Cómo reconocer, prevenir y tratar naturalmente la infección urinaria o cistitis

Daniela Castro · 9 agosto, 2016
Una correcta hidratación es fundamental para mantener las vías urinarias limpias y evitar posibles infecciones. Contraída la infección, conviene incluir en la dieta alimentos ricos en vitaminas que sirvan de apoyo en el tratamiento de la cistitis.

La infección urinaria es un trastorno común que se produce por la proliferación excesiva de microorganismos en el tracto urinario. Las más habituales son las que tienen lugar en el extremo inferior de las vías urinarias. Es decir, la punta del pene en el hombre o la uretra en la mujer.

En ocasiones, también las hay de tipo sanguíneo, si bien estas infecciones afectan la salud renal. En la mayoría de los casos, la causa es bacteriana. No obstante, pueden estar causadas también por virus, hongos y parásitos. La cistitis es el tipo de infección más conocida. Dado que la uretra en la mujer es más corta, son ellas las que más tienden a sufrirla.

Esta es una enfermedad leve y se puede curar en poco tiempo. Pese a ello, es primordial reconocer sus síntomas para atenderla antes de que se agrave. A continuación, pasaremos a describir sus principales síntomas. Te contaremos, además, cómo prevenirla y los remedios naturales para aliviarla. ¡Toma nota!

Cómo reconocer una infección urinaria o cistitis

Cistitis intersticial

Los síntomas de una infección urinaria pueden variar en función de la zona en que se concentren las bacterias. También habrá de tenerse en cuenta la etapa de desarrollo de la enfermedad.

Una persona puede sospechar que tiene cistitis si presenta síntomas como:

  • Necesidad urgente y continua de orinar
  • Sensación de comezón y ardor al orinar
  • Picor vaginal
  • Enrojecimiento de la vulva
  • Dolor al orinar o durante el coito
  • Orina de color turbio, espesa o espumosa
  • Aparición de sangre en la orina
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Náuseas
  • Dolor en un costado del cuerpo

Cabe aclarar que estos síntomas obedecen muchas veces a otras afecciones. Ante la duda, lo mejor es consultar al médico para determinar cuál es la causa de los síntomas en cuestión.

Cómo prevenir las infecciones urinarias

Aunque parezca imposible evitar este tipo de infecciones, es posible tomar algunas medidas que contribuyen a disminuir el riesgo de padecerla. Por ejemplo,

  • Llevar una alimentación saludable y rica en nutrientes fortalece el sistema inmunitario y mejora su respuesta frente a los agentes infecciosos.
  • También se recomienda consumir, por lo menos, 2 litros de agua al día. Favorece la limpieza de las vías urinarias. Siempre que sea posible, evita retener la orina por tiempo prolongado. No eliminar las toxinas a tiempo no solo puede provocar que la vejiga se inflame. La expone por más tiempo a la acción perniciosa de las bacterias que están detrás de la infección urinaria.
  • Las cremas a base de estrógenos pueden ser de gran ayuda para las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia. Estas sirven para lubricar la zona íntima. Contribuyen a disminuir, así, ir el riesgo de cistitis.
  • Se debe evitar el uso prolongado de trajes de baño o ropa interior húmeda. Junto con el calor natural de la vagina, la humedad crea el ambiente perfecto para la proliferación de gérmenes.
  • No se recomienda el uso de perfumes, talcos o desodorantes en la zona íntima. Lejos de ser saludables, alteran su pH natural.

Tratamientos naturales para las infecciones urinarias

Aunque en ocasiones es necesario recurrir a antibióticos sintéticos, el problema de la cistitis puede solucionarse con ingredientes caseros.

1. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato

Las propiedades alcalinas del bicarbonato de sodio pueden ayudar a neutralizar la acidez de la orina. Este podría ser, sin duda, un recurso efectivo para contrarrestar la infección.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación y consumo

  • Vierte el bicarbonato de sodio en un vaso de agua, remueve bien y bébelo.
  • Evita tomar más de 2 dosis diarias. De lo contrario, corremos el riesgo de sobre alcalinizar al cuerpo.

2. Jugo de arándanos

Jugo de arándanos rojos

Los antioxidantes que contiene el jugo de arándanos son un gran aliado en el tratamiento de las infecciones urinarias. Al regular el pH de la sangre, favorecen la limpieza de los riñones y las vías urinarias.

Ingredientes

  • 1 taza de arándanos (150 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Endulzante (a gusto)

Preparación y consumo

  • Vierte los ingredientes en una licuadora y tritúralos durante unos instantes hasta conseguir una bebida homogénea y sin grumos.
  • Toma 2 o 3 vasos al día.

3. Piña

piña

Considerada como uno de los mejores diuréticos naturales, la piña es un excelente remedio contra la infección urinaria. Cuenta con una poderosa enzima llamada bromelina que, además de mejorar la digestión, combate la inflamación y el crecimiento bacteriano.

Cómo consumirla

  • Consume 1 o 2 rodajas de piña en ayunas o bien, prepárala en forma de zumo.

Recuerda: Cuando sospeches que tienes infección urinaria, sigue cada una de estas recomendaciones. Pronto llegará el momento en que no te acuerdes de sus molestos síntomas.

  • Blasco Loureiro, L; Souto Moure, C, and M.A. Marchena Fernández, M A. (2015). “Infecciones del tracto urinario. Pautas de tratamiento empírico de la infección no complicada según los datos de sensibilidad antimicrobiana de un área de salud”, Farmacia de Atención Primaria, 4 (1): 20-23.
  • Orenstein. R., and Wong, E. S. (1999). “Urinary Tract Infections in Adults”, American Academy of Family Physicians, 99: 1225-1236.
  • Vázquez Vigoa, A. (1998) “Infección urinaria en el adulto”, Rev Cubana Med, 34 (2): 12-16.