Relación entre el autismo y comer pescado contaminado con mercurio durante el embarazo

La influencia del mercurio en los niños autistas parece cada vez más evidente. Te contamos qué revelan las últimas investigaciones al respecto.

Después de décadas de investigación, el puzzle de por qué muchos niños tienen autismo continúa sin tener respuestas claras. Esto se debe a que no hay un único factor.

¿Qué es el autismo?

El autismo, conocido también por TEA (Trastorno del espectro autista), es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se manifiesta durante los tres primeros años de vida y que perdura a lo largo de todo el ciclo vital.

Los síntomas fundamentales que se asocian con el autismo son dos:

  • Deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.
El autismo no tiene un origen conocido.

Los indicios que pueden ser indicativos del TEA en los niños son:

  • En el parvulario y en la escuela, falta de comunicación con los otros niños.
  • No comparten intereses (no acostumbran a señalar con el dedo aquello que les llama la atención para compartirlo con los demás).
  • Ausencia de juego simbólico (dar de comer a muñecas, jugar a las cocinitas, a coches como si fueran de verdad, etc.).
  • Se establece poco contacto visual y no observan la expresión de la cara del interlocutor cuando juntos están viendo alguna cosa inusual. No acostumbran a manifestar la sonrisa social.
  • Su lenguaje, si existe, es literal (no entienden las bromas, los chistes, los dobles sentidos ni las metáforas).

Comúnmente, muchos científicos están de acuerdo con que la combinación genética influye en tener esta condición.

¿Qué relación tiene el autismo con el mercurio?

También se considera que durante el embarazo o en una edad temprana, muchos metales como el mercurio afectan al autismo.

El mercurio es un elemento químico con el símbolo Hg y número atómico 80. En la literatura antigua era designado comúnmente como plata líquida y también como azogue o hidrargiro. De aspecto plateado, metal pesado perteneciente al bloque D de la tabla periódica, el mercurio es el único elemento metálico que es líquido en condiciones estándar de laboratorio.

En un estudio de la Universidad de Bristol se analizaron datos de más de cuatro mil embarazos, y se ha visto una relación entre el nivel de mercurio en sangre de la madre y la aparición de TEA en menores de 11 años.

Así pues, el profesor Jean Golding, epidemólogo y fundador del Avon Longitudinal Study of Parents and Children (ALSPAC), dice haber encontrado una correlación entre la aparición del autismo en niños y la ingesta de pescado en las mujeres embarazadas.

Este estudio, utilizado por investigadores en salud, educación y otras disciplinas de ciencias sociales, fue realizado en niños recién nacidos en el antiguo condado de Avon, Inglaterra, durante 1991 y 1992. Actualmente, es dirigido por George Davey Smith.

La población objeto de estudio fue de 15.247 mujeres embarazadas con fechas estimadas de parto entre abril de 1991 y diciembre de 1992. Desde entonces, los padres, hermanos e hijos de los participantes también han comenzado a ser estudiados.

El pescado es rico en mercurio.

El estudio epistemológico señala que 4.484 mujeres tienen altos niveles de mercurio en sangre. Estas han reconocido que su principal alimento durante el embarazo fue el pescado. Del total, 177 embarazadas tuvieron un niño autista, y de los recién nacidos, solo 45 presentaron mercurio en sangre.

La epistemología es una disciplina científica en el área de la biología y medicina que estudia la distribución, frecuencia, factores determinantes, predicciones y control de los factores relacionados con la salud y las enfermedades existentes en poblaciones humanas definidas.

Es notable el hecho de que el resto de estos niños pertenecía a clases sociales más bajas. Por lo que sus madres no ingirieron mucho pescado durante el embarazo y, posteriormente, se expusieron en menor medida a este factor de riesgo.

El doctor Golding va más allá y asegura que se dio en mujeres que tenían un alto nivel de mercurio en sangre durante la primera mitad del embarazo.

Por lo tanto, el estudio concluye que un alto consumo de pescado durante la primera mitad del embarazo aumenta las probabilidades de que el futuro niño padezca Trastorno de Espectro Autista.

  • Kakita A, Inenaga C, Sakamoto M, et al. Neuronal migration disturbance and consequent cytoarchitecture in the cerebral cortex following transplacental administration of methylmercury. Acta Neuropathol (Berl) 2002;104:409–417.
  • Harada M. Minamata disease: methylmercury poisoning in Japan caused by environmental pollution. Crit Rev Toxicol. 1995;25:1–24
  • Amin-Zaki L, Elhassani S, Majeed MA, et al. Intra-uterine methylmercury poisoning in Iraq. 1974;54:587–595.
  • Kraepiel AM, Keller K, Chin HB, et al. Sources and variations of mercury in tuna. Environ Sci Technol. 2003;37:5551–5558.
  • Grandjean P, Weihe P, White RF, et al. Cognitive deficit in 7-year-old children with prenatal exposure to methylmercury. Neurotoxicol Teratol. 1997;19:417–428.