Relación entre el párkinson y las enfermedades autoinmunitarias - Mejor con Salud

Relación entre el párkinson y las enfermedades autoinmunitarias

En caso de confirmarse la relación entre el párkinson y las enfermedades autoinmunitarias se podrían reducir los síntomas y favorecer el tratamiento de esta enfermedad degenerativa

El párkinson es una enfermedad degenerativa que afecta al cerebro.

Se caracteriza por provocar desorden crónico en la parte encargada de controlar el sistema motor. Se manifiesta con la pérdida paulatina de la capacidad al controlar un movimiento.

La aparición del padecimiento se produce en el momento en que se deterioran o mueren las células del mesencéfalo. No obstante, la comunidad científica aún desconoce la causa exacta.

Existen ciertas ideas en cuanto a los posibles desencadenantes del párkinson, entre los que destacan los traumatismos y determinados medicamentos, sin olvidar el factor hereditario.

Sumado a la idea anterior, surgen diferentes teorías encargadas de explicar su origen.

Características del párkinson

A pesar de desconocerse una causa principal, esta enfermedad es más común de lo que se cree. Cuenta con algunas características propias, las cuales deben ser evaluadas por un especialista.

Entre estas encontramos:

  • Lentitud al realizar movimientos corporales.
  • Rigidez en el sistema muscular.
  • Temblor de reposo.

El párkinson afecta al 1 por ciento de la población mayor de los 60 años, aproximadamente.

Asimismo, también pueden presentarlo personas mayores de 40 años, aunque en un porcentaje menor con relación a los de 65.

Ver también: 7 datos importantes para conocer la enfermedad de Parkinson

Síntomas del párkinson

Prevenir el parkinson

El cuadro sintomatológico del padecimiento en cuestión es progresivo. Comienza siendo leve y, con el paso del tiempo, va incrementando.

El inicio del párkinson puede percibirse en algo tan simple como la manera de escribir.

Las características ya expuestas comparten relación con los síntomas. Así pues, a continuación se verán algunas similitudes.

Los más comunes son:

  • Pérdida espontánea y automática del movimiento (bradicinesia).
  • Inestabilidad, falta de equilibrio y postura corporal.
  • Rigidez, especialmente en las extremidades, inferiores y superiores.
  • Estreñimiento.
  • Depresión.
  • Trastornos de sueño, como pesadillas o insomnio.
  • Dificultad para ingerir alimentos (tanto para masticar como para tragar).
  • Problemas para detectar el aroma de las cosas.

El párkinson y las enfermedades autoinmunitarias

Existen diversas teorías que giran en torno de esta enfermedad. Una de las más fuertes es la relación con el sistema inmunitario.

Como ya hemos indicado anteriormente, la causa principal aún no está establecida. Por tal razón, la comunidad científica se ha centrado en conseguir resultados.

¿Qué son las enfermedades autoinmunitarias?

la-enfermedad-de-parkinson

Las enfermedades autoinmunitarias son diversos padecimientos producidos cuando el propio sistema inmunitario ataca las células sanas del organismo.

Sus características varían en función de la zona del cuerpo donde aparecen.

La herencia genética es el factor más influyente en estas enfermedades. No obstante, no existe evidencia científica que la respalde como una causa exacta.

Te recomendamos leer: Alimentos y remedios para fortalecer el sistema inmunitario

Relación entre el párkinson y el sistema inmunitario

A lo largo de varias décadas el párkinson ha causado revuelo en la comunidad médica y científica debido a sus posibles causas, razón por la cual se han realizado diferentes estudios.

En primer lugar se desligaba de las enfermedades autoinmunitarias, pero los resultados han arrojado resultados poco probables. Y es que, al parecer, tienen mayor relación dse lo que podría creerse.

Según un estudio realizado por la Universidad de Columbia en Estados Unidos, el sistema inmunitario detecta las células destruidas por el párkinson y las ataca.

“Dos fragmentos de alfa-sinucleína, una proteína que se acumula en las células del cerebro de los pacientes afectados, pueden activar las células T relacionadas con los ataques autoinmunitarios”, expresó David Sulzer, director de la investigación.

Conclusión

Mal-de-Parkinson

Sin duda alguna, seguirán realizándose estudios acerca de esta relación con el fin de esclarecer el tema. No obstante, los avances logrados hasta ahora son significativos.

Teniendo en cuenta que el párkinson es una enfermedad incurable, hasta el día de hoy, su posible relación con problemas inmunitarios podría favorecer su tratamiento.

Uno de los métodos más cercanos sería la inmunoterapia. Por medio de esta se podrían reducir los síntomas en pacientes con esta enfermedad neurodegenerativa.

¿Qué es la inmunoterapia?

Es un tratamiento diseñado para estimular el sistema inmunitario y cuya principal función es combatir el cáncer.

También se distingue como terapia biológica y, a pesar de estimular las defensas naturales, consta de sustancias producidas en laboratorios.

Uno de los más conocidos son los anticuerpos monoclonales. Estos están fabricados en un laboratorio biológico y cuentan con diferentes objetivos, en función de los resultados deseados.

Así, pueden frenar la función del sistema inmunitario, detectar células cancerígenas y tratarlas, o dirigirse a componentes específicos.

Otros tipos de inmunoterapia

Además de los anticuerpos monoclonales, existen otras formas de llevar a cabo la inmunoterapia:

  • Inmunoterapia no específica.
  • Terapia con virus oncolíticos.
  • Terapias con células T.
  • Vacunas en contra del cáncer.