Reimplantación de un diente de leche

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el odontólogo Gabriel Alejandro Rojo Pittatore el 13 agosto, 2019
Para aumentar las probabilidades de éxito en la reimplantación de un diente de leche es primordial tomar medidas para tratar de conservar el diente fuera de la boda. ¿Qué debes tener en cuenta?

La reimplantación de un diente de leche es un tratamiento mediante el cual un diente que se ha extraído o caído, por ejemplo debido a un golpe, vuelve a ser injertado en el alvéolo de la encía. Se intenta que ese diente vuelva a crear fibras ligamentosas con la encía y pueda volver a sujetarse.

Como normal general, en los dientes temporales, también llamados dientes de leche, las reimplantaciones se realizan como tratamiento a las avulsiones. Una avulsión dental es la salida completa de un diente de su alveolo, normalmente por un golpe. A menudo, los dientes más afectados son los incisivos superiores centrales.

En los niños, el mejor tratamiento posible es recolocar el diente en su sitio, intentando que vuelva a formarse tejido. ¿En qué consiste este tratamiento? ¿Cuáles son sus consecuencias? A continuación lo detallamos.

¿Qué le sucede al diente tras la avulsión?

Al salirse completamente el diente de la encía, se produce la rotura de las fibras ligamentosas que lo sujetan a esta. También se produce la rotura del paquete vasculonervioso que permite que el riego sanguíneo y las corrientes nerviosas lleguen hasta el diente.

Te puede interesar: ¿Qué es un absceso dental y cómo debe tratarse?

¿Cómo debemos conservar un diente fuera de la boca?

Cómo debemos conservar un diente fuera de la boca
Para hacer posible la reimplantación de un diente de leche es importante tratar de conservar la pieza dental. Por eso, no se debe manipular, ni tratar de limpiar.

Cuanto menos tiempo se encuentre el diente fuera de la boca, mayor éxito podrá tener el tratamiento. Por ello, la reimplantación de un diente de leche se considera una urgencia.

Lo más importante es no tocar el diente y evitar limpiarlo con un pañuelo o similares ya que, al remover la capa que queda en la raíz del diente, eliminamos las posibles fibras que puedan quedar.

Existen varias soluciones líquidas donde podemos sumergirlo hasta llegar a la clínica dental. La solución líquida ideal para sumergirlo es la Solución de Hank.

  • La solución de Hank es un método de cultivo que permite mantener el pH correcto evitando la reabsorción de la raíz del diente. Puede encontrarse en farmacias.
  • El segundo mejor líquido para conservar un diente es la leche, preferiblemente la desnatada. Puede permitirnos conservar la vitalidad de fibroblastos durante 3 horas.
  • En caso de no poseer ninguna de esas sustancias, podemos introducirlo en suero fisiológico.
  • Si tampoco se dispone de él se puede almacenar en agua o si no tenemos a mano ningún liquido, podría almacenarse en saliva. En caso de hacerlo en saliva, lo ideal es colocarlo debajo de la lengua para evitar tragarlo.

¿Cómo se realiza la reimplantación?

Antes que nada, el odontólogo realizará una revisión de toda la zona afectada para así poder descartar fracturas de hueso o laceraciones que necesiten sutura u otras lesiones. Tras comprobar que todo está correcto, se lavará suavemente el alvéolo con suero fisiológico.

Preparación del diente

Si el diente viene sumergido en alguna sustancia de las mencionadas anteriormente, no hace falta realizarle ninguna preparación. Sin embargo, es aconsejable introducir el diente en solución de Hank unos minutos antes.

Siempre se debe manipular por la corona sin tocar la raíz. Además, debe de permanecer en un medio húmedo. Cuanto más tiempo pase el diente fuera de boca y en ambiente seco, peor será el pronóstico de la reimplantación.

No te pierdas: Agenesia dental: tipos y tratamientos

Colocación del diente

Se introduce lentamente el diente en el alvéolo de la encía hasta que llegue a su lugar. Una vez colocado debemos ferulizarlo, es decir, unirlo a los dientes adyacentes para  proporcionarle sujeción. La ferulización se hace normalmente con un alambre semirrígido por la parte interna del diente, muy similar al que se coloca tras la retirada de las ortodoncias.

Debemos de realizar siempre una radiografía para comprobar que el diente se encuentra en su sitio y que no existe ningún tipo de problema dentro del hueso. Lo último que debemos comprobar es la oclusión del diente, que quede un poco en el aire para que no sufra demasiadas fuerzas al masticar.

Reimplantación de un diente de leche
Después de la reimplantación del diente de leche es importante hacer una radiografía para comprobar que el diente quedó en la posición correcta.

Tratamiento farmacológico

Normalmente el odontólogo recetará los fármacos necesarios para controlar la posible infección y la inflamación. También puede sugerir analgésicos para calmar el dolor producido por el trauma.

Revisiones

Se deben realizar revisiones de la pieza a la semana, a las 3 semanas, a los 2 meses, a los 6 meses y al año. Todo esto para comprobar que todo está correcto y que el diente no presente infecciones.

Consecuencias de una reimplatación dental

Debemos tener en cuenta siempre la edad del niño y el grado de desarrollo del germen del diente definitivo, para evitar posibles lesiones al germen en el momento de la reimplantación del diente de leche. Ante la duda, siempre debemos de darle mayor importancia al diente definitivo. Si el diente que se cae en el traumatismo es un diente definitivo, la reimplantación es el tratamiento de elección.

 

  • Halawany HS, AlJazairy YH, Alhussainan NS, AlMaflehi N, Jacob V, Abraham NB. Knowledge about tooth avulsion and its management among dental assistants in Riyadh, Saudi Arabia. BMC Oral Health. 2014;14:46. Published 2014 May 6. doi:10.1186/1472-6831-14-46
  • Bejeh-Mir KP, Bejeh-Mir AP. Children dental trauma facts for emergent field management. Asian J Sports Med. 2012;3(1):64.
  • Alotaibi S, Wagner ND. Tooth Avulsed. [Updated 2019 Mar 23]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK539876/
  • McTigue, D. J. (2000). Diagnosis and management of dental injuries in children. Pediatric Clinics of North America47(5), 1067–1084. https://doi.org/10.1016/S0031-3955(05)70258-3