Cómo cuidar el rostro con arcilla

Este artículo fue redactado y avalado por la médica Karla Henríquez
25 marzo, 2013
Recuerda que para que la mascarilla cumpla con sus funciones debemos aplicarla sobre el rostro limpio, por lo que es importante que antes exfoliemos la zona.

La arcilla posee propiedades desinfectantes y desinflamantes, lo que ayuda a eliminar toxinas acumuladas bajo la piel. Es una gran aliada para tratar pieles con acné, aclarar las manchas oscuras del rostro y reducir las pequeñas arrugas. ¿Lo mejor de todo? No tiene contraindicaciones, sea cual sea tu tipo de piel.

Para el rostro, siempre se debe usar arcilla verde (montmorillonita) o blanca (caolinita), y agua destilada o sin cloro, para mezclar. No se deben de usar recipientes o cucharas de metal; sino de barro, cristal, loza o madera.

Máscara de arcilla

La arcilla absorbe las impurezas y la grasa acumuladas en la piel, arrastra las células muertas, y estimula la circulación. Se puede combinar con aceites esenciales o plantas medicinales para limpiar la piel más en profundidad y potenciar sus propiedades.

Aunque la arcilla hidrata y ayuda a recuperar el tono muscular, en pieles secas o muy sensibles puede producir una irritación muy leve. Las finas párticulas en la piel tienen un efecto similar a un exfoliante. Pero no hay que alarmarse, la arcilla depura y equilibra el pH de la piel, es solo una reacción pasajera.

Estas arcillas indicadas para el rostro contienen, entre otros ingredientes:

  • Cobalto: ayuda a eliminar las célula muertas y a pulir la piel en profundidad.
  • Magnesio: aporta firmeza y elasticidad,
  • Zinc, silicio y cobre: encargados de producir elastina y colágeno, para una piel más flexible y tensa.
Cuidar el rostro con arcilla verde

Cómo elegir la arcilla ideal para tu tipo de piel

Para pieles con mucho acné, lo recomendable es aplicarse una mascarilla de arcilla verde una vez por semana.
Si tu piel presenta granitos blancos, se pueden añadir dos o tres giotas de aceite esencial del árbol del té. Gracias a su efecto antibacteriano ayudarán a luchar contra esas pequeñas infecciones cutáneas.

Para pieles grasas, las mejores son las mascarillas de arcilla verde y extracto de algas marinas. Aportan vitaminas y minerales, además de dejar la piel tersa y nutrida.

Para pieles secas o sensibles, se recomiendan las mascarillas de arcilla blanca mezcladas con aceite de germen de trigo y aceite de almendras, y unas gotas de extracto de caléndula. Esta combinación ayudará a hidratar y suavizar la piel.

Para pieles mixtas, las más efectivas son las mascarillas de arcilla verde con una cucharada de levadura de cerveza y una cucharadita de aceite de oliva virgen. Ayudará a nutrir la parte más seca sin sobrecargar la parte grasa, así se quilibrará la piel en profundidad.

Todas las mascarillas se deben aplicar con el rostro limpio y exfoliado. No retires la mascarilla hasta que esté seca, cuando notarás una ligera tirantez. Utiliza una esponja y aclárate el rostro con agua fría.

Resumiendo…

Por su alto contenido de minerales y componentes antioxidantes, la arcilla puede ser muy útil para hacer una amplia variedad de cosméticos naturales para mantener la piel hermosa y radiante.

Lo más interesante es que podemos combinarla con otros ingredientes naturales, ya que es muy versátil y sus propiedades no suelen alterarse por esto. Así pues, no dudes en incluirla en tu rutina de belleza.

  • Mueller, K. T., Sanders, R. L., & Washton, N. M. (2014). Clay minerals. EMagRes. https://doi.org/10.1002/9780470034590.emrstm1332
  • Meunier, A. (2005). Clays. In Clays. https://doi.org/10.1007/b138672
  • Williams, L. B., & Haydel, S. E. (2010). Evaluation of the medicinal use of clay minerals as antibacterial agents. International Geology Review. https://doi.org/10.1080/00206811003679737