Reduce los sofocos de la menopausia con 6 remedios naturales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 21 noviembre, 2018
Hay algunas infusiones y remedios naturales que, gracias a su aporte de fitoestrógenos, pueden sernos de gran utilidad a la hora de combatir los sofocos de la menopausia.

Reducir los sofocos que se producen en la etapa de la menopausia se ha convertido en una preocupación para muchas mujeres.

Estos se originan debido a los cambios hormonales que se experimentan en este período. Además, se caracterizan por una fuerte sensación de calor corporal, casi siempre acompañada con sudoración profusa y un enrojecimiento de la piel.

Suelen presentarse con más frecuencia durante la noche, influyendo en la aparición de problemas de sueño, dado que tienden a interrumpirlo.

A su vez, suelen tener un impacto negativo en la salud emocional, puesto que se relacionan con la ansiedad y los cambios de humor repentinos que se dan durante esta etapa.

La buena noticia es que se pueden sobrellevar, ya que la práctica de hábitos saludables y algunos remedios naturales minimizan sus efectos. Ahora bien, no olvides consultar a tu médico si los problemas se agravan.

En este artículo queremos compartir 6 interesantes soluciones que se pueden preparar como complemento para reducir los sofocos. ¡Toma nota!

1. Agua tibia con miel

Agua con miel

La miel de abejas está llena de enzimas y nutrientes esenciales que ayudan a disminuir los sofocos nocturnos al llegar a la menopausia.

Su consumo favorece la regulación de la temperatura corporal y, de paso, mejora la calidad de sueño. Tómala de la siguiente forma:

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Calienta la taza de agua y, cuando alcance una temperatura apta para el consumo, diluye en ella la miel.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida 30 minutos antes de acostarte.
  • Tómala todos los días.

Lee también: 8 beneficios medicinales de la mezcla de canela y miel

2. Infusión de raíz de regaliz

Raíz de regaliz

La infusión de raíz de regaliz es un remedio de gran ayuda contra los síntomas de la menopausia, ya que este ingrediente es una fuente importante de fitoestrógenos naturales.

Estas sustancias ayudan a equilibrar la actividad hormonal y, a su vez, a estabilizar el funcionamiento del sistema nervioso. Presta atención a cómo preparar una infusión con ella:

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de regaliz rallada (5 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando alcance su punto de ebullición, agrégale la raíz de regaliz.
  • Déjalo a fuego bajo durante 2 o 3 minutos y retíralo.
  • Finalmente, espera que repose a temperatura ambiente y cuélalo.

Modo de consumo

  • Toma la infusión a media tarde y, si gustas, antes de acostarte.

Descubre: 8 consejos para cuidar la piel en la menopausia

3. Té de alfalfa, tu gran aliado para reducir los sofocos

La alfalfa, un gran aliado para reducir los sofocos

El té elaborado con brotes de alfalfa es de gran utilidad para contrarrestar la disminución en los niveles de estrógenos, principal responsable de los sofocos de la menopausia.

Esta bebida natural regula la temperatura del cuerpo y ayuda a mantener un buen estado de ánimo. Sigue estos pasos para disfrutar de sus beneficios:

Ingredientes

  • 1 cucharada de brotes de alfalfa frescos (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora los brotes de alfalfa en una taza de agua y ponla a hervir, a fuego bajo, durante 5 minutos.
  • Espera que repose hasta que sea apta para el consumo y cuélala.

Modo de consumo

  • Toma la bebida después de cenar.

Quizás te interese: 7 consejos para no subir de peso al llegar la menopausia 

4. Infusión de trébol rojo

Trébol rojo

La infusión de trébol rojo contiene fitoestrógenos y minerales esenciales que contribuyen a contrarrestar los síntomas causados por los descontroles hormonales durante la menopausia.

Es una de las mejores soluciones que te pueden ayudar contra los bochornos y la sudoración, dado que es útil para estabilizar la temperatura, además para optimizar la circulación.

Ingredientes

  • 1 cucharada de trébol rojo (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando esté lista, añade la cucharada de trébol rojo.
  • Deja que repose de 10 a 15 minutos y sírvela.

Modo de consumo

  • Ingiere 2 o 3 tazas de infusión al día.

Visita este artículo: Cómo evitar la sudoración excesiva

5. Infusión de clavos rojos

Clavos rojos

Los clavos rojos son una especia natural que aportan pequeñas dosis de isoflavonas, un tipo de fitoestrógeno que es útil para reducir los sofocos causados por la menopausia.

Estos están llenos de aceites esenciales y nutrientes de alta calidad cuya asimilación puede llegar a beneficiar la salud de la mujer.

Toma nota y aprende a prepararlo de la siguiente manera:

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de clavos rojos (5 g)

Preparación

  • En primer lugar, hierve una taza de agua y, cuando llegue a punto de ebullición, agrégale los clavos rojos.
  • Para terminar, espera que repose 15 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Toma 2 tazas de infusión al día: una en la mañana y otra por la noche.

6. Té verde

Té verde

El té verde es una de las bebidas que más se recomiendan al llegar a la menopausia, dado que contiene polifenoles y fitoestrógenos que pueden llegar a mejorar la salud.

Estas sustancias, además de sus vitaminas y minerales, contribuyen a favorecer el equilibrio hormonal y a disminuir los episodios de calores y el insomnio. 

Prepara una infusión de té verde de la siguiente forma:

Ingredientes

  • 1 cucharada de té verde (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade la cucharada de té verde en una taza de agua hirviendo y, antes de ingerirla, espera que repose 15 minutos.

Modo de consumo

  • Toma la bebida una hora antes de acostarte.

Una vez vistos estos remedios naturales para reducir los sofocos, ¿te animas a probarlos? Si te está aquejando este síntoma y aún no consigues sobrellevarlo, prepara alguna de estas soluciones y comprueba por ti misma sus bondades. Sin embargo, si los problemas se agravan, debes visitar a tu médico.