¿Se pueden reducir las varices con tomates verdes y rojos?

28 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Las varices son venas dilatadas que se inflaman y que se pueden notar a simple vista por debajo de la piel. Pueden causar dolor, picor u otras molestias.

Aunque está claro que se pueden prevenir, es común escuchar a las personas preguntarse si sería posible reducir las varices. Y luego, también resulta común escuchar propuestas de remedios caseros y tratamientos naturales para, supuestamente, ayudar a lograr este objetivo.

Uno de los remedios que se ha llegado a proponer para tratar o reducir las varice es la aplicación de mascarillas de tomates verdes y rojos sobre la piel. Supuestamente, las semillas de tomate tendrían propiedades anticoagulantes que mejorarían el flujo sanguíneo y, por ello, su aplicación tópica ayudaría reducir las molestias de las varices.

Aunque esto pueda sonar sencillo y, sobre todo, prometedor, las varices NO pueden reducirse mediante la aplicación de mascarillas, cremas ni ningún otro producto. 

El tratamiento de las varices

Los expertos del Manual MSD indican que, aunque las varices no tienen cura, sí es posible mitigar los síntomas que producen mediante la práctica de algunas medidas, tales como:

  • Usar medias de compresión.
  • Poner los pies en alto durante unos minutos, cada día o tantas veces sea posible.

Por otra parte, los expertos de la Clínica Universidad de Navarra explican que: «El tratamiento de las varices consiste en eliminar las venas que funcionan mal para que la sangre retorne por las que funcionan bien y mejorar, de esta forma, la circulación venosa».

Dependiendo del caso, es posible que el médico sugiera un determinado tipo de tratamiento u otro, el uso de escleroterapia (inyecciones en las venas), laserterapia (terapia con láser) o cirugía (extracción de las venas).

A los pacientes con insuficiencia venosa y linfática o malformaciones vasculares se les podría sugerir el tratamiento de escleroterapia con microespuma de Polidocanol.

Además de lo que indique el médico, será fundamental que el paciente procure adoptar y mantener un estilo de vida saludable. El ejercicio diario y una buena alimentación serán grandes aliados en todo momento y conviene aprovecharlos al máximo

Descubre: Alimentación saludable y ejercicio, la combinación perfecta

Recomendaciones para prevenir o aliviar las varices

Existen varias medidas sencillas que se pueden poner en práctica tanto para aliviar como para prevenir las varices. Una de las más efectivas es la práctica diaria de actividad física, como ya comentábamos anteriormente, porque favorece la buena circulación y por ende, minimiza las molestias.

Una dieta equilibrada también puede ofrecer mucho a la salud. En ella no deberían faltar los siguientes.

Ácidos grasos omega 3

Alimentación

Este tipo de grasa saludable no la produce el organismo, por lo que se debe absorber a través de la dieta. Este nutriente mantiene la elasticidad de las venas y también tiene una acción antiinflamatoria. Adicionalmente influye en la mejora del flujo sanguíneo.

Los alimentos recomendados incluyen:

  • Mariscos
  • Frutos secos
  • Semillas de lino
  • Aceite de girasol y de oliva
  • Pescado (salmón, sardina y bacalao)

Selenio

El selenio es un nutriente que previene el endurecimiento de los tejidos principales del cuerpo y mantiene la flexibilidad de las paredes arteriales. Es útil para reducir las varices si incluimos ciertos alimentos en nuestra dieta.

Se puede encontrar en:

  • Pepino
  • Huevos
  • Frutos secos
  • Champiñones
  • Levadura de cerveza

Lee: El plato de Harvard: descubre cómo puede mejorar tu alimentación

Vitamina E

Reducir el consumo de lácteos.

Este nutriente principal no puede faltar en la dieta ya que cumple la función de mejorar la circulación y oxigenación de la sangre, lo que a su vez evita la formación de coágulos. Está presente en:

  • Lácteos
  • Espárragos
  • Frutos secos
  • Carnes blancas
  • Cereales integrales
  • Aceite de coco y de oliva

Nota final

Aunque no se puedan curar las varices ni tratar con tomates verdes y rojos, sí existen varias opciones de tratamiento que han demostrado ser eficaces. Si tienes dudas acerca de cuál puede ser la más adecuada para ti, consulta con un flebólogo.