Recupera la belleza del rostro con arcilla

Recuerda que para que la mascarilla cumpla con sus funciones debemos aplicarla sobre el rostro limpio, por lo que es importante que antes exfoliemos la zona

La arcilla  posee propiedades desinfectantes y desinflamantes y ayuda a eliminar toxinas acumuladas bajo la piel; es especialmente eficaz en pieles con acné, ayuda a aclarar las manchas oscuras del rostro y reduce y hasta puede eliminar las pequeñas arrugas, y lo más impòrtante, su uso no tiene contraindicaciones, sea cual sea tu tipo de piel.

Siempre se utilizará arcilla verde o montmorillonita y arcilla blanca o caolinita para el rostro;  así como agua destilada o agua sin cloro, para preparar la mezcla. Recuerda que no se deben de usar recipientes o cucharas de metal; utiliza siempre recipientes de barro, cristal o loza y cucharas de madera para realizar la mezcla.

La arcilla es un elemento muy apropiado para limpiar la piel, ya que absorbe las impurezas y la grasa que se acumula en ella y estimula la circulación; para una limpieza más profunda de la piel, se pueden añadir aceites esenciales o plantas medicinales, para potenciar sus propiedades,  y ayudar a curar la piel.

Aunque su uso es seguro para todos los tipos de piel, en pieles secas o muy sensibles puede producir cierta irritación muy leve; arrastra las células muertas de la piel, hidrata, y ayuda a recuperar el tono muscular. Además la arcilla depura y equilibra el ph de la piel.

Las arcillas indicadas para el rostro contienen ingredientes como el cobalto, que ayuda a eliminar las célula muertas y a pulir la piel en profundidad, y el magnesio, que le aporta firmeza y elasticidad, y otros como el zinc, silicio y cobre, que  se encargan de producir elastina y colágeno, los cuales dejan la piel más flexible y tensa. Las partículas finas que contiene la arcilla ejecutan en la piel un efecto peeling.

Aplica una mascarilla de arcilla verde una vez a la semana, si tienes mucho acné; si tu piel presenta granitos blancos, se pueden añadir dos o tres giotas de aceite esencial del árbol del té, por su efecto  bactericida. Si tu piel es grasa las mascarillas preparadas con arcilla verde y extracto de algas marinas, aportan vitaminas y minerales, además de dejar la piel tersa y nutrida.

Si tu piel es seca o sensible, aplica una mascarilla de arcilla blanca con una mezcla de aceite de germen de trigo y aceite de almendras,  y unas gotas de extracto de caléndula, que ayudará a hidratar y suavizar la piel.

Si tienes la piel mixta, aplica sobre el rostro una mascarilla de arcilla verde con una cucharada de levadura de ceeveza y una cucharadita de aceite de oliva virgen, que nutrirá y equilibrará la piel en profundidad.

Cualquier mascarilla deberás de aplicarla con el rostro limpio y es recomendable antes de aplicar la mascarilla, realizar un peeling. El tiempo que deberás de mantenerla en tu rostro, dependerá del tiempo que tarde la mascarilla en secarse,  que notarás una ligera tirantez. Retira con una esponja la arcilla y aclara con abundante agua fría.

Imagen cortesía de FoundryParkInn

Te puede gustar