5 preguntas y respuestas para un bronceado saludable

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 28 diciembre, 2018
El cuidado de la piel es muy importante. Evita exponerte por tiempo prolongado a los rayos ultravioletas porque son terribles para la piel.

Cuando se acerca el verano empezamos a pensar en las actividades que haremos dentro de los próximos meses. Seguramente, estaremos mucho al aire libre para disfrutar del sol y ¿por qué no? Presumir de un color canela. Es por eso que también debemos considerar el cuidado de nuestra piel para conseguir un bronceado saludable.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y está expuesto al exterior constantemente. Los rayos ultravioletas que emite el sol pueden ser dañinos y causarnos desde quemaduras hasta cáncer.

Hay muchas opciones para dorar nuestra piel sin necesidad de lastimarla. Por eso, a continuación, responderemos a algunas dudas que siempre surgen durante la temporada veraniega respecto al bronceado saludable.

1. ¿Cuál protector solar debe usarse?

Mujer echándose protector solar.
El protector solar más adecuado dependerá de tu fototipo de piel.

Esto depende de tu fototipo, es decir, de la pigmentación de tu piel. Existen seis diferentes, según la clasificación de Fitzpatrick.

Esta va desde las pieles más blancas, sensibles a quemaduras solares y resistentes a broncearse hasta las más oscuras y propensas a broncearse sin daños.

Una piel muy clara necesita un Factor de Protección Solar (FPS) de 50 mientras que las más oscuras les basta uno de 25.

En todos los casos, el protector solar debe aplicarse cada dos horas para que nuestra piel esté protegida.

2. ¿Los bronceadores son dañinos para la piel?

A pesar de que los bronceadores tienen un FPS menor al de los protectores, son ricos en sustancias lípidohidratantes aceites vegetales y vitaminas A y E, que ayudan a proteger la piel de los radicales libres pero no reflejan la luz solar.

Sin embargo, los bronceadores no son recomendables para pieles demasiado claras. Las personas que tienen ese tipo de piel, deben usar protectores solares, ya que estos las protegen de manera más completa.

3. ¿Existe una hora ideal para tomar sol?

Cuando nos tomamos un día de playa o piscina debemos tener en cuenta que entre las 12:00 p.m. y las 4:00 p.m. los rayos solares son los más peligrosos.

Durante estas horas, estos inciden verticalmente sobre nuestra piel con más intensidad y pueden causar más daño.

Durante esa franja horaria, se recomienda mantenerse bajo sombra y exponerse muy poco a los rayos solares. A pesar de que se esté usando un protector solar los rayos pueden afectarte.

Recuerda que ninguno bloquea completamente la penetración los rayos ultravioletas en la piel.

Lee: Descubre cómo hacer un protector solar casero y natural

4. ¿Hay algún alimento que ayude a lograr un bronceado saludable?

zanahorias
Los betacarotenos de las zanahorias te ayudarán para obtener un bronceado saludable.

Sí los hay y son ricos en vitamina E, un antioxidante que neutraliza la acción de los radicales libres. Veamos algunos de ellos:

  • Las zanahoria, la espinaca, la cebada, el melocotón, el pimiento y la remolacha contienen betacarotenos, el nutriente responsable de la pigmentación de estos vegetales, así como de generar la renovación celular de la piel y la producción de colágeno. También se ha demostrado que estimulan la melanina y protege tu piel.
  • La semilla de girasol, lino y sésamo, los frutos secos, el aguacate, los espárragos, la espinaca, las acelgas, el perejil, el melocotón, el kiwi y las aceitunas también son buenos aliados para nuestra piel.
  • Las lentejas, uvas, guisantes, soja, té, vino tinto, frutas y verduras de color morado o rojizo, tomate, cebolla, trigo sarraceno y otros cereales integrales, cacao, cerveza y aceite de oliva combaten la oxidación que provocan los radicales libres porque contienen polifenoles.
  • Otro excelente protector solar es el omega 7, el cual se encuentra en el aguacate, curry, aceite de oliva, queso parmesano y alimentos de origen asiático como la anguila japonesa.
  • Las astaxinas también actúan como protectores solares y puedes ingerirlas al comer salmón y trucha salvaje.

Con esto ¡tampoco podemos olvidar el líquido vital! Es importante mantener una buena hidratación para fortalecer tu piel y evitar la sequedad cutánea.

Necesitas beber como mínimo ocho vasos de agua al día, aunque también puedes tomar zumos y batidos naturales, caldos vegetales o infusiones sin azúcar.

Sin embargo, aunque podamos consumir estos alimentos debemos aplicarnos protector solar igualmente. En caso contrario, estaremos exponiendo nuestra piel.

Descubre: Aprende a beber agua correctamente y mejorará tu salud

5. ¿Puedo broncear mi piel sin exponerme a los rayos ultravioletas?

Tanto los rayos del sol como las camas solares emanan los rayos ultravioletas que hemos estado tratando de evitar en exceso durante toda la lectura. Sin embargo existe otra manera de obtener un bronceado saludable sin necesidad de exponerse a ellos.

Los productos autobronceantes son una buena opción para dorar la piel incluso durante los meses más grises del año. Ellos solo tiñen la epidermis, capa superior de la piel.

Debes esperar entre 3 y 6 horas luego de aplicarlo para que el resultado sea visible y, en promedio, el efecto dura 5 días. Sin embargo, es posible mantener un tono constante utilizando el producto cada 4 días aproximadamente.

Te animamos a que tomes las precauciones adecuadas cuando te expongas al sol. Hoy día, existen muchas opciones para conseguir un bronceado saludable. No pongas tu piel en riesgo.

  • Lage, I. R., Ramírez, E. L. A., Ayalas, J. A. R., & Lage, M. R. (2001). Epidemología del câncer de piel no melanoma. Rev Cubana Oncol17(1), 43-7.
  • Mora Ochoa, M., Savigñon, O., Rosa, A., González Gross, T. M., & Castro Mela, I. (2010). El sol:¿ enemigo de nuestra piel?. Medisan14(6), 0-0.
  • Sordo, C., & Gutiérrez, C. (2013). Cáncer de piel y radiación solar: experiencia peruana en la prevención y detección temprana del cáncer de piel y melanoma. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública30, 113-117.