Cómo regular el pH vaginal con remedios caseros

Los cambios en el pH o acidez vaginal pueden originar afecciones vaginales. Control tu flujo para detectarlas y tratar los síntomas con productos naturales caseros.

Las alteraciones en el pH vaginal o acidez vaginal son el resultado de cambios hormonales en diferentes etapas o momentos del ciclo femenino.

El interior de la vagina está recubierto por un manto de microorganismos que componen la flora vaginal.

Durante la edad fértil, la flora vaginal es abundante en lactobacilos, estas bacterias aseguran un pH vaginal ácido. 

Esta acidez vaginal actúa como barrera protectora contra la proliferación de otros microorganismos, como bacterias y hongos, potencialmente perjudiciales.

Lee más sobre Infecciones vaginales: tipos y causas

Factores que alteran el pH vaginal

Cuando la flora vaginal está equilibrada, el nivel de acidez o pH vaginal se mantiene entre 3,8 y 4,5, frente al pH del resto de la piel que es menos ácido, y se encuentra en 5,5.

Sin embargo, hay factores que pueden alterar ese equilibrio y aumentar el riesgo de afecciones vaginales. Algunos de esos factores son:

  • Una higiene íntima inadecuada
  • Prendas interiores acrílicas o de nailon
  • Antibióticos
  • Ansiedad o estrés

Síntomas de alteraciones en el pH vaginal

Cualquiera que sea tu situación hormonal, debes estar atenta a los síntomas vaginales.

Se llama vaginitis a la inflamación de la vagina producida, en general, por cambios en el equilibrio normal de las bacterias vaginales, o por una infección.

Los síntomas vaginales que indicarían una alteración de la flora y del pH vaginal y, posiblemente, una infección vaginal suelen ser:

  • Flujo anormal, más abundante o espeso
  • Flujo con mal olor
  • Sensación de picor vaginal
  • Irritación vaginal
  • Enrojecimiento
  • Dolor vaginal

Cómo tratar y aliviar los síntomas vaginales

Existen varias opciones para tratar y aliviar los síntomas de las infecciones vaginales, y también para  corregir el desequilibrio del pH y de la flora vaginal.

En primer lugar, consulta con tu médico ginecólogo que podrá tratarte con antibióticos específicos.

Además, hay remedios de origen natural que, sin causar efectos adversos, restablecen el pH vaginal natural. 

A continuación queremos revelar opciones interesantes para que no dudes en aplicarlas cuando te aqueje este problema.

Lee también ¿Qué son y para qué sirven los probióticos?

Infusión de salvia

infusion salvia y acidez vaginal

Las propiedades de las hojas de salvia ayudan a restablecer el equilibrio de la flora vaginal. De este modo, disminuyen la producción excesiva de fluidos y los olores fuertes.

Su aplicación externa disminuye la irritación en la piel sensible de las áreas externas de la vagina y, a su vez, brinda un efecto protector contra las infecciones.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas de salvia (20 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Vierte el agua en una olla y deja hervir
  • Luego, agrega las hojas de salvia y déjalo 3 minutos a fuego bajo
  • Deja reposar 15 minutos
  • Finalmente, cuela y recoge el líquido

Modo de uso

  • Aplica el líquido sobre la zona íntima, como enjuague.
  • Úsalo hasta 2 veces al día, todos los días, hasta aliviar los síntomas.

Te recomendamos leer: Bondades de la salvia

Té de ajo

Por su propiedades antibióticas y antiinflamatorias, el té de ajo es un producto alternativo para combatir las infecciones que alteran el pH de la flora bacteriana vaginal.

Sus compuestos combaten las levaduras y bacterias y, de este modo, evita malos olores, irritación y flujo excesivo.

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Tritura los dientes de ajo y ponlos a hervir en una olla con agua hasta su ebulición.
  • Luego, retíralo del fuego, tapa la bebida y déjala reposar 20 minutos.
  • Finalmente, filtra con un colador fino.

Modo de uso

  • Enjuaga la zona íntima con el té de ajo.
  • Aplica el remedio en horas de la noche, durante 5 o 7 días seguidos.

Yogur natural y aceite de árbol de té

yogur natural y acidez vaginal

Los probióticos que contiene el yogur natural ayudan a reponer las bacterias saludables de la flora vaginal. De este modo, facilitan la eliminación de hongos y bacterias patógenas.

Las propiedades del yogurt se pueden potenciar con el poder antimicrobiano del aceite esencial de árbol de té para obtener un tratamiento eficaz contra las infecciones.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur natural (40 g)
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

  • Combina el yogur natural con las gotas de aceite de árbol de té.

Modo de uso

  • Frota la mezcla sobre las zonas externas de la vagina
  • Déjalo actuar 20 minutos
  • Luego, enjuaga
  • Repite su uso 2 veces al día, hasta controlar el problema.

Vinagre de manzana

Por su contenido de ácido acético y antioxidantes, el vinagre de manzana es uno de los remedios más populares para el control de las infecciones que alteran el pH vaginal.

Estas sustancias combaten la acción negativa de los microorganismos y, a su vez, nutren a las bacterias saludables de la flora vaginal.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  1. Pon a calentar el agua sin hervirla.
  2. Luego, agrega el vinagre de manzana.

Modo de uso

  • Simplemente, realiza un baño de asiento con la solución, lavando con cuidado las zonas externas de la vagina.
  • Repite el tratamiento durante una semana.

Lee también: 5 curiosos usos del vinagre de manzana que te gustará conocer

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato y acidez vaginal

Por su característica ligeramente alcalina, el bicarbonato de sodio también es una solución alternativa para restablecer el pH vaginal.

Su aplicación externa disminuye el exceso de flujo y controla la comezón y el mal olor.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (100 g)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Diluye el bicarbonato de sodio en el agua tibia.

Modo de uso

  • Enjuaga las áreas externas de la vagina con la solución
  • Repite su uso 2 veces al día, durante una semana.

 

Lo mejor es prevenir. Por lo tanto, presta atención a los factores que perjudican tu salud vaginal. De ese modo, podrás evitarlos.

Si aún así tienes una infección vulvovaginal, consulta con tu médico y alivia los síntomas con los productos naturales que te sugerimos.