Recomendaciones para tener pies bonitos y saludables

Presta atención a tus pies y recuerda hidratarlos y cuidarlos. Por las noches puedes darte un masaje con aceites esenciales para relajarlos

No se trata sólo de estética, sino también de salud. Para que podamos caminar perfectamente, no sintamos dolores ni molestias, para lucirlos hermosos en cualquier calzado o sin ellos, para que se vean prolijos, etc. Ten en cuenta estas recomendaciones para tener los pies bonitos y saludables todo el año.

Los zapatos, aliados y enemigos a la vez

Lo primero que debemos tener en cuenta es el calzado que llevamos. Un reciente estudio ha demostrado que las mujeres tienen en promedio unos 20 pares de zapatos diferentes, de los cuáles sólo usan 5 habitualmente. Los modelos que se compran no siempre respetan la fisonomía del pie y producen mucho dolor al caminar o al tenerlos puestos varias horas. Los tacones generan demasiados problemas, por ejemplo, aunque queden tan bien y estilicen.

A pesar de que las mujeres compran muchos más zapatos que los hombres, ninguno de los dos se hacen cargo de sus pies y dedos. Es una de las partes más olvidadas del cuerpo. Esto no debería ser así, ya que son esenciales para que podamos caminar y mantenernos de pie. Es más probable que vayamos a la manicura que a la pedicura, por ejemplo, o que las cremas sean para las manos, el rostro o las piernas, pero no para los pies.

Los tratamientos caseros son realmente muy buenos y eficaces, por lo que habría que tomarse el tiempo para “mimar” a una parte tan importante de nuestro cuerpo, los que nos permiten andar y trasladarnos.

pies2

Tips para unos pies hermosos todo el día

Esta serie de consejos son más que interesantes y si los sigues tus pies no sólo se verán mucho más bonitos sino que también dejarás de sufrir dolores o problemas:

  • Evita el sobrepeso: El exceso de peso causa mucho sufrimiento a los pies, así como a los tobillos. Además la obesidad está relacionada a problemas circulatorios, óseos, etc. Con cada paso que se da, el peso del cuerpo se duplica sobre los pies. Si a eso le sumamos un calzado que no permite apoyar completamente la planta en el suelo, el cuadro empeora.
  • Compra un calzado acorde a tu tipo de pie: existen tres “variedades” de pies, el egipcio, el cuadrado y el griego. No en todos los casos el dedo gordo es el más largo. Este detalle es muy importante al momento de comprar los zapatos. Siempre tiene que ser de piel y de materiales flexibles para que pueda transpirar mejor el pie. Intenta doblar el calzado y si pone resistencia, no lo compres. La puntera debería poder tocar el final. Lo ideal a su vez es que se abroche con cordón o fieltro, porque a lo largo del día se va hinchando el pie y si tiene cierre, por ejemplo, no se adapta al nuevo ancho.Tanto en invierno como en el verano tiene que estar cerrado, para que no produzca un “juego” o que los dedos deban hacer más esfuerzo para que no se salgan. Comprueba que el calzado tiene la amplitud necesaria para tu pie. Debes poder colocarlo sin problemas. Si es estrecho adelante hará que el pie quede con forma de “triángulo” y originará juanetes.

pies3

  • La higiene de los pies: este punto es muy importante. Usa jabón neutro, pasa la piedra pómez donde haya durezas como ser en los talones. No uses callicidas porque este producto químico podrá hacer un “agujero” en la piel. Seca bien entre los dedos cuando te bañes para evitar la proliferación de los hongos. Usa cremas para las zonas más secas, sobre todo en verano si usas calzado abierto.
  • Utiliza el zapato adecuado para cada ocasión: la altura máxima del tacón en las mujeres es 5 cm, para los hombres 4 y para los niños 1,30. El tacón ha de ser ancho, nunca aguja o fino, porque no aporta ninguna protección y seguridad al pisar. No se aconsejan tampoco los planos porque causan dolores en la planta de los pies y generan mala circulación. Utiliza el calzado correcto según la actividad, como ser ir al trabajo, salir a hacer ejercicio, una fiesta, etc.
  • Medias o calcetines, en todo momento: por más que sea verano, hay medias muy finas casi imperceptibles o sino cuando llegas a casa las usas. Así evitarás rozaduras, daños en los talones y transpiración en el calzado, que no se puede lavar tan fácilmente. Se aconsejan de algodón y no de materiales sintéticos porque estos últimos hacen sudar más al pie.

exfoliar.pies

  • Corta tus uñas de forma recta: así evitarás las uñas encarnadas, uno de los problemas más habituales, sobre todo si se hace actividad física o se camina mucho, porque son bastante dolorosas. Para solucionar este crecimiento de la uña dentro de la piel coloca los pies en un recipiente con agua tibia con sal durante 15 minutos dos veces al día hasta que la zona esté desinflamada. Luego corta la uña recta para que no vuelva a ocurrir.
  • Protege tus pies en lugares públicos, como ser las piscinas o vestuarios. No andes descalzo por la casa tampoco, porque puedes adquirir verrugas, hongos, etc y ayudarás a dañar los talones. Si te gusta quitarte los zapatos cuando llegas de trabajar, no te saques los calcetines.
  • Mima tus pies una vez a la semana. Una excelente manera de comenzar el fin de semana es, por ejemplo, los viernes a la noche mientras miras televisión después de cenar, colocar los pies en un recipiente con agua y algún aceite esencial o sal. Deja 20 minutos y después seca bien, primero con la toalla y después con el ambiente, sin colocar medias o zapatos. Y un buen masaje no viene nada mal. Pide a tu pareja o tú misma los puedes hacer después del lavado. Siempre con aceite o crema humectante, comenzando por el talón y terminando en los dedos.

Imágenes cortesía de D Sharon Pruitt, Pedro Ribeiro Simoes, Kristine Full, Sharona Gott y Andrea Rinaldi.

Categorías: BellezaBuenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar