Cómo reducir la piel seca en el rostro

Para combatir las molestias que causa la piel no solo es necesario aplicarse una crema hidratante. Hay que prestar atención a otros detalles para que el tratamiento resulte eficaz.

La piel seca xerosis es un problema que puede presentarse en cualquier momento y no siempre se soluciona con tan solo aplicarse una crema facial cualquiera. Muchas veces, implica una serie de medidas para que el tratamiento sea eficaz.

Con el cambio de temperatura es posible que la piel tienda a resecarse un poco, sin embargo, cuando la resequedad persiste es importante saber cómo tratarla para evitar mayores molestias y, sobre todo, acelerar la aparición de los signos de la edad.

A continuación, te comentamos cuáles son las consideraciones que se debe tener en cuenta a la hora de abordar este problema, para así poder superarlo lo más pronto posible.

Aspectos a considerar

La xerosis se presenta cuando se pierde humectación y se puede percibir mediante la tirantez al mover los músculos faciales y por la aspereza al tacto. En casos más extremos, se puede apreciar escamación, cuarteamiento e, incluso, prurito.

Para brindarle un correcto tratamiento a la piel seca es fundamental evitar todos aquellos productos que sean potencialmente irritantes; es decir, todos aquellos que contengan perfumes y colorantes. Adicionalmente, es necesario comprobar que el producto que se vaya a aplicar esté probado dermatológicamente.

Causas más comunes

  • Deshidratación.
  • Exceso de limpieza.
  • Cambios hormonales.
  • Cambios de estación.
  • Algunos medicamentos.
  • Falta de protección solar.
  • Temperaturas muy bajas o muy altas.
  • Dieta baja en ácidos grasos insaturados y vitaminas.
  • Uso de productos de higiene y cuidado personal inapropiados.

Medidas para tratar la piel seca

1. Hidrata tu piel a diario

mujer aplicando crema en la cara

En las tiendas puedes conseguir cremas acordes a tu condición que deberás aplicar todos los días y, si es posible, en varias ocasiones.

No sirve de nada colocar una gruesa capa de hidratante hoy y después olvidarte hasta la próxima semana. Es fundamental usarla a diario, al menos, por la mañana y por la noche.

  • Para recordarlo deja el pote en la mesilla de noche o en el baño.
  • Asimismo, para aumentar el nivel de hidratación sería bueno que aplicases la crema después de lavarte la cara o de bañarte (es decir, cuando todavía está húmeda).
  • No olvides que para colocar el producto siempre son mejores los golpes suaves para evitar irritar la zona.

2. Utiliza exfoliantes suaves

Para ayudar a eliminar la capa de células muertas de la piel y desobstruir los poros sin maltratar la piel, se debe recurrir a exfoliantes suaves y preferiblemente naturales, como la avena.

3. Lávate con agua tibia

lavar rostro con agua fría

Cuando regresas del trabajo o de hacer ejercicio, cuando te levantas por la mañana o cuando te vas a la cama debes lavarte el rostro con agua tibia. Esta medida también se debe aplicar al momento de la ducha o baño.

De esta manera, no maltratarás la piel ni promoverás la resequedad. Recuerda que el agua caliente no es una buena opción porque desprovee a al piel de sus aceites naturales.

En caso de que utilices el agua a una temperatura elevada en invierno, evita mojar el rostro con agua caliente. Al finalizar, refresca tu cutis con un poco de agua tibia.

4. Sécate con delicadeza

Cuando termines de bañarte o de lavarte el rostro, lo ideal es dejar que la piel se seque sola o dar leves toques con la toalla, sin restregar ni realizar ningún tipo de movimiento vigoroso. Asimismo, es recomendable que la toalla sea de algodón suave.

5. Bebe mucha agua

Beber agua

Si bien la hidratación tópica es necesaria, es imprescindible mantener el organismo bien hidratado para que la piel pueda liberar toxinas y mantener su elasticidad. Así que procura beber unos 8 vasos de agua al día y, si es posible, algún vaso de zumo natural o alguna infusión herbal.

6. Come sano

Así como el agua ayuda a hidratar el organismo, las frutas y las verduras crudas también. Además, aportan muchos nutrientes y vitaminas que mejoran tu salud en general. Trata de consumir 2 piezas de fruta y 2 porciones de vegetales al día, sobre todo, de estación.

Para mantener la buena hidratación de la piel, es conveniente que reduzcas la ingesta de sal al mínimo. Es preferible que sazones tus comidas con especias y hierbas.

Recuerda que la comida chatarra y los refrescos no solo engordan y elevan el colesterol sino que, además, deshidratan, con lo cual favorecen la aparición de la piel seca. Así que lo mejor será reducir al mínimo este tipo de alimentos. Adicionalmente, es necesario evitar el consumo de cafeína.

Te interesa saber: Motivos para consumir avena todas las mañanas

7. Deja los vicios

Es bien sabido que tanto el tabaco como el alcohol tienen innumerables efectos nocivos para la salud y el aspecto de la piel.

El cigarrillo contiene alquitrán y nicotina, dos sustancias que impiden la buena oxigenación de la piel; y, cuando las células se ven privadas de oxígeno, se produce la obstrucción de los poros y la sequedad. Por otra parte, fumar reduce las reservas de vitamina C en los tejidos y acelera el envejecimiento.

En el caso del alcohol, la deshidratación resulta mucho más evidente. Y dado que con el paso de los años, el cuerpo pierde parte de su porcentaje de agua, el organismo es cada vez más sensible a sus efectos.

Consulta con el dermatólogo

Además de tener en cuenta las medidas mencionadas, para tratar adecuadamente la piel seca es necesario acudir al dermatólogo. Una vez el profesional dé las pautas a seguir, se deben poner en práctica de inmediato para solucionar el problema y volver a lucir una piel sana.