6 recomendaciones para tensar la piel

Okairy Zuñiga·
30 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo al
21 Diciembre, 2018
La pérdida del exceso de peso beneficia a la salud. Sin embargo, puede ocasionar flacidez en la piel y verse mal. Conoce algunas recomendaciones para tensar la piel, tonificarla y verte mejor aún.

La pérdida del exceso de peso, sin dudas, trae beneficios importantes para la salud. No obstante, en algunos casos, perder mucho peso rápidamente deja la piel flácida, por lo que debemos tomar ciertas consideraciones para conseguir tensar la piel.

La flacidez ocurre cuando los tejidos que soportan la piel quedan estirados luego de una pérdida rápida de peso, entre otros factores, como la disminución de la producción de colágeno que se produce con la edad. Por ello, no es recomendable bajar de peso rápidamente, sino de forma paulatina.

Además de evitar la pérdida de peso drástica, hay algunas recomendaciones que pueden serte útiles a la hora de tensar la piel y a mejorar el aspecto en general.

1. Bebe agua

La hidratación es un factor importante para la piel en todo sentido puesto que el agua es un líquido es imprescindible para la realización de múltiples procesos en el organismo, incluyendo lo que tiene que ver con la salud de la piel.

La recomendación popular es beber al menos ocho vasos de agua al día. Aunque esta indicación es meramente indicativa y puede variar en función de la edad, el sexo, el estilo de vida y el clima.

Mantenerse adecuadamente hidratado puede ayudar a tensar la piel, y mantenerla sana. Además, se puede combinar el agua con algún tipo de infusión, té o alguna fruta en particular. 

Por supuesta, la hidratación también debe aportarse de otras formas, a través de cremas, lociones o aceites corporales.

Descubre: 3 bebidas frutales para hidratarse

2. Mejora la alimentación

Es importante llevar una dieta que promueva la producción de colágeno en el cuerpo. Añadir a ello el consumo de batidos y proteínas vegetales. También, es necesario el consumo de frutas que tengan alta cantidad de vitaminas y antioxidantes como la fresa o la remolacha.

Todo ello ayudará a tensar la pie, y a tonificar los músculos. El consumo de frutas y vegetales trae grandes beneficios para la salud en general.

3. Haz ejercicios de tonificación

Ejercicios para eliminar las chaparreras

Los ejercicios de tonificación ayudan a mantener la piel saludable y a prevenir la flacidez.

Hacer ejercicios que le den forma al cuerpo y que tonifiquen los músculos son útiles a la hora de tratar con la flacidez, permitiendo recuperar la firmeza de la piel.

Se puede practicar ejercicios con pesas o gimnasia combinada con ejercicios que involucren el levantamiento moderado de peso, así como ejercicios aeróbicos.

4. Usa crema exfoliante

Aplicar algún tipo de crema sobre la zona donde hay flacidez puede ayudar a reafirmar la piel, brindar mayor elasticidad y mejorar la circulación.

Se puede optar por el uso de la savia del aloe vera o sábila, aplicándolo sobre la zona de los muslos, abdomen y brazos. Las propiedades del aloe vera benefician en gran manera a la piel. Puesto que posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e hidratantes en la piel. Además, ayuda en la cicatrización y curación de heridas.

5. Evita la exposición excesiva al sol

Ingredientes de un buen protector solar
Utilizando protección solar a diario será mucho más fácil prevenir problemas de envejecimiento prematuro y deterioro de la piel.

La exposición excesiva al sol, o la incidencia de rayos ultravioleta pueden traer graves problemas de salud, así como el deterioro de la piel.

Por tanto, si quieres mejorar la elasticidad de la piel evita exponerla en exceso y sin protección. Lo ideal es que siempre te apliques un buen protector solar, es decir, a diario no solo cuando vayas a tomar el sol. 

En todos los casos se recomienda un filtro solar de amplio espectro que ofrezca protección contra los rayos UVA y UVB. Y recuerda que debes retocarlo después de un tiempo y, sobre todo, si has sudado o te has dado un baño en la piscina.

Lee también Cómo elegir el mejor protector solar para tu piel

6. Evita perder peso rápidamente

Si tienes sobrepeso y estás comenzando una dieta o rutina de ejercicios, procura ir poco a poco. No tienes que dejar de comer durante días para conseguir avanzar más rápido, ya que esto solo te causará descompensaciones, estrías, flacidez, etc.

Es más importante que poco a poco construyas todo un estilo de vida saludable, que te aporte beneficios en todo sentido, a que te exijas avanzar más rápido y sufras luego las consecuencias. Como muchas cosas en la vida, la pérdida de peso debe hacerse siempre de forma gradual y sin caer en extremos.

Lee también 6 alimentos que mejoran notablemente la apariencia de la piel

No te resignes: combatir la flacidez es posible

Cuando el objetivo es perder peso, no solo hay que enfocarse en lo que se come y deja de comer, sino también en cuestiones tan importantes como el ejercicio diario y el cuidado de la piel.

Aunque no lo parezca, a lo largo del proceso de bajar de peso, un buen cuidado de la piel podrá ayudar a prevenir la flacidez extrema y al mismo tiempo tensar la piel. Esto a su vez, evitará tener que recurrir a tratamientos quirúrgicos para remover esa piel que quedó colgando y que resulta antiestética.

En caso de que consideres la cirugía, ponte en manos de un buen especialista y recuerda que, más allá del procedimiento, debes mantener buenos hábitos de vida.

Trabaja el cuerpo y cuídalo: ten una dieta variada, haz ejercicio físico moderado y mantente hidratado.

  • Díaz de Villegas Álvarez, E., Sabatés Martínez, M., Castillo Menéndez, M. D., Curbelo Alonso, M., & Ramos Viera, N. (2005). Radiación ultravioleta: fotoenvejecimiento cutáneo. MEDISUR.
  • Ganceviciene, R., Liakou, A. I., Theodoridis, A., Makrantonaki, E., & Zouboulis, C. C. (2012, July). Skin anti-aging strategies. Dermato-Endocrinology.
  • Hamman, J. H. (2008, August). Composition and applications of Aloe vera leaf gel. Molecules.
  • McCormick, R. J. (2009). Collagen. In Applied Muscle Biology and Meat Science (pp. 129–148). CRC Press.
  • Silver, F. H., Freeman, J. W., & Devore, D. (2001). Viscoelastic properties of human skin and processed dermis. Skin Research and Technology7(1), 18–23.