Cómo reducir barriga con un sencillo ejercicio que no te quitará tiempo

Cómo reducir barriga con un sencillo ejercicio que no te quitará tiempo

Al practicar este ejercicio para reducir barriga debemos ser capaces de hablar y realizar otras actividades, de modo que podamos incluirlo en nuestra rutina en cualquier momento

Reducir barriga es uno de los objetivos principales de muchas personas que empiezan el año con buenos propósitos.

Incluso hay quienes están delgados pero quieren mejorar el aspecto de su abdomen y afinar la cintura, tanto hombres como mujeres.

En este artículo te damos a conocer un sencillo ejercicio que podrás hacer a lo largo del día y en cualquier lugar, sin esfuerzo y sin que nadie se dé cuenta, para reducir barriga de manera progresiva. 

Reducir barriga sin abdominales

Reducir barriga sin abdominales

Hace unos años, el consejo para reducir barriga consistía en hacer abdominales dos o tres veces por semana.

Hoy en día sabemos que no es así, ya que muchos lo hemos intentado sin lograr nuestro objetivo.

Además, en algunos casos hemos comprobado que las abdominales, si no se hacen de la manera adecuada, pueden causarnos dolores o molestias de espalda.

Las abdominales que se hacen de manera correcta, sin hacer la fuerza con la espalda, nos ayudan a endurecer la musculatura del abdomen, pero no son suficientes para reducir volumen.

Para lograrlo deberemos tener en cuenta varios factores.

Visita este artículo: 7 estiramientos para aliviar el dolor de espalda

Factores que influyen

Factores que influyen

A la hora de empezar un plan para reducir abdomen y afinar la cintura debemos tener en cuenta estos factores:

  • Trastornos digestivos: Algunas patologías digestivas como el estreñimiento o la flatulencia crónica nos ocasionan una hinchazón abdominal permanente.
  • Mala postura: Una postura corporal inadecuada puede empeorar el aspecto de nuestra barriga. Muchas personas sufren una debilidad de la musculatura lumbar que les hace “sacar barriga”.
  • Consumo excesiva de grasas perjudiciales y azúcares: Las personas que consumen a diario grasas poco saludables (fritos, embutidos, comida precocinada, helados, etc.) y dulces y azúcares tendrán una acumulación de grasa en la zona abdominal, además de algunos problemas de salud.
  • Comer más de la cuenta: Las personas que comen más cantidad de la que necesitan.
  • Sedentarismo: El sedentarismo y el exceso de horas que pasamos sentados contribuyen a aumentar el perímetro de nuestra barriga.
  • Desarreglos hormonales: Si sufrimos irregularidades hormonales es posible que presentemos una acumulación de grasa en algunas partes del cuerpo a pesar de estar delgados (por ejemplo, en la cintura).

Un ejercicio eficaz

Un ejercicio eficaz

El ejercicio que te proponemos en este artículo para reducir la barriga y conseguir una cintura fina y un vientre plano es muy sencillo.

Además, es un método que podemos practicar a lo largo del día, mientras estamos sentados o hacemos otras actividades.

Debemos tener siempre presente el abdomen para realizar lo siguiente:

  • Cuando nos acordemos, inspiraremos con normalidad y, al sacar el aire, introduciremos el abdomen hacia dentro.
  • Lo mantendremos apretado durante unos segundos pero sin que resulte demasiado forzado. Deberíamos seguir respirando con normalidad pero sin soltar la fuerza, e incluso tendríamos que poder hablar.
  • Es importante hacerlo empujando un poco la lumbar hacia atrás.
  • Lo haremos durante el día, cuando nos acordemos, intentando que cada vez sea con más frecuencia.
  • Lo haremos siempre que estemos haciendo esfuerzos o ejercicios en el gimnasio, subiendo escaleras, cogiendo pesos, etc.
  • Tenemos que sentir como el vientre se pone plano e incluso nuestra cintura se estrecha.

Este ejercicio nos ayuda a tonificar el abdomen y la espalda sin hacernos daño, por lo cual es un ejercicio muy adecuado para acostumbrarnos a hacer a lo largo del día.

Lee también: Cómo aliviar el dolor de lumbares naturalmente

Otros consejos

  • Para mejorar la digestión consumiremos alimentos ricos en fibra como, por ejemplo, las ciruelas pasas, la avena y las semillas de chía.

También beberemos mucha agua a lo largo del día, fuera de las comidas.

  • Si fuera necesario en nuestro caso, realizaremos ejercicios de reeducación postural para mejorar la salud de nuestra espalda.
  • Aumentaremos el consumo de proteína y grasas saludables, y reduciremos los carbohidratos a pequeñas cantidades de cereales integrales.
  • Nos pondremos como objetivo comer siempre el 80%, es decir, no llenarnos hasta sentirnos pesados o hinchados. Podemos terminar las comidas con infusiones digestivas en vez de postres ricos en azúcar o harinas.
  • Debemos hacer ejercicio de intensidad media al menos dos veces por semana y evitar estar sentados más de 45 minutos seguidos.

También es conveniente como caminar y subir escaleras a menudo.

  • Podemos tomar algunos alimentos beneficiosos para regular las hormonas, como la maca, el aceite de lino, el sauzgatillo, la salvia, el hinojo o el aceite de onagra.