¿Es posible regenerar los cartílagos dañados?

23 enero, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Una alimentación rica en aminoácidos permite la buena absorción de calcio además de producir colágeno para reconstruir los tejidos dañados.

El desgarro en los cartílagos dañados es una de las lesiones más comunes que sufrimos los seres humanos. Suele ser muy doloroso, por ello, es fundamental seguir un tratamiento médico, mejorar ciertos hábitos de vida y apoyarse en una buena alimentación.

El cartílago es una estructura muy flexible que le da soporte a algunas estructuras sin peso como el pabellón auricular, la nariz y las articulaciones.

Existen áreas que son mucho más sensibles a dañarse, como las articulaciones de las rodillas, que suelen ser las más afectadas por la práctica de actividades muy bruscas. Asimismo, es una zona frágil que con los años suele deteriorarse, por lo que hay que prestar mayor atención en personas de la tercera edad.

cartílagos dañados rodillas

¿De qué manera pueden regenerarse los cartílagos dañados?

Se considera que el tejido cartilaginoso puede repararse mediante el consumo de determinados alimentos, en el marco de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable.

Uno de los aminoácidos más importantes para la rápida regeneración del cartílago es la lisina. Además, se encarga de absorber el calcio y producir colágeno para construir nuevamente el tejido dañado, como señalan las diferentes referencias científicas.. Adicionalmente, mejora el aspecto de la piel y la firmeza de los tendones.

Una deficiencia de lisina puede retrasar el crecimiento del tejido dañado. También puede afectar a la regeneración de las células de la piel, repercutiendo en la reconstrucción total del área comprometida con algún daño físico.

12 mg de lisina por cada kilo de peso corporal, es la cifra de lo que se debe consumir para que el cuerpo pueda restaurar más rápido los cartílagos dañados, como se señala en esta investigación realizada por la Universidad de Granada. Por ello, presentamos un listado de alimentos con alto contenido de este aminoácido:

  • Soja.
  • Queso.
  • Cerveza.
  • Bacalao.
  • Gelatina.
  • Huevos.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Carnes rojas.
  • Levadura de cerveza.

La dieta, una buena aliada

La vitamina C es muy importante para la salud del organismo en líneas generales, pero también es capaz de mantener la producción de colágeno, tal y como señala este estudio realizado por el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos. La sangre oxigenada fluye por las arterias asegurándose de proveer las heridas de lo que necesitan para reconstruirse.

Necesitamos más de 75 mg (miligramos) diarios de esta vitamina para renovar continuamente los problemas del cuerpo. Los alimentos que contienen la mayor cantidad de vitamina C son las frutas, tales como:

  • Kiwi.
  • Limón.
  • Fresas.
  • Naranja.
cartílagos dañados fruta

Una gran deficiencia de vitamina C puede reducir la cicatrización instantáneamente.

¡Cuida siempre tu alimentación!

Independientemente de que exista o no un problema de salud (como la artritis, artrosis u otras), lo más importante es que mantengas hábitos de vida saludables y, dentro de estos, una dieta equilibrada, para poder brindarle al organismo todo lo que necesita para funcionar correctamente. Paralelamente, recuerda que debes seguir todas las indicaciones de tu médico.

  • Lopez, C. (2009). Tejido Cartilaginoso y Oseo. Componentes Del Cartílago.
  • Versier, G., & Barbier, O. (2014). Técnicas de reconstrucción cartilaginosa. EMC – Técnicas Quirúrgicas – Ortopedia y Traumatología. http://doi.org/10.1016/S2211-033X(14)69192-1
  • Tuero, B. (2000). Funciones de la vitamina C en el metabolismo del colágeno. Rev Cubana Aliment Nutr.
  • NCBI. (2012). Lysine post-translational modifications of collagen.
  • Tuero, B. B. (2000). Funciones de la vitamina C en el metabolismo del colágeno. Rev Cubana Aliment Nutr, 14(1), 46-54.
  • Villaescusa, Á. M. Editor: Editorial de la Universidad de Granada.
  • Silva, T. F. D., & Penna, A. L. B. (2012). Colágeno: Características químicas e propriedades funcionais. Revista do Instituto Adolfo Lutz, 530-539.