Reflexiones para padres

Marilu Caldera 10 abril, 2018
Dar vida y hacer de nuestros hijos seres de provecho para la humanidad, además de ser una de las mayores labores, constituye un verdadero arte. Aquí algunas reflexiones que te ayudarán a ser un mejor padre.

La reflexión en los padres es fundamental, ya que los lleva a formarse una realidad basada en aquello que les rodea y que justamente los debe mover a meditar. En este post, compartiremos algunas reflexiones para padres que pueden ayudarte a comprender mejor la relación existente entre aquellos cambios que puedes llegar a enfrentar u observar en tu familia.

Cuando encontramos padres que reflexionan constantemente, tendemos a sentir admiración por ellos. Y es recomendable imitarlos y trasladar esa acción a nuestras vidas. Si pudiésemos reflexionar más sobre lo que decimos y hacemos, muy seguramente nos evitaríamos más de un problema al momento de tomar una decisión.

Las reflexiones que compartiremos en este artículo, de llevarlas a la práctica, te ayudarán a mejorar como padre, a ser más atento con tus niños. Hay que recordar que el amor de padre es el mejor legado que podemos dejarle a nuestros hijos y que llevarán consigo toda su vida.

Primeras reflexiones para padres 

Los hijos son la herencia más valiosa que la vida da a los padres

Cuando recibimos una herencia, debemos administrarla, invertirla y emplearla en algo útil para sacarle utilidad, provecho. De igual manera, los padres debemos invertir en la formación de nuestros hijos, buscando sacar lo mejor de ellos. Así, mañana serán hombres y mujeres de bien capaces de brindarnos las más grandes satisfacciones: nuestra mayor recompensa.

Ver también: 7 errores que cometen los padres del siglo XXI

Los hijos son la fuerza impulsora de los padres

En definitiva, los hijos son la fuerza que nos mueve a realizar satisfactoriamente nuestro trabajo. Los padres realizamos con motivación nuestras actividades, cumplimos con nuestros compromisos y somos responsables con nuestro trabajo porque sabemos que nuestros hijos serán los beneficiados.

Lo cierto es que buscamos constantemente la forma de superarnos, de ascender y de ser mejores porque sabemos que ello redundará en el bienestar económico necesario para ofrecerles a nuestros hijos mejores alimentos, ropa y educación. Definitivamente, ellos son nuestra fuerza propulsora de vida.

Castigar a un hijo o consentirlo en exceso jamás será beneficioso

Los padres estamos para cuidar, aconsejar y criar a nuestros hijos de la mejor manera. La crianza de un niño debe estar definida más por el amor que por la imposición; pero un amor sano que los ayude a crecer como individuos. Castigar repetidamente a un hijo, definitivamente, no es la mejor forma de corregirlo y de orientarlo.

Castigar hijos

Como padres, debemos aprender a comunicarnos efectivamente con nuestros hijos y conectar con sus necesidades, así como ayudarlos a satisfacerlas sanamente. Por otra parte, darle a un hijo todo lo que pide consintiéndole más de lo debido, tampoco es lo mejor que podemos hacer por él.

Esto lo hará un niño (y un futuro adulto) incapaz de valorar lo que tiene. Darle a nuestros hijos todo lo que quieren y piden puede constituir uno de los peores daños que a futuro les podemos llegar a hacer.

Otras reflexiones para padres

Consentir hijos

  • Cuando tienes un hijo, todos los niños del mundo los sientes como tuyos.
  • Los padres no siempre pueden (ni deben) darle a sus hijos todo aquello material que desean, mas sí la educación, el cuidado y el amor que necesitan y merecen.
  • No existe un manual para criar a los hijos. El gran manual es el hijo, que con solo existir nos enseñan como padres a amar incondicionalmente.
  • Los buenos padres no le dan a sus hijos todo lo que necesitan, les enseñan que ellos son capaces de conseguir aquello que quieren.

Los padres como modelo

Generalmente, para un padre, la opinión que el hijo tenga de él es lo más importante. El cómo nos ven, los calificativos, el reconocimiento; todo lo que nuestros hijos sienten, creen y piensan de nosotros como padres es simplemente trascendental.

En deportes, nuestros hijos elegirán como modelo al campeón; en negocios, al más poderoso; en educación, quizá al más premiado; pero en la vida, nos elegirán a nosotros como modelo a seguir (para bien o para mal). Por ello, la importancia de ser un buen ejemplo para nuestros hijos, un modelo a seguir.

Lee también: Perdona a tus padres, lo hicieron lo mejor que pudieron

Padres modelo

Un hijo es un ser que la vida ha puesto en nuestras manos para, desde el momento en que nacen, amarlos, disfrutarlos y velar por su desarrollo como individuos, profesionales y ciudadanos. Y es que los padres somos los responsables de hacer de nuestros hijos seres humanos compasivos, profesionales con ética y ciudadanos de provecho.

Los padres debemos procurar la satisfacción de todas las necesidades de cada uno de los hijos que elegimos traer al mundo. Todas sus necesidades deben ser cubiertas: las económicas, las físicas y las intelectuales, así como las mentales, las emocionales, las espirituales y, muy especialmente, las de valores.

En definitiva, la educación de los hijos debe ser integral. Un padre modelo o ejemplar procura en todo momento una educación integral a todos sus hijos por igual. Y es que el objetivo final debe ser formar personas de carácter firme capaces de hacer una vida propia de la forma más ética y sana posible.

Conclusión

Padres como modelos para sus hijos

Es importante que estas reflexiones para padres, entre muchas otras, las tuviéramos en cuenta al tomar la trascendental decisión de traer un hijo a la vida. Mirar y vivir la experiencia de ser padre desde la óptima de estas reflexiones puede hacernos un mejor modelo para nuestros hijos.

Hay que recordar siempre que lo que hagamos con nuestros hijos, ellos lo harán con sus futuros hijos. Por ello, los padres debemos ser el mejor ejemplo que tengan en su vida. En definitiva, como padres, además de disfrutarlos y hacerlos hombres y mujeres de bien (nuestra más grande y mayor responsabilidad), debemos lograr que se sientan plenamente orgullosos de nosotros.

Te puede gustar