Recomendaciones para tener las uñas bellas y fuertes

Katherine Flórez · 6 noviembre, 2019
Si solemos pintarnos las uñas es importante que las dejemos respirar cada cierto tiempo. Asimismo, debemos dedicar unos minutos todos los días a su cuidado y que las humectemos correctamente

Las manos son como la carta de presentación de toda persona. Son encargadas de dar una buena o mala primera impresión y por ello es necesario cuidarlas y tenerlas saludables. Las uñas se han convertido en una de las partes del cuerpo con mayor importancia estéticamente.

Actualmente las mujeres se preocupan cada vez por tener sus uñas arregladas y perfectas, pero… ¿Qué pasa cuando no son tan saludables como desearíamos? Hoy compartiremos con ustedes unos consejos sencillos y prácticos para recuperar la seguridad al exhibir tus manos.

Debes tener en cuenta que a esta zona del cuerpo no le gusta la humedad. Además se deshidratan fácilmente, no soportan el contacto con químicos fuertes y se secan excesivamente con temperaturas extremas bastante calor o bastante frío. Como consecuencia, es importante secar bien las manos después de tener contacto con el agua, hidratar constantemente con cremas y usar guantes al momento de interactuar con químicos.

Consejos para fortalecer nuestras uñas

Las-uñas-junto-con-las-manos-son-el-reflejo-de-una-buena-imagen.

Remedio de limón y ajo

Este remedio, como tal, no está demostrado científicamente. Sin embargo, hay algunas propiedades de estos compuestos que sí lo están y que pueden ayudar a mejorar el estado de nuestras uñas o a protegerlas. El ajo ha demostrado tener propiedades antimicrobianas, como podemos leer en esta investigación: Antimicrobial properties of Allium sativum (garlic).

Así mismo, el limón es un cítrico con propiedades antibacterianas y antioxidantes, como podemos leer en el artículo Antibacterial and Antioxidant Activity of Essential Oils from Citrus spp.

Para tener uñas sanas y fuertes coloca limón rallado en un endurecedor de uñas y aplícalo diariamente para mejores efectos. El ajo añadido al esmalte también es muy efectivo para fortalecerlas, por lo tanto también puede ser utilizado machacándolo y mezclándolo con limón.

Es recomendable que este bálsamo sea aplicado en la noche, ya que al tener contacto con la luz del sol puede ocasionar manchas en la piel.

Aceite de almendras

El aceite de almendras sirve como hidratante. Se puede aplicar en la cutícula para removerla o se puede aplicar caliente para acelerar el crecimiento. También el aceite de oliva tiene grandes beneficios en la salud de estas; es un excelente hidratante  y si se aplica con azúcar se puede usar como exfoliante.

A pesar de que el aceite de almendras se ha utilizado mucho tradicionalmente de forma tópica por sus propiedades  emolientes, antiinflamatorias e hidratantes, no existen muchos estudios científicos publicados que lo avalen científicamente.

Leche

Por otro lado, la ingesta de leche ayuda al endurecimiento de las uñas y la calcificación de los huesos, según afirma la Guía de Buena Práctica Clínica en Alimentos Funcionales. La leche, junto con el limón, también tiene propiedades estéticas. Si deseas desmanchar o blanquearlas, puedes sumergirlas en un vaso con leche durante cinco minutos y otros cinco en un vaso con zumo de limón.

Sal, aceite y limón

Para recuperar la humedad de las uñas puedes realizar un tratamiento de exfoliación casero a base de sal, aceite y limón. En realidad este aceite también beneficia su endurecimiento; se debe mezclar sal de cocina, gotas de limón y un poco de aceite.

Debes aplicarlo a través de suaves masajes. No obstante, para dar fuerza y flexibilidad a esta zona, se puede usar aceite de oliva o el contenido de una cápsula de vitamina E. El aceite de oliva ha demostrado tener importantes propiedades antioxidantes, así como otras propiedades específicas sobre la piel, como podemos leer en el artículo «Propiedades del aceite de oliva en el mantenimiento de la integridad cutánea», de Pedro Carrillo.

Esmaltes

El uso de esmaltes funciona como protector de las uñas, pero al mismo tiempo tienen un factor negativo. Esto repercute en las manchas que pueden aparecer en estas. Por ello es aconsejable cambiar constantemente el esmalte y darles un respiro.

Como es de esperarse todas las partes de nuestro cuerpo cuentan con bondades que aportan los alimentos que consumimos. En este caso, para tener unas uñas sanas es recomendable consumir levadura de cerveza y frutos rojos, los cuales son alimentos ricos en vitamina B.

Otro consejo es que para potenciar el cuidado de las uñas es recomendable el consumo de germen de trigo, las nueces y las semillas de lino, ya que cuentan con Vitamina E y Zinc. Estos dos componentes son esenciales para que las uñas luzcan vistosas y elásticas. Por otra parte, los moluscos son ricos en zinc y hierro proporcionando queratina necesaria para las uñas.

Cinco claves para unas uñas sanas y bellas

Te-damos-las-claves-para-unas-uñas-sanas-y-perfectas.

  1. Hidratar. Cuida constantemente las manos con cremas hidratantes y nutrientes para evitar la resequedad.
  2. Limar. Limarlas constantemente previene que se rompan y fortalece las terminaciones de las mismas.
  3. Usar base endurecedora. Este paso es importante antes de aplicar el esmalte. Con esto evitas las manchas y la resequedad, prolongando el brillo y la vida de tus uñas.
  4. Cuidar. Es indispensable no cortar las cutículas, ya que este procedimiento puede ocasionar infecciones. Para esto se recomienda remover la cutícula empujándola hacia la base de la uñas con un palito de naranjo e hidratando con aceite o crema.
  5. Dedica tiempo al cuidado de tus manos y uñas. Para esto aplica por las noches vaselina y masajea durante dos minutos. Luego puedes ponerte unos guantes permitiendo la hidratación de las mismas durante toda la noche. Verás que poco a poco lucen más bonitas y cuidadas.

El cuidado de las uñas, al igual que el de todo nuestro cuerpo, es indispensable y son muchas las opciones sencillas, caseras y económicas que podemos encontrar para hacerlo. Debemos cuidar y conservar el bienestar de cada una de las partes de nuestro cuerpo…de nuestro ser.

  • Saeedi, P., Shavandi, A., & Meredith-Jones, K. (2018). Nail Properties and Bone Health: A Review. Journal of functional biomaterials, 9(2), 31. doi:10.3390/jfb9020031 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6023356/
  • Keratins. (2018). ghr.nlm.nih.gov/primer/genefamily/keratins
  • Mayo Clinic Staff. Fingernails: Do’s and don’ts for healthy nails. (2018). mayoclinic.org/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/nails/art-20044954
  • Virginia Carretto, Paula Cuerdo, Guadalupe Dirienzo, & Victoria Di Vito. (2002). ACEITE DE OLIVA: BENEFICIOS EN LA SALUD. Sistema de Información Científica, 5(8), 141–149. https://www.redalyc.org/pdf/877/87750812.pdf
  • Carrillo, P. (2009). Propiedades del aceite de oliva en el mantenimiento de la integridad cutánea. Seminario médico61(2), 61-90.
  • Covas, M.-I., De La Torre, R., & Fitó, M. (2014). Scientific evidence of the benefits of virgin olive oil for human health. Medicina Balear, 29(2), 39–46. https://doi.org/10.3306/MEDICINABALEAR.29.02.39
  • Lin, T. K., Zhong, L., & Santiago, J. L. (2017). Anti-Inflammatory and Skin Barrier Repair Effects of Topical Application of Some Plant Oils. International journal of molecular sciences, 19(1), 70. doi:10.3390/ijms19010070
  • The uses and properties of almond oil (2010). Ahmad Z. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20129403
  • Obregón Botero, R. (1946). Acción bactericida del jugo de limón sobre el Staphylococcus Aureaus Rosenbach. Revista Facultad Nacional de Agronomía Medellín, 6(22), 118–120. https://doi.org/10.15446/rfnam
  • Frassinetti, S., Caltavuturo, L., Cini, M., Della Croce, C. M., & Maserti, B. E. (2011). Antibacterial and antioxidant activity of essential oils from Citrus spp. Journal of Essential Oil Research23(1), 27-31.
  • Escamilla Jiménez, C. I., Cuevas Martínez, E. Y., & Fonseca, J. G. (2009). Flavonoides y sus acciones antioxidantes. Rev Fac Med UNAM (Vol. 52, pp. 73–75).
  • Tattelman, E. (2005). Health effects of garlic. American Family Physician, 72(1), 103–106.
  • Harris, J. C., Cottrell, S., Plummer, S., & Lloyd, D. (2001). Antimicrobial properties of Allium sativum (garlic). Applied microbiology and biotechnology57(3), 282-286.
  • Cabria, M. H., Echevarría, F. J., & Iglesias, J. R. (2011). La leche como alimento funcional. Guía de buena práctica clínica en Alimentos Funcionales. Corporación alimentaria Peñasanta, SA (CAPSA), 93-105.