducir la incidencia de enfermedad tromboembólica. Esta patología consiste en que un trombo, que es un coágulo dentro del sistema circulatorio, al circular a través de los vasos sanguíneos, tapona alguna vena o arteria, impidiendo que la sangre llegue correctamente a los tejidos.

Actualmente, muchos pacientes necesitan un tratamiento anticoagulante. De hecho, se estima que en torno al 2 % de la población general lo necesita; la gran mayoría de ese porcentaje son personas mayores de 65 años.

No obstante, este tipo de tratamientos necesitan un control estricto. Existe un alto riesgo de que se produzcan efectos secundarios, como hemorragias. Por ello, en este artículo te explicamos algunas recomendaciones que deben seguir las personas con tratamiento anticoagulante.

¿Para qué se utiliza el tratamiento anticoagulante?

El tratamiento anticoagulante puede seguir diferentes pautas y formas de administración. En primer lugar, los anticoagulantes orales se utilizan en personas que padecen fibrilación auricular.

La fibrilación auricular es una arritmia cardiaca. Es decir, es una alteración del ritmo normal del corazón. Por desgracia, es muy frecuente, ya que afecta casi a un 9 % de la población española. Además, el número de personas afectadas aumenta con la edad.

Lo que ocurre es que la fibrilación auricular hace que aumente el riesgo de que se formen coágulos dentro de las cavidades del corazón. Así, estos coágulos suelen desprenderse y avanzar por la sangre, pudiendo obstruir cualquier vaso y provocar un accidente embólico.

Por otra parte, el tratamiento anticoagulante también se utiliza en personas a las que se le ha colocado una prótesis cardiaca y en aquellos que tienen mucho riesgo de padecer un tromboembolismo venoso. Otras indicaciones de este tratamiento son:

heparina

Podría gustarte: Heparina: ¿qué es y cómo se administra?

¿Qué recomendaciones se deben seguir con el tratamiento anticoagulante?

Como ya hemos mencionado, este tratamiento debe controlarse debidamente, ya que el hecho de enlentecer la coagulación de la sangre hace que haya un mayor riesgo de sufrir hemorragias. Para ello, es necesario hacerse un análisis de sangre cada 4 semanas como máximo.

El tratamiento anticoagulante debe ser recetado y seguido permanentemente por un médico o una enfermera. Ellos serán los que establezcan la dosis exacta. Lo ideal es tomarlo todos los días a la misma hora y no olvidarse de hacerlo. Si algún día se olvida tomar la dosis indicada, no se debe tomar nunca una dosis doble para compensar.

Del mismo modo, cada vez que se necesite tomar un medicamento nuevo, es necesario consultarlo con el médico. Esto es así porque este tipo de medicamentos tienen un alto riesgo de reaccionar con otros fármacos.

Además, es muy importante ser consciente de que no se debe dejar de tomar este tratamiento sin que el médico lo indique.

¿Qué otras recomendaciones son adecuadas?

Es muy importante que, cuando se está bajo un tratamiento anticoagulante, se evite beber alcohol y fumar. Además, hay estudios que afirman que hay que vigilar la dieta. Estos medicamentos interfieren en el metabolismo de la vitamina K.

vitamina k

La vitamina K es una vitamina que permite el proceso de coagulación. Está presente en muchos alimentos como las espinacas, el hígado de los animales u otros vegetales. Por ello, hay que controlar la ingesta de este tipo de alimentos. Se recomienda limitar los alimentos con vitamina K a dos raciones diarias como máximo.

Otra recomendación básica es estar atento a cualquier tipo de sangrado. Por ejemplo, si se observa sangre en las heces, en la orina o al toser, lo ideal es acudir al médico, aunque sea antes de la cita.

En el caso de las mujeres en edad fértil, si se quieren quedar embarazadas, deben consultarlo primero. Los anticoagulantes pueden interferir en el embarazo. Ocurre lo mismo si se necesita ser operado.

Quizá te interese: Plantas y alimentos que evitan la coagulación sanguínea

En conclusión

Todos aquellos que necesiten tratamiento anticoagulante deben seguir correctamente todos los controles con el médico. Es importante saber que se trata de medicamentos con muchos riesgos que no se pueden tomar a la ligera.

  • Indicaciones del Tratamiento Anticoagulante Oral. (n.d.). Retrieved November 4, 2019, from http://www.coaguchek.es/coaguchek_hcp/en/home/coagulation_monitoring/medical_and_scientific_information/indications_PT_INR.html
  • Consejos para el paciente anticoagulado. Cuidados en casa y consejos. (n.d.). Retrieved November 4, 2019, from https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/cuidados-casa/consejos-paciente-anticoagulado
  • Recomendaciones para el paciente anticoagulado con Sintrom. (n.d.). Retrieved November 4, 2019, from https://www.fisterra.com/Salud/3proceDT/anticoagulacion.asp
  • Recomendaciones para personas con tratamiento anticoagulante | Aula de Pacientes. (n.d.). Retrieved November 4, 2019, from https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/cuidados-recomendaciones/recomendaciones-personas-tratamiento-anticoagulante