Reducir la artritis con ácidos grasos

Yamila Papa Pintor · 8 enero, 2016
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 6 diciembre, 2018
Dado que nuestra alimentación puede ser determinante a la hora de prevenir o agravar la inflamación, es importante incluir en nuestra dieta ingredientes con ácidos grasos omega 3.

Lo que comemos tiene mucha incidencia en cómo nos sentimos. Esto puede ser bueno o malo para nuestra salud, pues, todo depende de los alimentos que ingerimos. Por ejemplo, es posible reducir la artritis en mayor o menor medida con la elección de una alimentación más sana y equilibrada.

En relación a este punto específico, en el siguiente artículo te contaremos cuáles son las mejores opciones de comidas para reducir los síntomas de esta enfermedad crónica. Y, sobre todo, por qué los ácidos grasos sirven para ello.

Dieta balanceada

Una alimentación correcta es beneficiosa para cualquier persona, y más aún para los que sufren alguna patología como puede ser la artritis. En función de esto, se recomienda incluir en la dieta de todos los días:

  • Verduras
  • Frutas
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Proteínas de fácil absorción
  • Gluten
Artritis

No olvides leer: 7 mitos sobre la alimentación y el padecimiento de artritis

¿Qué debe incluir nuestra dieta alimenticia para reducir la artritis?

Los alimentos que debe comer una persona con artritis han de tener una buena cantidad de fibras. Por ejemplo, las fresas y la avena la aportan en grandes proporciones.

Cuando se está pasando por un cuadro de inflamación y dolor se recomienda ingerir aceite de oliva virgen extra, ya que tiene compuestos similares a los de la aspirina o el ibuprofeno. Se requieren 3 cucharadas y media de aceite para lograr el mismo efecto antiinflamatorio de 200 mg de estos medicamentos.

El ajo, por su parte, tiene la capacidad de desinflamar los músculos y articulaciones, al mismo tiempo que aumenta la cantidad de antioxidantes que luego actuarán benéficamente en el organismo.

Las semillas de ajonjolí también se pueden usar porque cuentan con una buena dosis de selenio (en las personas con artritis este componente se encuentra en bajos niveles).

La vitamina D es muy importante para reducir el riesgo de padecer artritis reumatoide sobre todo en las mujeres. Además, tiene la capacidad de mejorar el sistema inmune y evitar la descalcificación de los huesos.

La mejor fuente de esta vitamina es el sol. Exponerse 15 minutos al día es bueno (siempre y cuando no se haga en horarios de mayor peligrosidad, es decir, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde). También podemos encontrarla en el pan integral y los cereales en general.

Más específicamente, conviene comer estos alimentos para contribuir a reducir la artritis:

  • Frijoles
  • Garbanzos
  • Avena
  • Cebada
  • Soja
  • Patata
  • Espinaca
  • Brócoli
  • Frutos secos (almendras, pistachos)
  • Leches vegetales
  • Arroz integral
  • Coco

¿Hay alimentos que producen inflamación en las articulaciones?

Embutidos y carnes pueden producir inflamación en las articulaciones

Por supuesto que sí. Por ello, quienes padecen artritis deben tener mucho cuidado con lo que comen. Un ejemplo serían, la carne, el pollo y los embutidos. Estos aumentan ciertas sustancias en la sangre (conocidas con las siglas de AGE) que pueden inflamar las articulaciones.

Asimismo, los ácidos Omega 6 que se encuentran en la yema de huevo, la comida rápida y los fritos también tienen la capacidad para incrementar la inflamación.

Las investigaciones afirman que aquellos que comen más ácidos grasos Omega 6 que Omega 3 sufren consecuencias negativas sobre su condición y la hinchazón es más notoria y dolorosa.

Por lo tanto, si lo que buscamos es reducir la artritis, debemos considerar moderar o eliminar el consumo de estos alimentos.

Los ácidos grasos y la artritis

Si bien los Omega 6 no son del todo recomendados, sí se aconseja consumir ácidos grasos Omega 3 para reducir la artritis. Pues, debido a que tienen propiedades antiinflamatorias, lubrican las articulaciones y disminuyen el dolor.

Una de las mejores opciones dentro de los alimentos ricos en Omega 3 son las semillas de lino o linaza. Se pueden machacar para consumir espolvoreadas en ensaladas, sopas, zumos, etc.

Hay que tener cuidado porque pueden ser bastante laxantes y la fibra que contienen puede impedir la absorción de ciertos medicamentos.

Actúan como un gran anticoagulante, por lo tanto, si se toma aspirina o medicamentos similares es mejor consultar con el médico.

Por otra parte, los pescados son una excelente fuente de estos ácidos grasos. Los mejores son los conocidos como “azules” que viven en agua fría:

  • Salmón
  • Sardina
  • Atún
  • Bacalao
  • Caballa

El pescado azul es bueno para reducir la artritis

No solo son antiinflamatorios naturales sino que, además, alivian los síntomas de la enfermedad.

Un estudio realizado en 2002 (publicado en la revista Proceedings of the Nutrition Society) indica que los suplementos de aceite de pescado son muy buenos para las personas con artritis reumatoide sobre todo en los pacientes con casos más avanzados (graves o crónicos).

El consumo de ácidos grasos Omega 3 marca una diferencia notable y favorable en las actividades cotidianas de los afectados. Por ejemplo, pueden realizar movimientos que antes de la ingesta no (desde cortar la comida a atarse los zapatos).

Como si fuera poco, los ácidos Omega 3 reducen el riesgo de padecer ataques al corazón y todo tipo de enfermedades cardiovasculares, así como también hipertensión arterial.

La dieta en los países occidentales suele ser pobres en este nutriente y abundantes en Omega 6. Por ello hay tantas personas con problemas de artritis al llegar a cierta edad.

¿Dónde más se puede conseguir Omega 3?

Las semillas de shía pueden ayudar a reducir la artritis

Las semillas de chía tienen la mayor concentración conocida hasta el momento de estos ácidos. Son 500 gramos por cada kg, si hablamos de alimentos de origen vegetal.

Otras buenas fuentes son la Salvia Sclarea (con un 50% en su composición), la sacha Inchi (un maní originario de Perú y con el 48%) y las semillas de calabaza (con más del 40%).

Hay que tener cuidado con las nueces y el aceite de colza. Pues, aunque tienen una buena cantidad de ácidos grasos Omega 3, también aportan bastante Omega 6.

Si comparamos los aportes de ambos, el último “gana”. Por lo tanto, son poco recomendables para los que sufren artritis.

Esto no ocurre con las semillas de cáñamo porque, si bien tiene de los dos ácidos, los porcentajes son de 3 a 1 a favor de los Omega 3. La mejor manera de consumir este alimento (que puede ser duro y de sabor algo desagradable) es haciendo una leche o batido junto con varios frutos secos.

Te recomendamos leer: 4 desayunos con semillas de chía que te gustarán

Esperamos que esta información te sirva. Recuerda que siempre es esencial consultar a tu médico en cuanto a las posibles soluciones a aplicar para reducir la artritis, incluyendo el ámbito alimenticio.

  • Arthritis Foundation. Ácidos grasos omega-3. (2002).

espanol.arthritis.org/espanol/ejercicio/dieta-nutricion/aceites-saludables/acidos-grasos-omega/

  • Philip C. Calder. Dietary modification of inflammation with lipids. (2007).

cambridge.org/core/journals/proceedings-of-the-nutrition-society/article/dietary-modification-of-inflammation-with-lipids/BC379B72A6B39EBA9520621007CED779

  • E. Rajaei, K. Mowla, A. Ghorbani, S. Bahadoram, M. Bahadoram, M. Dargahi-Malamir. The Effect of Omega-3 Fatty Acids in Patients With Active Rheumatoid Arthritis Receiving DMARDs Therapy: Double-Blind Randomized Controlled Trial. (2016).