Reír es algo serio, sobre todo para los más pequeños

Raquel Lemos 17 junio, 2016
¿Sabías que al reír se potencian los mecanismos de aprendizaje y se facilita el mismo? Es fundamental que empecemos por practicarlo en casa, para que los niños lo apliquen al resto de ámbitos

Todos somos conscientes de que reír es algo vital y necesario para ser felices y optimistas. A pesar de esto, cuando estamos en una clase, las risas se ven reprimidas. Hay que atender, sentarse bien, mantener la compostura y no hablar con el compañero que está a nuestro lado.

Te recomendamos encarecidamente: Carta a mis sombras

A todos nos preocupa la educación, por eso nos ponemos tan en serio con ella. Pero, ¿qué ocurriría si fuésemos conscientes de que nos estamos equivocando? ¿Qué pasaría si la seriedad no fuese lo recomendable para los más pequeños?

El aprendizaje debe tomarse en serio

Profesora-ayudando-a-su-alumna-en-clase-con-las-tareas

El aprendizaje es tan importante que debe tomarse en serio, pero reír también es muy necesario. Recientemente, un equipo de psicólogos franceses de la Université Paris Ouest Nanterre La Défense descubrió que reír puede tener muchos beneficios en el momento de aprender.

¿Por qué el aprendizaje no puede ser algo divertido? ¿Por qué reír está tan mal visto en el ámbito educativo? Gracias a este estudio se descubrió que aquellos niños que aprendían riéndose interiorizaban mejor todo lo que debían aprender.

La explicación a esto se encuentra en nuestro cerebro. Las emociones positivas, como la risa, aumentan los niveles de dopamina lo que nos ayuda a motivarnos. Con esto, tiene un efecto positivo con respecto al aprendizaje.

Lee: Trastornos en el aprendizaje, ¿cómo podemos ayudar los padres?

Además, también se ha descubierto que reír potencia la memoria ya que facilita la entrada de información ocasionando que esta se retenga mucho mejor. Por lo tanto, reír es algo importante y que tendríamos que tomarnos muy en serio.

Reír es importante, pero con moderación

Niña-vestida-de-científica-jugando

Tras este estudio, debemos tener cuidado con llevar al extremo los beneficios que nos brinda la risa. Está bien que las actividades que se lleven a cabo sean divertidas y dinámicas, que potencien el divertimento y no el aburrimiento.

No obstante, también es importante que esto no se convierta, de repente, en una constante que distraiga a los más pequeños de las verdaderas enseñanzas.

Piensa que en su justa medida, reír puede ser algo muy beneficioso. En cambio, si nos pasamos, podemos lograr efectos no deseados.

Con todo esto, ¿dónde empieza esta enseñanza tan divertida? Quizás creas que los profesores llevarán la voz cantante en este tema, pero nada más lejos de la realidad.

Son los padres, dentro del hogar, los que deben inculcar la risa como firme potenciador del aprendizaje.

No te pierdas: 10 curiosidades sobre la risa que te encantará conocer

La familia es una parte muy importante que transmitirá a los niños mucho más de lo que piensan. Si en una familia hay un gran sentido del humor, esto será absorbido por los más pequeños, que se enfrentarán a las circunstancias con una sonrisa en los labios.

Sonrisas que cambiarán vidas

Niña-feliz-jugando-campo

El sentido del humor que puede inculcar la familia en los más pequeños no solo potenciará el aprendizaje, sino que les ayudará a tener una visión mucho más positiva de todo lo que les rodea.

Cuando somos pequeños no somos conscientes de muchas de las dificultades, que lejos de sacarnos una sonrisa, nos hacen llorar de tristeza y melancolía.

Por eso, es necesario que los niños aprendan a tener un gran sentido del humor; de esta manera afrontarán las situaciones más complicadas en un futuro de una forma más efectiva.

A pesar de todos estos beneficios, incidimos en la presencia de la risa en el hogar, dado que en los colegios no siempre se puede llevar a cabo esta nueva forma de enseñar.

La cantidad de alumnos por profesor y el estrés sometido pueden no hacer factible esta forma de trabajar con los niños.

No te vayas sin descubrir: Claves para fomentar la autoestima en los niños

Niña-observando-el-crecimiento-de-una-planta

No obstante, en casa esto sí es posible. En el momento de hacer los deberes o algún trabajo, ¿por qué no transformar esta actividad tan tediosa en algo divertido? Tan solo es necesario un cambio de actitud, una nueva perspectiva y una gran sonrisa.

¿Qué piensas sobre esta realidad de enseñar a base de humor? Como hemos dicho, en el equilibrio se encontrará la clave de que esto tenga el efecto deseado. Si eres padre… ¿considerarías llevar esta práctica dentro del hogar? ¿Ya lo haces?

 

Te puede gustar