Rejuvelac: una bebida rica en enzimas y bacterias beneficiosas que puedes hacer en casa

Daniela Echeverri Castro·
17 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
03 Diciembre, 2018
El rejuvelac es una bebida probiótica cuyos beneficios podemos aprovechar tanto a nivel interno como externo, y que podemos elaborar con diferentes granos, brotes o semillas.

Rejuvelac, también conocida como “agua de vida”, es una bebida probiótica que se ha hecho popular en los últimos años por su concentración de nutrientes y propiedades medicinales. Su nombre proviene del francés y hace alusión a sus múltiples propiedades rejuvenecedoras que, además de notarse en la piel, también se sienten en la salud interna.

En la actualidad se están poniendo de moda esta clase de bebidas con un alto contenido en nutrientes. El interés creciente por conservar un buen estado de salud ha expandido un mercado que hasta la fecha estaba poco explotado, el de los alimentos funcionales.

¿Qué es el rejuvelac?

Se trata de un probiótico natural de bajo costo. Este se elabora a partir de la germinación de varios tipos de semillas o brotes de trigo. Dado que es un fermento, es un alimento fácil de digerir. Sus proteínas ya están descompuestas en aminoácidos y sus carbohidratos en azúcares simples.

Esto, sumado a su alto contenido de vitaminas y minerales, la convierte en una excelente aliada de la salud gastrointestinal. De hecho, además. le confiere otros importantes beneficios. Aunque algunos no la conocen, es una bebida muy utilizada en la cocina vegana para fermentar quesos, hacer limonadas o preparar batidos.

Lo más interesante es que, a cambio de muy pocas calorías, le brinda al intestino una gran cantidad de bacterias beneficiosas que le ayudan a repoblar su microbiota natural. Teniendo en cuenta que muchos están interesados en probarla, a continuación queremos destacar sus principales beneficios y una sencilla receta para hacerla en casa.

¿Cuáles son los beneficios del rejuvelac?

Como todo fermento, el rejuvelac es muy beneficioso para el sistema digestivo.

Este fermento natural concentra una gran cantidad de enzimas y sustancias probióticas. Estas, al ser ingeridas de forma regular, le brindan muchos beneficios a la salud digestiva. También, es rica en ácido láctico, un nutriente que ayuda a destruir las bacterias intestinales nocivas y otros microorganismos que afectan a la salud.

Sus enzimas naturales mejoran el proceso digestivo y promueven la limpieza del tracto intestinal. Ayudan incluso cuando la persona padece estreñimiento. De hecho, según un estudio publicado en la revista Advances in Nutrition, los microorganismos probióticos son capaces de reducir el riesgo de desarrollar patologías o problemas intestinales y de tránsito.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 smoothies naturales para aliviar las digestiones lentas

 

En general, rejuvelac le proporciona lactobacilos al colon. Esto ayuda a equilibrar su pH natural y disminuye el riesgo de infecciones y trastornos crónicos. Sus efectos antiinflamatorios y descongestionantes han demostrado promover el equilibrio de los procesos inflamatorios del cuerpo.

Así, son muy útiles para el tratamiento de problemas como la colitis ulcerosa, la gastritis y el colon irritable. Es un remedio efectivo contra las flatulencias, la indigestión y otros síntomas recurrentes que suelen aparecer como producto de una mala alimentación.

También tiene un alto contenido de vitaminas del complejo B, necesarias para el proceso de desintoxicación de la sangre y del intestino.

Por otro lado, cabe destacar que existe evidencia conforme es un excelente remedio para el sistema inmunitario. Esto se debe a que incrementa la respuesta del organismo ante patógenos como los virus, las bacterias y los hongos.

De hecho, a nivel externo se puede aprovechar como tratamiento cutáneo. Sus nutrientes equilibran el pH dérmico y promueve la eliminación de las toxinas que aceleran el proceso de envejecimiento.

¿Cómo preparar rejuvelac en casa?

 

Existen muchas versiones de la receta de rejuvelac. Esta puede prepararse con granos, brotes de trigo y algunos tipos de semillas. Nosotros proponemos una receta con germinados de lentejas, aunque también se puede hacer con quinoa, amaranto o cebada, entre otros.

Visita este artículo: Cómo hacer saquitos de semillas para calmar los dolores

Qué necesitas

  • ¼ taza de lentejas crudas (55 g).
  • Agua (la necesaria).
  • 1 banda elástica.
  • 2 frascos de vidrio con boca ancha.
  • 1 jarra de vidrio.
  • 1 pedazo de tul.

Preparación

  • Lava las lentejas, ponlas en un frasco y cúbrelas con suficiente agua.
  • Déjalas en reposo durante 10 o 15 horas y, pasado este tiempo, escurre el agua, sin enjuagar.
  • Cubre el frasco con un pedazo de tul y una banda elástica. Deja germinar durante dos o tres días.
  • Trascurrido este tiempo, agrega agua limpia, asegurándote de que la cantidad sea 3 veces mayor a las lentejas germinadas.
  • Vuelve a cubrir el frasco. Déjalo en reposo a temperatura ambiente durante 24 horas adicionales.
  • Para terminar, cuela el rejuvelac y usa el líquido resultante, rico en nutrientes.
  • Puedes almacenarlo en el refrigerador para disfrutarlo en jugos, sopas o mascarillas faciales.
  • Con los brotes residuales del primer rejuvelac se puede preparar medio litro más. Basta con dejar fermentar el agua de un día para otro.

Si la bebida se pone demasiado ácida y su olor es desagradable, tírala y repite el procedimiento para disfrutarla fresca. No es conveniente dejarla a altas temperaturas. Tiende a fermentarse muy rápido y deja de ser agradable para el consumo.

Prepara rejuvelac para mejorar la salud

¿Te gustó la receta? No dejes de usarla como remedio para los trastornos del sistema digestivo o para las defensas bajas. Recuerda que el consumo habitual de probióticos está recomendado para mejorar el nivel de salud. Además, anímate a incorporarlo en tus rutinas de belleza para rejuvenecer la piel. 

  • Dimidi E., Christodoulides S., Scott MS., Whelan K., Mechanisms of action of probiotics and the gastrointestinal microbiota on gut motility and constipation. Adv Nutr, 2017. 8 (3): 484-494.
  • Torres S., Fabersani E., Marquez A., Gauffin Cano P., Adipose tissue inflammation and metabolic syndrome. The proactive role of probiotics. Eur J nutr, 2019. 58 (1): 27-43.
  • La Fata G., Weber P., Mohajeri HM., Probiotics and the gut immne system: indirect regulation. Probiotics Antimicrob Proteins, 2018. 10 (1): 11-21.